Espacio publicitario

Inversión inteligente en seguridad

  • ALFREDO YUNCOZA

02 de enero de 2018 05:00 AM

PARA COMPARTIR

Inversión inteligente en seguridad

En algo en lo que la mayoría de los ciudadanos están de acuerdo es que el 2017 ha sido un año difícil para Venezuela. Factores sociales, políticos, económicos y culturales entre otros, se han visto sacudidos por una crisis nunca vista en el país.

Estoy seguro que más allá de cualquier tendencia política o ideológica, lo que todos desean es un año 2018 donde se vislumbren señales claras de una recuperación definitiva del país. Pero mientras eso ocurre, debemos situarnos en una realidad que pareciera indicar que los cambios no serán inmediatos. Por tanto, en el tema de la seguridad la tendencia sería a mantener los ya de por si preocupantes indicadores o peor aún, a agravarse.

En situaciones de crisis, especialmente financiera, los recursos deben gestionarse con un máximo de eficiencia trátese del presupuesto de organizaciones o familias. De allí lo importante de hacer un balance entre medidas de prevención en seguridad e inversiones inteligentes.

Ninguna iniciativa que incluya reforzar la seguridad puede realizarse de manera improvisada y menos aún con una base de conocimientos empíricos. Por tanto, la primera consideración pasa por incluir la participación de un profesional en el área de a seguridad, quien se debe encargar de realizar un análisis de los riesgos bajo alguna de las reconocidas metodologías técnicas existentes.

La seguridad no se aborda de manera aislada, es decir, usted puede hacer una importante inversión en tecnología, por ejemplo, videovigilancia, pero si las normas y procedimientos son obsoletas la eficiencia de su inversión será mucho menor de lo esperada.  Un sistema de seguridad orientado a preservar la integridad de personas y cosas debe incorporar cuatro componentes: tecnología, personal de seguridad, infraestructura, normas y procedimientos.

Cuando hablamos de tecnología se consideran todas aquellas herramientas que van a contribuir a maximizar la prevención: video vigilancia, alarmas, controles de acceso, sistemas de detección, entre otros. En tiempos de escasez, no necesariamente se trata de hacer una asignación considerable de recursos. El primer paso es determinar que tenemos y cuál es su estado de funcionamiento. Puede sorprenderle como el implementar un programa de mantenimiento y reubicar algunos equipos minimiza las nuevas adquisiciones.

A pesar del avance tecnológico, el recurso humano sigue y seguirá siendo un factor clave en un sistema de seguridad. Debemos verificar que se dispone de la cantidad y calidad de personas que las instalaciones requieren. Pero, por otra parte, y no menos importante, es trabajar en los aspectos motivacionales los cuales van de la mano de las condiciones bajo las cuales ese hombre o mujer desarrollan sus actividades. Lamentablemente son numerosos los casos donde a quienes corresponde, no asumen la responsabilidad de dotar y garantizar la operación de servicios básicos como medios de comunicación, salas sanitarias, agua potable, aire acondicionado o protección ante los elementos atmosféricos. No pretenda obtener un servicio de primera, si trata al colaborador como un ciudadano de tercera.

Tan importante es disponer de recursos como saber cuándo, cómo y quién va a hacer uso de ellos. Al contar con un conjunto de normas y procedimientos actualizados, se evitan los retrabajos sinónimo de ineficiencia, la pérdida de tiempo que puede ser fatal en situaciones de emergencias y la ausencia de participación del resto de los trabajadores o miembros del grupo familiar. Las normas refuerzan el orden y el control, que a su vez contribuyen con el clima de seguridad que todos desean percibir.

Las barreras que retardan las acciones de los delincuentes forman parte de la infraestructura que no puede quedar fuera de la lista. Puertas, bisagras, cerraduras, rejas, cercas, portones, muros, techos, ventanas, espejos, concertinas metálicas y cercos eléctricos, son sólo algunas de las opciones. Su importancia es clave, ya que representan la primera línea a la que los delincuentes deben superar si quieren ingresar a una instalación. Pero estos recursos requieren no sólo mantenimiento sino actualización. Aquella cerca de no más de un metro de altura que era funcional en la década de los años 60 del siglo XX, hoy hará sonreír al más novato de los delincuentes.

El hurto hormiga fortalecido, el vandalismo a materiales y equipos que antes pasaban desapercibidos, el incremento del saqueo, la violencia en crecimiento y la aparición de nuevos modos delictuales no serán de extrañar en la Venezuela del 2018. De allí que invertir en la seguridad de usted y de los suyos, es el precio que pagar por vivir en este país. No espere a ser víctima.

ayuncoza@gmail.com 

Twitter: @alfredoyuncoza

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

ENCUESTA

Riqueza no petrolera

  • FRANCISCO J. ARIAS CÁRDENAS
16/01/2018 05:01 AM

Esta es la tarea que nos corresponde concretar de urgencia: producir riqueza no petrolera. Tenemos...

Día del maestro

  • DANTE RIVAS
15/01/2018 05:01 AM

Este lunes celebramos una fecha de mucha importancia para el país: el Día del Maestro;...

Sobre lo que nadie habla

  • CAROLINA JAIMES BRANGER
15/01/2018 05:01 AM

Está circulando el video de un fragmento de una entrevista que Marcel Granier le hizo...

Espacio publicitario

Espacio publicitario