Espacio publicitario

Obama hará balance de gestión en discurso de Estado de la Unión

Obama anunció a principios de enero más controles en la venta de armas y más revisiones de antecedentes penales de los compradores para evitar nuevas matanzas.

Obama hará balance de gestión en discurso de Estado de la Unión

Presidente Barack Obama dará mañana su último discurso del Estado de la Unión ante el Congreso (AP)

AP |

11 de enero de 2016 15:32 PM

Washington.- El presidente Barack Obama pronunciará este martes su último discurso sobre el Estado de la Unión, en el que no se espera que presente grandes propuestas legislativas para su último año de mandato, sino que más bien trate de hacer un balance de su presidencia y fijar su legado.

Obama, el primer presidente afroamericano de Estados Unidos, dejará la Casa Blanca en enero de 2017, después de ocho años de Presidencia, el máximo permitido, y cederá el testigo al ganador de las elecciones presidenciales del próximo mes de noviembre, señaló DPA.

En su último discurso sobre el Estado de la Unión, un evento anual con gran pompa en el que el Presidente ofrece a las dos Cámaras del Congreso un informe sobre el estado del país, Obama hará balance de los avances logrados desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2009, en plena crisis económica.

Ante un Congreso dominado por la oposición republicana, Obama seguramente recordará a los estadounidenses que logró sacar al país de la crisis financiera y reducir el desempleo al 5% actual, frente al 10% de octubre de 2009. Otros hitos de su presidencia fueron la muerte de Osama bin Laden, la reforma sanitaria y la legalización del matrimonio homosexual.

Se espera que el mandatario destaque también que 2015 fue un año de grandes avances en el terreno diplomático: desde el pacto nuclear con Irán hasta la firma del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP, por su sigla en inglés), pasando por el acuerdo sobre el clima en la cumbre de París y la reanudación de relaciones bilaterales con Cuba, tras más de medio siglo de ruptura y enfrentamiento ideológico.

Seguramente no faltarán promesas que apunten a 2016. "No creo que nunca haya estado más optimista que ahora sobre el año que tenemos por delante", señaló Obama en un video de promoción divulgado esta semana por la Casa Blanca.

También se espera que se enumeren las tareas pendientes de lo que le queda a Obama de mandato y de lo que, según el propio Obama, haría que Estados Unidos fuera "un país mejor, más fuerte y más próspero".

A falta de conocer el contenido exacto del discurso, la prensa pone la mirada en la lista de invitados de la primera dama Michelle Obama al Congreso, en busca de pistas sobre los temas que tratará del Presidente.

Entre los invitados destacan un refugiado sirio, un joven indocumentado mexicano, una activista proreforma de la justicia, una activista que lucha por los veteranos sin techo y James Obergefell, el principal demandante en el caso que llevó en junio a la legalización del matrimonio homosexual en Estados Unidos.

Pero una silla vacía entre los invitados llamará la atención. La Casa Blanca ha querido dejar un lugar vacío en memoria de las víctimas de la violencia de las armas. En el país mueren todos los años 30.000 personas en incidentes con armas de fuego, ya sea por suicidio, violencia doméstica, tiroteos callejeros o accidentes.

Obama anunció a principios de enero más controles en la venta de armas y más revisiones de antecedentes penales de los compradores para evitar nuevas matanzas.

El discurso de este año cae en año electoral, por lo que, diga lo que diga el presidente, seguramente agitará el debate político a tres semanas de que se inicien los caucus (asambleas electivas) de Iowa.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, Dennis McDonough, aseguró el domingo que Obama no planea respaldar públicamente a ninguno de los precandidatos demócratas. Ya tendrá tiempo de apoyar al candidato de su partido para las presidenciales durante la campaña electoral.

La gobernadora republicana de Carolina del Sur Nikki Haley, cuyo nombre suena en las quinielas para el puesto de vicepresidenta si los la oposición gana las elecciones, será la encargada de dar la réplica en inglés del Partido Republicano al discurso del presidente, mientras que el congresista hispano Mario Díaz-Balart le dará la réplica en español.

"Estados Unidos y los estadounidenses se enfrentan a graves desafíos. Todos pueden ser superados con un líder en Washington que entienda la grandeza de nuestro país. Necesitamos un presidente que una, no que divida, un presidente que apoye a nuestros aliados y luche contra los enemigos de la libertad", señaló Díaz-Balart.

Los precandidatos a las primarias republicanas también estarán muy atentos a las palabras de Obama en busca de munición política para atacar el legado del presidente y exhibir sus credenciales más conservadoras ante los votantes. Tal vez allí logren hallar el último envión para ser nominados por su partido a las elecciones presidenciales de noviembre.

Espacio publicitario

Nombre:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

DESDE TWITTER

Espacio publicitario