Espacio publicitario

Schäuble preside

La ultraderecha protagoniza el arranque del nuevo Parlamento alemán

"Tenemos la obligación de respetar este lugar", dijo Wolfgang Schäuble para pedir a los diputados que ayuden a reforzar la "democracia representativa" e instar veladamente a AfD a acatar las decisiones que apruebe la mayoría. 

  • EFE

24 de octubre de 2017 12:11 PM

Actualizado el 24 de octubre de 2017 20:23 PM

PARA COMPARTIR

El nuevo Bundestag es el más grande en la historia del país, con 709 diputados y seis grupos parlamentarios

Democratacristianos, socialdemócratas, ultraderechistas, liberales, izquierdistas, verdes e independientes en el Bundestag alemán

Berlín.- La decimonovena legislatura del Parlamento alemán arrancó este martes marcada por la irrupción de la ultraderecha y el nombramiento del exministro Wolfgang Schäuble como presidente del Bundestag, mientras conservadores, liberales y verdes trataban de formar gobierno en negociaciones paralelas. 

La sesión constitutiva del nuevo Legislativo, fruto de los fraccionados resultados electorales del 24 de septiembre, evidenció el abismo que separa a la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) del resto de formaciones, con los primeros llamamientos al debate democrático dentro del respeto a las reglas de juego, señaló Efe. 

La sesión sirvió, en primer lugar, para elegir de forma mayoritaria como presidente de la Cámara Baja al que ha sido ministro de Finanzas durante los últimos ocho años y su parlamentario más experimentado, diputado desde 1972. 

"Me alegro de esta nueva tarea. En el Parlamento late el corazón de la democracia", aseguró Schäuble, tras recibir 501 votos a favor, 173 en contra, 30 abstenciones y un voto nulo. 

En su primer discurso desde la presidencia, el veterano político apeló a los parlamentarios para que la "disputa democrática", a su juicio "necesaria" se lleve a cabo dentro de unas "reglas" aceptadas por todos. 

"Tenemos la obligación de respetar este lugar", dijo Schäuble para pedir a los diputados que ayuden a reforzar la "democracia representativa" e instar veladamente a AfD a acatar las decisiones que apruebe la mayoría. 

AfD, por su parte, recibió desde el inicio de la sesión los primeros reveses en su recién estrenada faceta como grupo parlamentario, el tercero de la Cámara. 

Su primera petición, una solicitud de tipo procedimental, fue rechazada de forma unánime por los demás partidos y luego, en un movimiento inusual, los otros cinco grupos votaron mayoritariamente en contra de su candidato para ocupar la vicepresidencia que le corresponde a AfD. 

El ultraderechista Albrecht Glaser fue rechazado en tres votaciones sucesivas de forma abrumadora, mientras los aspirantes de los conservadores, los socialdemócratas, los liberales, los izquierdistas y los verdes obtenían un respaldo transversal más allá de las líneas partidistas para sus respectivas vicepresidencias. 

Glaser fue bloqueado por una mayoría de diputados por haber defendido retirar el derecho de libertad religiosa a los musulmanes, al considerar que el Islam "no reconoce ni respeta la libertad religiosa". 

Tras la sesión, los ministros de la pasada legislatura, encabezados por la canciller alemana, Angela Merkel, acudieron a una ceremonia a la residencia del presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, a partir de la cual se les empieza a considerar como titulares en funciones de sus departamentos. 

Además, está previsto que hoy tenga lugar la segunda reunión entre conservadores, liberales y verdes para tratar de cerrar una coalición de gobierno liderada por Merkel, un encuentro a pequeña escala para abordar por primera vez cuestiones macroeconómicas, financieras y fiscales. 

Se espera que en este ámbito afloren las primeras diferencias entre las partes, que mantienen también evidentes distancias programáticas en cuestiones como inmigración y derecho de asilo, medioambiente, energía y política europea. 

La semana pasada se produjeron los primeros encuentros bilaterales entre los partidos implicados en esta alianza, inédita a nivel federal, y la primera reunión a tres bandas para tantear las opciones. 

Los mismos partidos ya han dicho que, de concretarse finalmente esta coalición de gobierno, las negociaciones podrían prolongarse hasta finales de año. 

El nuevo Bundestag es el más grande en la historia del país, con 709 diputados y seis grupos parlamentarios. 

