Espacio publicitario

¡Los hijos que se van!

  • CARLOS DORADO

30 de abril de 2016 05:01 AM

PARA COMPARTIR

¡Los hijos que se van!

Algún día se tienen que ir! Ya que quieren diseñar su propio camino, aunque hayamos tratado de enseñarles el nuestro. Ya sus raíces han crecido, y nuestro jardín les queda pequeño, y nuestro abono no los nutre. ¡Los aires de independencia tocaron sus corazones! Ya quieren compartir sus vidas con alguien que tenga la capacidad de soñar con ellos. Ya sus alas, las sienten lo suficientemente robustecidas como para echarse a volar; o simplemente… ya quieren volar.
¡Un buen día los hijos se van!, y sin importar cuándo, siempre su partida será muy temprana para nosotros, tomándonos de sorpresa, sin habernos dado cuenta de que poco a poco fuimos dejando de ser su centro, su norte, su sur…, su destino. Quieren crecer en otra dimensión, enfrentar el viento de una nueva vida y saciar su sed de futuro. En el fondo, siempre subyace en nuestro subconsciente el deseo de que no crezcan; de que siempre estén a nuestro lado.
¡Un buen día los hijos se van!, y tenemos que aceptarlo, ya que nunca  fueron de nosotros, sólo hemos sido depositarios de sus vidas, mientras  desarrollaban sus alas para volar, en espera de que la vida se los lleve. Fuimos nosotros los equivocados, que nunca asumimos esa realidad.
Nos toca llorar en silencio cuando se van, nos toca llorar en silencio cuando no regresan. Cuando los vemos en todos los rincones, y en todos los objetos de la casa, sin que estén. Cuando dudamos de su suerte, cuando dudamos de su capacidad, cuando dudamos de su futuro, cuando dudamos de nosotros (sus arquitectos); que construimos los cimientos de esos edificios llamados hijos, nosotros los jardineros que plantamos las semillas de esos árboles, con la esperanza de que crezcan con el corazón sensible y responsable, las hojas sean de libertad, la corteza hecha de pasión, y los ilumine la luz de la educación, los valores y la moral.
Nosotros fuimos su futuro, pero ya somos su pasado, y poco a poco nos vamos quedando atrás, como ese barco que se va alejando desesperado por llegar a nuevos puertos; sabiendo que en el fondo de nuestro corazón quizás nunca vuelva a atracar en el nuestro, quedándonos solos y con el recuerdo de haberlos visto partir, de la oración por ellos, de las lágrimas que siempre nos acompañarán, y con la esperanza de que algún día regresen.
Nuestra tristeza, sólo es comparable a nuestro deseo de que sean felices, de que tengan una buena vida, y que no cometan nuestros errores. Y no lo harán: cometerán los suyos. Y si esa primera experiencia fue equivocada, rezaremos para que tengan la sabiduría y la fuerza para cambiarla. Pero cuando algún día vemos que son felices, con sus vidas, con sus responsabilidades; entonces nuestro dolor se disipa, y nos olvidamos de que esas penas de amor por nuestros hijos son las peores. ¡Sufrimos tanto o más que ellos, sin ser ellos!


Lágrimas y gritos
¡Buen viaje, hijo! Olvídate de mis lágrimas, de mis gritos de silencio, de mi tristeza. Haz que cada día valga la pena. No dejes que la tristeza te abrume. Disfruta de esos nuevos lugares, de las personas que conocerás. Gasta más horas realizando que soñando, haciendo que planeando, viviendo que esperando; porque a pesar de que quien casi muere está vivo, quien casi vive ya murió.
Haz que en tu nueva vida seas feliz; pero piensa en regresar algún día, aunque sólo sea para tomar mis manos, esas manos que algún día te dieron apoyo, para escuchar mi voz, la que te enseñó a hablar. Así podré volver a disfrutar de ti.
¡Que Dios te bendiga, hijo mío!
cdoradof@hotmail.com

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

ENCUESTA

Inmortalidad biológica

  • JOSÉ LUIS CORDEIRO
18/11/2017 05:01 AM

La inmortalidad, un gran sueño humano desde el comienzo de la historia, parece estar cada...

El Peregrino que ha sido olvidado

  • FRANCISCO OLIVARES
18/11/2017 05:00 AM

Adrián Guacarán fue un símbolo de aquella Venezuela de esperanza, de solidaridad y de fraternidad...

Dakazo-2017

  • MIGUEL SANMARTÍN
18/11/2017 05:00 AM

Se hizo una práctica “revolucionaria” en esta época del año, camarita: la rebaja forzosa de...

Espacio publicitario

Espacio publicitario