Espacio publicitario

Eternas amistadas

  • ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

24 de octubre de 2017 05:02 AM

PARA COMPARTIR

Eternas amistadas

La amistad está presente en lo más arraigado de cada uno. Forma parte de los elementos fundamentales de la cultura y se le da un valor que es comparable con pocas cosas de la existencia. Por ejemplo, si no fuese por la amistad con Pedro, Jesús y su obra estaría francamente menguada. Por una parte, está el carácter anticipador de Cristo al saber que Pedro lo va a negar, no una, sino varias veces y por otra, está el autocastigo que se impone Pedro de haberle faltado a su maestro.

Mi abuela solía decir que encontrar un amigo es encontrar un tesoro, y luego hacía la correspondiente pregunta: –“¿Tú conoces a alguien que se haya encontrado un tesoro?”... y acto seguido solía cuestionar la autenticidad de la amistad. Sin embargo, a pesar de su suspicacia, llegó a tener muy buenos amigos en su vida. Más lejos que mi abuela había llegado Federico Nietzsche cuando en su obra señala la amistad como una especie de moneda de dos caras, y lanza su aforismo: “Tu amigo es también tu enemigo”. 

En lo particular tengo grandes amistades, siendo una tendencia propia de mi naturaleza el cultivar la amistad femenina, la cual muchos han dudado de su autenticidad por su trasfondo de carácter potencialmente erotizado, mas mis amigas del alma parecieran un par de compadres que con faldas y buenas piernas se comportan más cercano a los camioneros que a lo que se espera de una damita de sociedad.

También tengo buenos amigos, seis de los cuales los conozco desde muy temprana edad, habiendo sido nuestra hermandad probada por el fuego de la vida. Digo seis, porque creo que a duras penas la mayoría de las personas llegan a tener tantos amigos como el número de dedos la mano. Eso de tener amigos me induce a preguntar cuántos amigos realmente tiene cada uno y quien llegue a leer este texto me gustaría que se hiciese la pregunta: –“¿Cuántos amigos verdaderos tengo?”.

Pero de amigos de amigos, recuerdo uno en particular que murió hace poco y me ha inducido a cavilar sobre los alcances de la amistad. Estando de médico rural, en un remoto pueblo fronterizo, un hombre acudió a mi consulta llevándome a su nieto con una crisis de asma. Lo atendí con celeridad y el niño mejoró con la medicación de rigor. El hombre, cuando di de alta al nieto me dijo: -“Mi hijo mayor murió ahogado recientemente, y usted se parece mucho a él. Cada día al mediodía, va a haber un plato de comida en la mesa esperándolo a usted. Si no puede ir, no se preocupe, que igual en mi casa no se pierde la comida”.

Tres días después, más por curiosidad que por hambre, me presenté a la hora del almuerzo donde en la casa del buen hombre y un plato de comida caliente estaba en la mesa esperándome. Diré que se llamaba Juan por confidencialidad, pero pocos almuerzos pudieron ser tan llamativos. En una casa que asombraba por su humildad, degusté uno de las mejores comidas de mi vida, servida en una vajilla de bordes de oro y cubiertos de fina plata. A raíz de ahí, fui conociendo a mi buen amigo, con quien mantuve una estrecha camaradería durante más de veinte años.

Hay cosas de él que por prudencia no pregunté y un halo de misterio lo cubrió siempre. Era viudo y vivía con su segunda esposa y por lo que entendí, probablemente ni se llamaba como me dijo y tal vez vivía en ese pueblo escondiéndose de alguien o de algo. Mas la muerte de su hijo fue de manera progresiva mitigada por las largas conversaciones, las infatigables partidas de ajedrez o los rituales de los viernes en donde el buen ron hacía que las palabras se soltasen con frescura. Su aindiada esposa lo atendía en una especie de ritual de excesivos esmeros y la cara de ella se alegraba poco a poco conforme me integraba a la dinámica propia de esa vida, en la cual terminé por ser un hijo adoptivo.

Ambos me trataron como a un miembro de la familia, en esos tiempos de energía avasallante y alegrías a borbotones, recibiendo una afectuosidad que para mí ha sido una de las amistades más profundas que he cultivado. Los platos con bordes dorados y la magnífica vajilla era lo que había podido salvar de sus misteriosas correrías y un saco de vivencias que configuraban una infinitud de historias entretejidas, iban apareciendo cada vez que nos sentábamos a conversar. Ambos cultivábamos carcajadas al filo de las madrugadas bajo una luna amarillenta por los vientos de las quemas, en el corazón del llano venezolano. Era lo que cualquier psicoanalista llamaría una amistad por desplazamiento, pero esas explicaciones mejor se las dejamos a los estudiosos de los complicados asuntos mentales. Para mí, Juan fue un hombre que se portó de manera magnífica conmigo, en un “acompasamiento” que rara vez se da.

Los lugares y las circunstancias en donde brota la amistad son inesperados. La vida en ocasiones se nos muestra sorpresivamente grata. Una de las cosas que agradezco es haber tenido los amigos que tengo, a los cuales que he querido y cuidado. Los amigos que tengo y los que lastimosamente voy perdiendo.

@perezlopresti

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

ENCUESTA

Pdvsa

  • DAVID UZCÁTEGUI
24/11/2017 05:02 AM

Custodios de energía

  • ARGENIS ALEXANDER ANGULO
24/11/2017 05:01 AM

Creo en el poder de los equipos, creo en la familia, en las sociedades, en...

Lo mejor de uno

  • FERNANDO CASTRO AGUAYO
24/11/2017 05:01 AM

“En momentos en que mucha gente anda en verdadero pánico, otros ven oportunidades de servir...

El deslinde

  • JEAN MANINAT
24/11/2017 05:00 AM

Tras el estrépito, las nubes de polvo que irritan los ojos y no dejan ver,...

¿Salvados o condenados?

  • SOLEDAD MORILLO BELLOSO
24/11/2017 05:00 AM

Jordi Évole es la clase de periodistas que me gustan y respeto. Se le nota...

Espacio publicitario

Espacio publicitario