El mayor es el bloque conservador de la Unión Democratacristiana y la Unión Socialcristiana (CDU/CSU), que cuenta con 246 escaños, seguido del grupo del Partido Socialdemócrata (153 parlamentarios), el de Alternativa para Alemania (92), el del Partido Liberal (80), el de La Izquierda (69) y el de Los Verdes (67). Además, hay dos independientes. 

La edad media de los diputados es de 49,4 años, de los que sólo un 30,7% son mujeres y de los que un 59,2% ha sido reelegido.

Fotos, soledad y bloqueo en el Bundestag 

Poco antes de comenzar la sesión constitutiva del Bundestag, muchos de los 92 diputados de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) se fotografiaban sonrientes en el hemiciclo, a punto de experimentar la soledad parlamentaria y su capacidad de bloqueo. 

Se abrió la sesión y como primer punto se votó una petición suya para cambiar las reglas del debate; un minuto y su primera propuesta quedaba rechazada de forma unánime por el resto de los diputados. 

El primer pleno tras las elecciones del 24 de septiembre fue el ensayo de una legislatura con grandes retos para el Parlamento alemán, donde desde 1953 no hay un grupo ultraderechista y donde AfD irrumpe como tercera fuerza, tras conservadores y socialdemócratas. 

Ya antes de los comicios, los principales grupos dieron el primer paso para aislar a AfD, pues cambiaron el reglamento para que la sesión constituyente estuviera presidida por el diputado con más antigüedad en la cámara, en vez de por el diputado de mayor edad. 

Las listas electorales y las encuestas hacían prever que éste fuera el ultraderechista Albrecht Glaser, político de 75 años que dejó la CDU de Angela Merkel para convertirse en miembro fundador de AfD. 

Su candidatura suscitaba el rechazo generalizado tras sostener que el Islam "no reconoce ni respeta la libertad religiosa", por lo que no tiene por qué beneficiarse de ese derecho fundamental. 

Con 33 años como parlamentario, la mesa de la sesión constituyente pasó a estar presidida por el ex ministro de Finanzas Schäuble, unos meses más joven que Glaser, y elegido en la jornada de hoy presidente del Bundestag para esta legislatura. 

Tachada de ultra, e incluso de neonazi, AfD soliviantó al pleno al acusar al resto de grupos de cambiar las reglas parlamentarias como hizo en los años treinta el jerarca nazi Hermann Göring, que eliminó esa función del presidente de la mesa de edad. 

En su discurso de toma de posesión, Schäuble se mostró conciliador y afirmó que la "disputa democrática es necesaria", pero dejó claro también a AfD que esa disputa debe seguir "las reglas y procedimientos", lo que implica que aceptar las decisiones aprobadas por la mayoría sin calificarlas de "ilegítimas o traidoras". 

Abogó así por la cultura del parlamentarismo, por respetar las reglas del juego y evitar las peleas físicas y dialécticas, porque, recalcó, "nadie por sí solo representa al pueblo", en velada referencia al eslogan "nosotros somos el pueblo" del que se han apropiado los populistas en protestas y manifestaciones. 

Schäuble recibió las felicitaciones de los líderes de todos los grupos parlamentarios, que se acercaron a su escaño a entregarle ramos de flores mientras los copresidentes de AfD, Alice Weidel y Alexander Gauland, debatían en sus escaños si levantarse. 

Finalmente se pusieron a la cola y estrecharon la mano del nuevo presidente del Bundestag; Gauland, excompañero durante años en la CDU, incluso inclinó la cabeza en silencio ante Schäuble mientras decenas de fotógrafos inmortalizaban el momento. 

La litúrgica sesión plenaria continuó el camino trazado con la elección de los vicepresidentes de la cámara, mostrando de nuevo la unidad de las formaciones tradicionales ante el discurso populista y excluyente de un partido que consiguió el 12,6% de los votos en las elecciones generales. 

Aunque no es la primera vez que la Cámara se encuentra en esta situación -en 2005 La Izquierda presentó hasta en tres ocasiones a un candidato rechazado por las sospechas de que había mantenido en el pasado contactos con la Stasi, la policía política de la extinta República Democrática Alemana (RDA)-, AfD logró demostrar hoy su capacidad de entorpecer el trabajo parlamentario. 

Una comisión parlamentaria deberá decidir cómo y cuándo se procede a la votación de la vicepresidencia que le corresponde a AfD, cuyos diputados se levantaron como el resto cuando Schäuble dio por concluida la sesión y sonó el himno nacional alemán.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario