Espacio publicitario

Comienza la carrera

  • ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

02 de enero de 2018 05:02 AM

PARA COMPARTIR

Comienza la carrera

Todo comienzo es una oportunidad y cada oportunidad significa la posibilidad de abrigar nuevas esperanzas. Las estaciones, los cambios de la naturaleza, las temporadas de lluvias y sequías y el ciclo de la vida del hombre representan periodos con los cuales se ha de lidiar o de lo contrario vencen las tinieblas. Así ha sido siempre y cada desafío representa un nuevo chance.

Haciendo reminiscencias de los asuntos de la infancia sobre los cuales tiendo a escribir, me parece apropiado contar la siguiente experiencia: De niño entré a un cuarto de una casona muy grande, propiedad de mi bisabuela, en el estado Lara. Del techo colgaba una cuerda ancha y en el piso había un tobo. Era “el cuarto de los partos”. Mi bisabuela había tenido veintiún hijos y no le gustaba que nadie la ayudase, entre otras razones, porque cada uno de los hijos que tuvo, los parió de pie, por lo que se había diseñado una habitación para ella asistirse sola en los momentos de dar a luz. Vivió casi cien años y la última vez que la visité, había una cola de casi una cuadra de gente esperando para recibir sus consejos.

Su tono de voz era apacible y como hablaba bajito, me sentaba muy cerca de ella. Pude escuchar las preguntas más insólitas por parte de las personas que iban a consultarle, desde cómo hacer para reconquistar un esposo en malos pasos hasta cuál era el número de la semana para ganarse la lotería. Uno a uno los atendía y con una insólita economía de palabras, cada una de sus respuestas era breve y atinada. La luminosidad en el rostro de quienes hablaban con ella era el único pago que recibía.

Esa experiencia vital de haber conocido a personas como ella, moldearon mi vocación y terminé por hacer lo que actualmente soy. No sé si para bien o para mal, pero cada aprendizaje de mi vida es en realidad una nueva recreación de las cosas que tiendo a extrapolar de cuando era apenas un niño. No hay que ser tan estudiado para entender que las experiencias tempranas, en el curso de la vida, marcan potencialmente a la persona para siempre. Unos harán buen uso de lo aprendido y otros torcerán el camino.

Todo comienzo, por más duro que pueda parecer, representa también un momento que, como tantos otros, tiene un carácter absolutamente inédito. Cuando uno en la vida atraviesa por una determinada situación, flaco favor se hace si se planta ante ello con temor e inseguridad. El arrojo y el impulso son las dos vertientes de lo humano que van siempre unidas con la idea de vida y se falla cuando no se cuenta con esta energía. 

Muy duro nos ha tocado y tal vez los desafíos sean más grandes que nunca, pero esta es una prueba que medirá el talante de varias generaciones de quienes hacemos vida en estas tierras. Total, que la historia de la civilización es en realidad el cúmulo de la biografía de los hombres. La historia la hacen los hombres y su capacidad de afrontar las circunstancias y la importancia de cada historia es del tamaño de sus personalidades.

Hay un asunto que desde hace tiempo genera un eco que ensordece y es el concepto de unidad. A efectos de campear un temporal, la idea de unidad tiene sentido, pero eso es algo siempre circunstancial. El mejor ejemplo lo representan los matrimonios. Si en una pareja las cosas no funcionan, separarse es una opción y sólo en caso de necesidad, puede haber una unificación de propósitos. Algunas uniones son en realidad un lastre que dificultan el movimiento y entorpecen la marcha. Generalmente es mejor estar unidos ante la adversidad, pero cuando la persona con quien une es la adversidad, esa unión no tiene sentido.

El maniqueísmo y las dicotomías son al pensamiento un martillazo, pero no para movilizar sus elementos sino para fulminar el cerebro. De ahí que ante las adversidades el asunto no es la premisa infantil de estar unidos (sin estarlo) sino saber con quién y para qué establezco una fusión. ¿Cómo alguien puede poner a un zamuro a cuidar carne a estas alturas del partido? En la lupa del paso del tiempo, pocos son los que terminan por pasar el colador. Que después de haber vivido la misma experiencia varias veces, muchos no atrapen el aprendizaje, no habla mal de lo vivido, sino del aprendiz.

La experiencia de la vida hace que algunos terminemos por relativizar las cosas y cada vez que hago el insólito ejercicio de ponerme en lugar del otro, siento que se abre una oportunidad para entenderse. La moral es, en definitiva, un asunto cercano a un tiempo y un lugar determinado, más cercano a la moda que al sentido común.

Cuando alguien me pregunta qué hacer para enfrentar el tamaño de los desafíos que la vida nos pone, una de las cosas que suelo sugerir es rodearse de los mejores, entendiendo, por supuesto, que vale el adagio de que es mejor estar solo que mal acompañado. Si de algo me puedo jactar de mi paso por esta vida es de los amigos que he podido cultivar y mantener. Que lo mejor de cada uno se haga presente. Ese es mi deseo en este nuevo comienzo.

@perezlopresti

Espacio publicitario

Espacio publicitario

PORTADA DEL DIA

ENCUESTA

¿Controlar el control?

  • ARGENIS ALEXANDER ANGULO
19/01/2018 05:01 AM

En esto de desarrollar competencias de liderazgo, el control pasa de ser un elemento que...

La muerte de los héroes

  • MARIANO NAVA CONTRERAS
19/01/2018 05:00 AM

Siempre me interesó la política, desde esa temprana edad en que lo más parecido a...

La voluntad política en discapacidad

  • JUAN KUJAWA HAIMOVICI
19/01/2018 05:00 AM

La prensa venezolana recientemente destacó hoy la voluntad del gobierno bolivariano de mantener como parte...

Espacio publicitario

Espacio publicitario