Espacio publicitario

Milagro cultural en Belén

La ciudad palestina será la capital mundial de la Cultura Arabe en el años 2020.

La basílica de la Natividad fue fundada en la época del emperador Constantino, destruida por el levantamiento samaritano en 529 y reconstruida por Justiniano en 540.

La basílica de la Natividad fue fundada en la época del emperador Constantino, destruida por el levantamiento samaritano en 529 y reconstruida por Justiniano en 540.

Cotesía/ Piacenti S.p.A

  • ELIANA LOZA

16 de marzo de 2017 10:56 AM

Actualizado el 16 de marzo de 2017 13:10 PM

PARA COMPARTIR

Expertos italianos restauran la Basílica de la Natividad en Belén

Basílica de la Natividad fue fundada en época de Constantino, destruida en 529 y reconstruida por Justiniano en 540. Los mosaicos son de 1169.

Roma.-  Por primera vez en la historia, las diferentes iglesias cristianas presentes en Tierra Santa -católica, ortodoxa y armenia- lograron vencer sus diferencias y ponerse de acuerdo, con la aprobación y apoyo de la Autoridad Nacional Palestina, para la restauración de la Basílica de la Natividad en Belén, un trabajo colosal que está realizando un grupo de expertos italianos y que ya cumplió dos tercios de sus objetivos, un "milagro"  en un lugar del mundo lleno de conflictos.

La basílica de la Natividad fue fundada en la época del emperador Constantino, destruida por el levantamiento samaritano en 529 y reconstruida por Justiniano en 540, con un aumento de mosaicos; entre 1165 y 1169, fue nuevamente restaurada, casi totalmente revestida de mosaicos en su interior y rodeada por una fortaleza amurallada edificada por los Cruzados. Este templo ha presenciado toda la historia de Palestina, resistiendo invasiones, guerras, dominaciones y asedios -el último tan reciente como abril 2002-, pero desde 1850 no se le había hecho mantenimiento alguno, dejando que las infiltraciones de agua dañaran gravemente la iglesia y sus preciosas decoraciones de mosaicos.

Una de las mayores dificultades para decidir la necesaria y urgente restauración de la Basílica fue la histórica rivalidad entre los religiosos franciscanos católicos, los greco-ortodoxos y los armenio-gregorianos, que custodian los lugares sagrados, de hecho, cada una de esas órdenes controla una parte específica de la iglesia, si alguna hubiese logrado una prevalencia sobre los trabajos se habría sentido con "derecho a la propiedad" sobre las otras, pero el inminente peligro que significaba el avanzado deterioro y el respaldo decisivo de la Autoridad Nacional Palestina, además de la decisión de la Unesco, en 2012, de incluirla en la lista del Patrimonio de la Humanidad, hicieron posible un acuerdo casi milagroso en el verano del 2013.

El concurso licitatorio internacional fue ganado por el Centro de Restauración Piacenti, situado en Prato, región de Toscana, a 12 km al norte de Florencia, perteneciente a una familia de artesanos activa desde 1875, dedicado a la conservación del patrimonio artístico e histórico, con una amplia experiencia en Italia y varios países, como Rusia, Australia, China y Hungría, entre otros. Al informarnos sobre esta extraordinaria historia, el director, Giammarco Piacenti, resaltó la emoción y el honor que representa para ellos trabajar en la conservación de la iglesia construida sobre la gruta donde, según la tradición cristiana, nació Jesús y legarla a las futuras generaciones.

Con la cooperación de varias universidades y de 60 empresas, después de concluir los estudios científicos preliminares que determinaron las patologías de la degradación, la elaboración del "mapa" del estado de conservación y el análisis diagnóstico para decidir el tipo de trabajo que se habría de realizar y los materiales que convendría utilizar, un equipo de 170 expertos artesanos de varias especialidades, dirigidos por Giammarco Piacenti, partió de Prato a Belén para enfrentar una colosal tarea, en la que no faltaron sorpresas "milagrosas".

Piacenti cuenta que los trabajos comenzaron en septiembre 2013 y los primeros seis meses fueron "realmente muy, muy, difíciles, porque en esas tierras nada es simple, mover tanto personal, materiales y equipos de alta tecnología desde Italia -porque nos hemos llevado absolutamente todo lo necesario en un total de 33 containers- fue muy complicado. Además de la parte artística, teníamos que pensar desde los andamios hasta el sistema eléctrico, y luego poder trabajar en orden con el personal local, no fue un paseo, pero 'piano piano' hemos superado las dificultades logrando grandes satisfacciones profesionales y personales".

Para el toscano Piacenti, una de sus mayores satisfacciones es "ver que el gran grupo creado se asemeja a un taller medieval, una "Fábrica del Duomo", (a la usanza de las construcciones de las grandes catedrales europeas) con artesanos de muchas especialidades y la asesoría académico-universitaria, porque la mitad del trabajo se dedicó a la investigación previa de documentos para seguir una línea lógica de materiales, estilos y modos de restaurar. Desde sus oficinas en Italia o en Belén, muchos expertos con el necesario conocimiento científico sostienen todo el trabajo manual empírico dentro de la obra, esta relación nos permite enfrentar toda la problemática".

