Espacio publicitario

Desenlace electoral (V)

Nicaragua después del dictador Somoza

  • Leopoldo Puchi

10 de diciembre de 2017 06:00 AM

Actualizado el 10 de diciembre de 2017 17:28 PM

PARA COMPARTIR

Las primera elecciones en Nicaragua no se realizaron en un clima de sosiego y distensión.

Ronald Reagan, decide un bloqueo económico y financiero contra Nicaragua y comienza a dar respaldo logístico a los grupos insurgentes de la denominada Contra

Cuando se abrieron las urnas y se contaron las papeletas aquel 4 de noviembre de 1984 nadie se sorprendió, ni en Nicaragua ni en el exterior, de que Daniel Ortega hubiese resultado electo con el 66% de los votos, puesto que era el candidato del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), la organización que había derrotado en 1979 a la dictadura de los Somoza, tras 45 años en el poder, lo que abrió las puertas de un proceso progresivo de democratización de toda Centroamérica.

Sin embargo, esas elecciones no se realizaron en un clima de sosiego y distensión, puesto que apenas un año y medio después del triunfo frente a Somoza, el presidente estadounidense recién electo, Ronald Reagan, decide un bloqueo económico y financiero contra Nicaragua y comienza a dar respaldo logístico a los grupos insurgentes de la denominada Contra y a intervenir directamente por medio de asesores, servicios de inteligencia y hasta con oficiales en el terreno, en una guerra cruenta en la que la opinión mundial fue impactada por escándalos como el Irangate. 


Negociaciones
Ya para 1988 la situación era muy difícil de sostener: se había desatado una guerra en la que nadie ganaba. Muerte y destrucción de la infraestructura era el único saldo. De modo que ambos sectores enfrentados tuvieron que conversar. Un primer avance se alcanza con los acuerdos de Esquipulas II, en los que participaron cinco mandatarios centroamericanos y se logra que se establezca una tregua. Luego en 1989, en la Costa del Sol de El Salvador, prosiguen las negociaciones y se decide la disolución de la Contra y se convienen algunas reformas constitucionales que permitirían su participación en las elecciones previstas constitucionalmente, y que se celebran en 1990.

El cuadro de base en que se dan estos acuerdos se había venido fraguando desde tiempo atrás. Los primeros pasos fueron dados en 1982 por Olaf Palme y Gabriel García Márquez, junto a otros premios Nobel, que hicieron un llamado a los presidentes de México, Colombia, Venezuela y Panamá para que actuaran como mediadores para establecer la paz en Centroamérica. De allí surgió, a iniciativa de México, el Grupo Contadora, que representó una primera experiencia de coordinación de política exterior sin participación directa estadounidense. 


Elecciones de 1990
Al contarse las papeletas el 25 de febrero de 1990 los resultados fueron muy  distintos a los de 1984: el FSLN solo alcanza 41% de los votos y Violeta Chamorro es electa a la presidencia con 55%. Las calamidades de la guerra, así como las penurias causadas por las políticas económicas que generaron una hiperinflación desastrosa, erosionaron la base electoral del sandinismo. A lo que se le sumó la burocratización y muchas veces la arrogancia del poder. Y las clases medias se alejaron por la identificación simbólica con el mundo comunista. Y para colmo, ese mundo se derrumbaba con la Perestroika de Gorbachov.


Protocolos de transición 
Aunque no se esperaban la derrota, los sandinistas comprendieron que les correspondía pasar a la oposición. Las condiciones en que lo harían no serían fortuitas pues ya estaban inscritas de algún modo en los acuerdos de paz conversados a lo largo de años. Pero faltaba un toque final, un acuerdo concreto para la alternancia de Daniel ortega a Violeta Chamorro.  Eso fue lo que se hizo.


En rueda de prensa conjunta, el ministro de la Defensa, Humberto Ortega, en representación del Gobierno, y Antonio Lacayo, yerno de Violeta Chamorro y su más cercano colaborador, dan a conocer que el traspaso de poderes se realizaría el 25 de abril “en un marco de mutua seguridad y confianza, lejos de cualquier acto de revanchismo, represalias o venganzas, y en un clima de respeto a la integridad física y moral de las personas”. El protocolo establecía que las fuerzas armadas tendrían un carácter profesional y que Humberto Ortega continuaría al frente de ellas. De igual manera, el sandinismo mantendría su presencia en el sistema judicial y en el parlamento y preservaría parte de las propiedades, tanto de comunidades, cooperativas campesinas, de sindicatos como de particulares, que habían sido expropiadas a Somoza.


Elecciones de 2006
Luego de 1990, los sandinistas fueron derrotados también en 1996 y 2001. No sería sino en 2006 que Ortega ganaría de nuevo. En un primer momento, se había quedado solo y con el apoyo de pocos dirigentes. Pero el FSLN con el tiempo aprendió las lecciones, se redimensionó y, sin abandonar sus fundamentos de izquierda, se adaptó con habilidad a los imperativos de la economía de mercado y al complejo entorno geopolítico. Con esa habilidad ha podido mantenerse hasta hoy en el poder.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario