Espacio publicitario

La conciencia

  • TEÓDULO LÓPEZ MELÉNDEZ

03 de enero de 2018 05:01 AM

PARA COMPARTIR

La conciencia

El populismo es la asunción de un modo radical para lograr la homogeneidad sobre lo imaginario. La posibilidad de un gobierno omnisciente no cabe en el siglo XXI. Muchos políticos creen que entienden a la gente cuando ofrecen soluciones concretas a los problemas concretos. El verdadero político es el que hace el mundo inteligible para el pueblo, esto es, el que le suministra las herramientas para actuar con eficacia sobre lo ya entendido. El populismo debe ser combatido con la siembra de la comprensión llevada al grado de estado de alerta.

La legitimidad electoral y la legitimidad social pueden contrastarse o encontrarse. La manera de encontrar la segunda excede al simple hecho de buscar el voto en una campaña electoral plena de promesas, generalmente demagógicas. Buscando la segunda suele encontrarse la primera. El planteamiento inteligible que produce efectos  previos mejora notablemente la capacidad de escogencia. La masificada propaganda en nada podría modificar una asunción previa ganada en una democracia de cercanía generada por los líderes verdaderos que en ese proceso electoral buscan la voluntad mayoritaria.

No se puede combatir demagogia con demagogia. El proceso de crear lucidez y pertenencia es ajeno a las palabras altisonantes y mentirosas. El proceso de repetición demagógica por parte de dos o más adversarios en una contienda por el voto conduce a soliviantar un individualismo feroz que se traduce en  apostar a la mayor oferta engañosa. El vencedor, naturalmente, será el que ejerce el poder.

Uno de nuestros dramas es el abandono de la seriedad pedagógica. Así la legitimidad del poder y la legitimidad del ejercicio democrático estarán afincadas sobre un barro extremadamente frágil y, lo más grave, la democracia se derrumbará por efecto directo de todos, de los que ejercen el poder y de quienes pretenden sustituirlo. Terminará así la era de elecciones y de libertad, terminará así la democracia, matada en una acción conjunta por quienes no entendieron la necesidad de hacerle comprender el mundo al pueblo, de hacérselo inteligible, de hacerlo producir una acción consecuencial de posesión de los instrumentos para cambiar el entorno, de los cuales el principal es la conciencia.

teodulolopezm@outlook.com

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

ENCUESTA

Cultura de la productividad

  • ANTONIO PÉREZ ESCLARÍN
23/01/2018 05:01 AM

Sustituir la cultura rentista por una cultura de la productividad y el emprendimiento, va a...

Oscar Pérez y la Iglesia

  • OSCAR ARNAL
23/01/2018 05:01 AM

La Comisión de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal, instancia que vela por la...

¿Quién mató a Oscar Pérez?

  • ORLANDO VIERA-BLANCO
23/01/2018 05:00 AM

A lo largo de estos 18 años de caos bolivariano, si un antivalor ha caracterizado...

Desigualdades rurales

  • JULIO BERDEGUÉ
23/01/2018 05:00 AM

América Latina y el Caribe enfrentan múltiples desafíos. Pero hay uno en particular que se...

El héroe que no reconocí

  • CAROLINA JAIMES BRANGER
22/01/2018 05:01 AM

¡Qué difícil escribir sobre Oscar Pérez! Confieso que me encuentro entre quienes dudamos de las...

Espacio publicitario

Espacio publicitario