Los trabajos iniciaron por el techo, que estaba en una "situación desastrosa", comenzando por la realización de andamios especiales para poder trabajar con las debidas normas de seguridad, en la parte exterior se usaron placas de plomo para impedir las filtraciones de agua que durante siglos absorbieron la vigas de madera en el interior volviéndose peligrosas. "Una impresionante y complicada estructura de madera semejante al esqueleto de una barca al revés, nos dio muchísimo trabajo, porque, además de reemplazar los materiales dañados y asegurarlos, no queríamos que se notara nuestra mano, debía permanecer fiel al original, en la mayor medida posible", explicó Piacenti, para ello buscaron maderas de los Alpes italianos, parecidas a las que utilizaron los venecianos en 1460, un total de 60 vigas, lo que equivale a 50 metros cúbicos en dos containers.

Una vez asegurado el techo, se pasó a trabajar la parte más delicada, los preciosos mosaicos que, en 1169, recubrieron totalmente las paredes de la iglesia, de los que un 85% fue destruido por "cascadas" de agua de lluvia, el humo de las velas y de los inciensos, el terremoto de 1833 y los ataques con arcabuz de los soldados otomanos, iconoclastas, que destrozaban los rostros de las figuras de santos y ángeles. A pesar de ello, Piacenti se encontró frente al reto de 130 metros cuadrados recubiertos con 1.650.000 teselas, un verdadero rompecabezas multicolor, con piezas de pasta vítrea, piedra, mármol o madreperla, según las exigencias de la imagen. 

La minuciosa restauración de los mosaicos constituyó la mayor emoción de todo el trabajo, porque se "descubrió" -en el verdadero sentido de la palabra- la figura de un ángel de 2 metros, entre la quinta y la sexta ventana, que, al no tener rostro por haber sido baleado, los responsables de aquella época prefirieron cubrirlo totalmente con una capa de yeso. La vuelta a su esplendor de este ángel es el símbolo central de este "milagro" cultural de Belén.

Piacenti relata con gusto la actitud positiva de los anfitriones palestinos "que nos han mimado", igualmente, los funcionarios israelíes, muy escrupulosos en materia de seguridad, han prestado la máxima colaboración en la interminable cadena de trámites internacionales necesarios para trasladar a tantas personas y todos los sofisticados equipos para realizar esta obra . Obviamente, las autoridades palestinas tienen un gran interés en el valor histórico, religioso y turístico de la Basílica de la Natividad, "el primer lugar de peregrinaje de la historia occidental".

En la financiación de las obras, participan sectores públicos y entidades privadas de 25 países, como Rusia -principal financiador-, Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Polonia, España, el Vaticano y, últimamente, Turquía y Marruecos, así como representantes de la diáspora palestina.

La primera fase costó 2 millones de euros, actualmente ya van por 8 millones y se calcula que llegará a unos 14 millones de euros cuando finalicen todos los trabajos, en 2020, año en el que Belén será la capital mundial de la Cultura Arabe.

RESTAURAR EL CIELO

La titánica obra de la empresa Piacenti quedó documentada en un hermoso vídeo hecho por el cineasta toscano Tommaso Santi, con el sugestivo título de "Restaurar el cielo". Allí se explica, paso a paso, todas las fases por las que hubo que pasar para que los mosaicos volvieran a su espectacularidad original, la increíble paciencia para realizar meticulosas limpiezas y la recuperación de teselas descuidadas.

El documental muestra lo que se encontró al llegar y los resultados de los trabajos de restauración de Piacenti. Se lavó la suciedad de siglos de humo y se rescataron las teselas esparcidas desordenadamente, las mismas de los mosaicos que prácticamente "pendían de las paredes", según testimonian materiales del siglo XVI, hasta que cayeron por el terremoto de 1833. No solamente la negligencia en la manutención y la fuerza de la naturaleza, también la maldad humana hizo lo suyo como quedó demostrado al encontrarse casquillos de balas.

Vemos cómo los expertos clasificaron las pequeñas piezas de color azul, verde, ámbar, rojo, blancos, rosado, celeste, gris y oro para ponerlas en su lugar y aprendemos que las de oro se colocan con una inclinación de 45º con respecto a la superficie para dar mayor relieve y potenciar el brillo. Una serie de detalles que fascinan al espectador y que lo invitan a visitar Belén.

Uno de los principales artesanos, Mimmo Nucátolo, en pleno trabajo, muestra cómo se calca el mapa de posicionamiento de las teselas para volver a colocar las que se pueda, una a una, y dejar retocado el dibujo original donde se vea la sinopia, de manera de lograr el mismo efecto visual al mirar desde lejos. Además de las figuras de santos y ángeles, los autores originales usaron diseños abstractos florales, típicos del sur del Mediterráneo, de influencia árabe, uniendo dos lenguajes artísticos de la época de su realización.

En cuanto al ángel descubierto, todos los integrantes del grupo Piacenti participan de la euforia general por haber hecho realidad una sospecha mostrada por un sofisticado equipo computerizado: debajo de esa capa blanca sucia había algo que recatar. "Con un fusil, le volaron parte de la cabeza, lo "mataron", pero con la paciente restauración, logramos "resucitarlo" para dicha de todos", dijo Nucátolo.

Por su parte, el cineasta Santi, también procedente de Prato como los Piacenti, nos expresó su gran emoción personal al haber dejado un testimonio de esta restauración. "Nadie había podido ver la Basílica así como está ahora desde hace siglos, pero, además, de la excelencia de los trabajos, me conmueve que se trate de un lugar de tanta importancia espiritual e histórica", y recordó las palabras de la alcaldesa de Belén, Vera Baboun, que destacó la posibilidad de integración religiosa y social gracias a un patrimonio cultural universal y, desde la Tierra Santa, restituir un mensaje de paz al mundo.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario