Espacio publicitario

Presidente polaco firma polémica ley de medios de comunicación

La legislación define a las cadenas de televisión pública TVP y a la Radio polaca como "instituciones culturales nacionales", y da al Gobierno el poder para nombrar a los nuevos directivos. El mandato de los directores actuales expira inmediatamente con la nueva ley.

07 de enero de 2016 12:21 PM

Varsovia.- El presidente polaco aprobó este jueves una controvertida ley de medios que dará al Gobierno un mayor poder sobre las cadenas de televisión públicas, pese a las preocupaciones en el seno de la Unión Europea (UE).

La legislación fue aprobada por las dos Cámaras del Parlamento, pero requería la firma del presidente, Andrzej Duda para aprobarla definitivamente. La ley provocó críticas generalizadas de la Unión Europea de Radiodifusión y de varios organismos de control de periodistas, destacó DPA.

El asesor presidencial Malgorzata Sadurska, encargado de anunciar la medida, afirmó que la ley ayudará a tener "medios nacionales creíbles y objetivos".

En Ámsterdam, el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, afirmó que el Ejecutivo europeo está preparando un procedimiento contra Polonia por la ley.

La legislación define a las cadenas de televisión pública TVP y a la Radio polaca como "instituciones culturales nacionales", y da al Gobierno el poder para nombrar a los nuevos directivos. El mandato de los directores actuales expira inmediatamente con la nueva ley.

El Ejecutivo de la UE discutirá la situación en Polonia durante su próxima reunión de comisarios. el día 13 de enero. Está previsto que Duda visite Bruselas a lo largo de enero.

No es la primera ley aprobada por el nuevo Gobierno nacional conservador polaco que levanta sospechas en Bruselas, donde los observadores afirman que numerosas instituciones estatales polacas están siendo dejadas de lado por las prioridades políticas del nuevo Gobierno.

El mes pasado, la Comisión ya expresó su preocupación por las reformas previstas en la Corte Constitucional.

La primera ministra polaca, Beata Szydlo, afirmó a primera hora de hoy que su país presentará una "sobria y detallada descripción de los hechos" cuando se reúna con los representantes de la UE el viernes para discutir las preocupaciones del bloque europeo acerca de las recientes modificaciones en las políticas polacas.

"Aclararemos las mentiras que, bajo nuestro punto de vista, son el resultado de la histeria causada por los actuales miembros de la oposición", afirmó durante un discurso en Radom, ciudad central de Polonia.

La semana pasada, el vicepresidente de la Comisión Europea Frans Timmermans escribió una carta a Varsovia solicitando informaciones sobre la nueva ley de medios, seguida de otra carta preguntando sobre las reformas programadas en el Tribunal Constitucional.

"Estamos esperando discretamente su respuesta a las cartas. Aún no obtuvimos respuesta por su parte", apuntó Timmermans.

Si la Comisión considerara que las medidas polacas suponen una amenaza real para el gobierno de la ley, podría iniciar un diálogo con Varsovia y realizar recomendaciones gracias a un mecanismo introducido en 2014.

Según el artículo 7 del Tratado del bloque, Varsovia podría enfrentarse a la suspensión del derecho de voto de la UE. Esta medida ya se definió como la "opción principal" para obligar a estados miembro a mantenerse en línea con los valores fundamentales de la UE.

"Estamos al comienzo del proceso que cremos en 2014", afirmó Juncker durante su visita a Ámsterdam, que marca el comienzo de la presidencia holandesa en la UE. También añadió que prefería no especular sobre "otras posibles consecuencias" que se incluyen en el artículo 7.

"No creo que lleguemos a ese punto", añadió Juncker, mostrando confianza en el diálogo con Varsovia. "No dramaticemos... no estamos atacando a Polonia", subrayó, señalando la importancia de las "buenas y amistosas relaciones" con Varsovia.

En Bruselas preocupa que el nuevo Gobierno conservador polaco se acabará convirtiendo en una espina en un momento en el que la unidad es necesaria para hacer frente a cuestiones urgentes como la crisis migratoria que afecta a la UE.

El artículo 7 del Tratado de Lisboa nunca se utilizó contra un Estado miembro, pero algunos políticos hicieron llamamientos para aplicárselo a países como Hungría o Rumanía cuando se sospechaba que estaban violando las leyes de la Unión Europea.

Espacio publicitario

Nombre:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

DESDE TWITTER

Espacio publicitario