Espacio publicitario

De cara a su tercera ronda de negociación

La UE y Reino Unido difieren en puntos claves frente al Brexit

Los asuntos claves que se han puesto sobre la mesa hasta ahora son la gestión y aplicación del acuerdo del Brexit, el acuerdo financiero, los derechos de los ciudadanos comunitarios en Reino Unido y de los ciudadanos británicos en el resto de Europa, el tema de los acuerdos nucleares, entre otros que han sido puntos de desencuentro entre ambas partes

El próximo lunes 28 de agosto, comienza la tercera ronda de negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido sobre el tema de la salida de este último, del bloque europeo 

DPA

  • DPA

26 de agosto de 2017 13:00 PM

Actualizado el 26 de agosto de 2017 13:24 PM

PARA COMPARTIR

Bruselas pidió a Londres que acuda esta vez preparada para abordar temas sustanciales

La Unión Europea publicó una serie de informes que detallaban su posición en diferentes temas a principios de año

Bruselas.-  Este lunes 28 de agosto, comienza la tercera ronda de negociaciones sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) y Bruselas pidió a Londres que acuda esta vez preparada para abordar temas sustanciales. La Unión Europea publicó una serie de informes que detallaban su posición en diferentes temas a principios de año, mientras Londres lo ha ido haciendo en las dos últimas semanas.

Los asuntos claves que se han puesto sobre la mesa hasta ahora son la gestión y aplicación del acuerdo del Brexit, el acuerdo financiero, los derechos de los ciudadanos comunitarios en Reino Unido y de los ciudadanos británicos en el resto de Europa, el tema de los acuerdos nucleares, el sistema judicial actual y los proceso administrativos, el funcionamiento de instituciones de la Unión Europea, agencias y entidades, y los productos que han entrado en el mercado bajo regulación  de la UE antes del Brexit, destacó DPA.

La posición de la UE respecto a la aplicación del Brexit es que debería formarse un comité conjunto para asegurar el funcionamiento del acuerdo de retirada y gestionar situaciones imprevistas. Si ese comité conjunto no es capaz de encontrar una solución, el asunto podrá ser trasladado al Tribunal de Justicia de la Unión Europea  (TJUE). Para el Reino Unido, el TJUE no debería tener ningún papel directo a la hora de resolver disputas. El Gobierno quiere un mecanismo de resolución de disputas que maximice la certeza para individuos y empresas y "respete la autonomía de la ley de la UE y de los sistemas legales de Reino Unido".

En materia del acuerdo financiero, la UE dice que debe haber un acuerdo financiero único, que se pagará en euros y que debe incluir las obligaciones financieras británicas que surjan del presupuesto de la Unión Europea, el fin de la pertenencia a todas las instituciones y entes de la UE y de la participación de Reino Unido en fondos y entidades. El documento contiene sólo el método para calcular la factura final, no el monto final. Por su parte, el Reino Unido, por medio de su ministro para el Brexit, David Davis, ha prometido trabajar con la UE para lograr un acuerdo justo sobre los derechos y obligaciones como país miembro que deja el bloque.

Un tema álgido es de los ciudadanos comunitarios en residentes en Londres y los británicos que viven en el bloque europeo. Para la UE, se debe proteger los derechos existentes de los ciudadanos de los 27 países de la UE y de los británicos, inclusive el derecho a obtener la residencia permanente. El acuerdo de divorcio debería cubrir a los ciudadanos de Reino Unido y de los 27 países de la UE y sus familiares residentes en Reino Unido o en la UE hasta el Brexit, más aquellos que vivieron antes de esa fecha y puedan haber adquirido derechos sociales como pensiones. La UE quiere que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, TJUE, tenga jurisdicción plena en temas relacionados con los derechos de los ciudadanos. Sin embargo, el Reino Unido habla de que los más de tres millones de ciudadanos de la UE que viven en su territorio, tengan su estatus de residentes protegido y puedan disfrutar del mismo trato que los ciudadanos británicos en materia de asistencia sanitaria y otros beneficios. Pero tras el "Brexit" estarán sometidos sólo a la ley británica y no a la jurisdicción de la TJUE.

En materia nuclear la posición de la UE es que el Brexit también signifique que Reino Unido se retirará de la Comunidad Europea de Energía Atómica (Euratom), cuyo objetivo es promover el uso seguro y la distribución de energía nuclear en Europa. Como Reino Unido tendrá que asumir obligaciones en materia de seguridad, la UE quiere asegurarse de que todos los materiales nucleares o relacionados con esta energía en el país sean manejados de acuerdo con los estándares internacionales. Pero Londres quiere seguir trabajando estrechamente con Euratom y allanar el camino para una relación futura que beneficie a Reino Unido y los 27 países miembros restantes de la UE. Ha prometido respetar sus compromisos actuales con socios de la UE pero a la vez trabaja en acuerdos de cooperación nuclear con países destacados que no forman parte como Estados Unidos, Canadá, Australia y Japón.

En cuanto al sistema judicial actual y los procesos administrativos, la posición que mantiene la UE es que la retirada de Reino Unido no debería impedir que el TJUE o las instituciones y entidades de la UE puedan continuar con los procesos que afecten a británicos o residentes en Reino Unido iniciados hasta la fecha del Brexit. Por su parte, Reino Unido apunta a que debería quedar fijada una posición clara sobre cuál será el estatus de los casos legales británicos pendientes de resolución ante el TJUE, para minimizar la inseguridad y las interrupciones para individuos y empresas. El TJUE no tendrá jurisdicción en ningún caso legal británico que no haya sido consultado antes del Brexit, aun cuando los hechos del caso ocurriesen antes de la retirada.

En lo que se trata de el funcionamiento de instituciones de la Unión Europea, agencias y entidades, la posición que sostiene la UE es que las autoridades británicas deben garantizar que cualquier institución, agencia o cuerpo europeo que siga trabajando en Reino Unido tras la retirada, tenga el mismo nivel de protección de antes. A lo que Reino Unido ha respondido que promete garantizar privilegios e inmunidad durante un período limitado tras la salida para conceder a la UE un tiempo razonable en el que concluir sus actuales operaciones aquí.

Los productos que han entrado en el mercado bajo regulación  de la UE antes del Brexit también son un tema en el que las partes aún no se ponen de acuerdo. La Unión Europea apunta a que los bienes que han llegado al mercado en Reino Unido y en los 27 países de Unión Europea antes e la retirada seguirán estando disponibles. Este principio sólo se aplica a las normas del producto, pero no a los procedimientos aduaneros. Ambas partes necesitan crear mecanismos de vigilancia y canales de comunicación para notificarse mutuamente sobre los productos que incumplan normas. Pero Reino Unido apunta a que esos bienes que llegaron al mercado antes del Brexit, deben seguir vendiéndose sin requerimiemtos o restricciones adicionales, evitando así cualquier duplicidad de procesos de autorización. Si esos bienes se suministran con servicios, no debería haber ninguna restricción al suministro de esos servicios. 

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario