Espacio publicitario

Segundo día de visita a Pekín

Trump modera críticas a China sobre Corea del Norte y déficit comercial

El presidente chino destacó que Pekín y Washington "están comprometidos" con el objetivo final de la desnuclearización de la península coreana y buscarán una solución por medio de "discusiones pacíficas". 

Los presidentes de China, Xi Jinping, y de Estados Unidos, Donald Trump, llegan juntos a una cena de Estado en el Gran Salón del Pueblo en Pekín. Los acompañan las primeras damas Peng Liyuan y Melania Trump, respectivamente. (Jim Watson/AFP)

Los presidentes de China, Xi Jinping, y de Estados Unidos, Donald Trump, llegan juntos a una cena de Estado en el Gran Salón del Pueblo en Pekín. Los acompañan las primeras damas Peng Liyuan y Melania Trump, respectivamente. (Jim Watson/AFP)

AFP

  • EFE

09 de noviembre de 2017 16:30 PM

PARA COMPARTIR

Trump se quejó de las políticas restrictivas de Pekín, pero culpo de situación a "pasadas administraciones" en Washington "que permitieron el desequilibrio"

Xi apuntó que la economía china seguirá abriéndose y ofreciendo "puertas abiertas" a las empresas extrajeras

Pekín.- La relación entre China y Estados Unidos entró hoy en una fase de mayor cooperación global entre las dos mayores potencias mundiales, en una cumbre de presidentes marcada por el tono amistoso y con Donald Trump moderando sus tradicionales críticas a Pekín por Corea del Norte y el déficit comercial. 

Los presidentes chino, Xi Jinping, y estadounidense, Donald Trump, sellaron hoy el entendimiento a nivel nacional, pero también personal, en una cumbre que subrayó aún más el objetivo de Pekín y Washington de incrementar su colaboración en la resolución de los problemas globales, destaó Efe. 

"No puede haber un asunto más importante que la relación China-EEUU", afirmó tajantemente Trump en la primera de las tres comparecencias que ambos mandatarios tuvieron en la ajetreada jornada en el Gran Palacio del Pueblo, con una reunión bilateral en dos fases, una cumbre empresarial y la lectura de comunicados ante la prensa. 

Mientras Trump insistió en que ambas potencias pueden solucionar conjuntamente "los problemas mundiales", Xi recalcó que "para China y Estados Unidos la cooperación es la única opción viable", un proceso además importante "para la paz, la estabilidad y la prosperidad del mundo". 

A pesar del intercambio de halagos a nivel personal o nacional, el estadounidense no dejó escapar la ocasión de presionar a Pekín por la crisis de las armas nucleares de Corea del Norte, al asegurar que China "puede solucionar fácil y rápidamente" la cuestión. 

Trump no precisó cómo puede Pekín poner fin a esta larga crisis, pero sí instó a Xi a trabajar "muy intensamente", sin dejar de agradecer las últimas sanciones económicas chinas a Pyongyang dentro de las resoluciones de Naciones Unidas. 

También pidió a Rusia que "ayude a controlar esta situación" e insistió en no replicar los enfoques fallidos del pasado, que hubo muchos", en los esfuerzos para poner fin al programa atómico de Pyongyang.

Por su parte, el presidente chino destacó que Pekín y Washington "están comprometidos" con el objetivo final de la desnuclearización de la península coreana y buscarán una solución por medio de "discusiones pacíficas". 

El inquilino de la Casa Blanca mantuvo su tradición de no callarse los temas que le interesan, y dejó bien claro su objetivo de modificar los parámetros del comercio entre Estados Unidos y China, que arroja enormes superávit a favor de la potencia asiática (233.000 millones de dólares solo en los diez primeros meses de este año). 

Trump se quejó de las políticas restrictivas de Pekín o de cómo obliga a empresas extranjeras a transferir tecnología a su territorio como condición para invertir, pero en un quiebro diplomático no responsabilizó a China, sino a "pasadas administraciones" en Washington "que permitieron que el desequilibrio llegara tan lejos". 

Xi apuntó que la economía china seguirá abriéndose y ofreciendo "puertas abiertas" a las empresas extrajeras, a la vez que las empresas de su país invierten cada vez más en el exterior, aunque hoy no hubo nada concreto por ese lado. 

Además, ambos presidentes reiteraron su compromiso de incrementar su cooperación en la escena global, así como en los contactos bilaterales, por ejemplo a nivel militar. 

Trump mencionó concretamente la lucha contra el uso ilegal del fentanilo, un medicamento opiáceo cuyo empleo indebido está causando un importante aumento de muertes por sobredosis en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos. 

La visita de Estado de hoy, continuación de los eventos privados de ayer, selló además la buena sintonía personal que se esmeran en profesar ambos presidentes. 

Trump confesó su respeto por Xi y que albergaba un sentimiento "increíblemente cálido" hacia él, además de un profundo respeto por su homólogo chino. "Hay una gran química" entre ambos, recalcó. 

Este viaje de Estado de Trump a China estuvo marcado por la deferencia de Xi a su invitado, con detalles que normalmente no se tienen con otros líderes extranjeros, en un intento de Pekín de mostrar su especial interés en mantener una relación positiva con Washington. 

Así, el miércoles las dos parejas presidenciales realizaron una una visita a la Ciudad Prohibida, donde desarrollaron varias actividades de la tradición cultural china.

Cooperación antidroga 

Trump se reunió también hoy con el primer ministro chino, Li Keqiang, un encuentro en el que volvió a subrayar la necesidad de que ambas potencias cooperen tanto en la lucha contra el fentanilo (un potente opiáceo) como en presionar al régimen norcoreano en su desafío nuclear. 

"Vamos a encontrar formas de parar esta droga", señaló Trump, quien recordó que China es uno de los principales lugares de origen de ese opiáceo, entre 30 y 50 veces más potente que la heroína y cuyo consumo está creciendo rápidamente en Estados Unidos, con un fuerte aumento de las muertes por sobredosis. 

El mandatario norteamericano, como hizo horas antes en su encuentro con el presidente Xi Jinping, también citó en los primeros minutos de reunión con Li la crisis norcoreana y expresó su deseo de que China ayude a Estados Unidos en frenar el desafío nuclear y balístico del régimen de Kim Jong Un. 

El primer ministro chino, por su parte, recordó el aniversario de la victoria electoral de Trump que se cumple ahora y destacó que "la economía estadounidense está mostrando signos positivos", de forma paralela a los avances que ha tenido la de China. 

Los dos líderes se encontraron en el Gran Palacio del Pueblo, mismo escenario donde horas antes Xi y Trump mantuvieron una larga mañana de trabajo coronada por la firma de acuerdos bilaterales valorados en más de 250.000 millones de dólares, aunque buena parte de ellos son memorandos de entendimiento que podrían no llegar a hacerse realidad.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario