Espacio publicitario

Asistencia baja a las urnas

Macron persigue la mayoría absoluta en legislativas en Francia

Más de 47 millones de electores deben elegir entre los 1.146 candidatos aún en liza, que se disputarán uno de los 573 escaños aún en juego del total de 577 que cuenta la Asamblea Nacional. Cuatro aspirantes a diputados fueron ya designados en la primera ronda del 11 de junio.  

  • DPA
  • AFP

18 de junio de 2017 11:12 AM

Actualizado el 18 de junio de 2017 12:16 PM

PARA COMPARTIR

El movimiento de Macron obtendría entre 400 a 470 escaños, muy por encima de la mayoría absoluta de 289

Macron recordó el llamamiento a la rebelión hecho por el general Charles de Gaulle el 18 de junio de 1940 contra la ocupación nazi 

París.- Los franceses votaban este domingo en la segunda vuelta de las elecciones legislativas, en la que el movimiento del presidente centroliberal Emmanuel Macron se encamina a una mayoría absoluta, crucial para impulsar sus ambiciosas reformas. 

Los analistas vaticinan una victoria contundente de La República en Marcha (LREM), el movimiento de Macron, que con 39 años se convirtió hace un mes en el presidente más joven de la historia de Francia, tras derrotar a la candidata de extrema derecha Marine Le Pen,destacó AFP.  

Según las últimas proyecciones, este movimiento creado hace apenas un año barrería a los principales partidos históricos franceses de izquierda y derecha, alcanzando entre 400 a 470 escaños, muy por encima de la mayoría absoluta de 289. 

De confirmarse los pronósticos, la ola de renovación en la Asamblea Nacional será inédita ya que la mitad de los candidatos de La República en Marcha no han ocupado nunca cargos electos. A esto se suma que habrá muchos más jóvenes y mujeres, y una mayor diversidad étnica. 

Con estos resultados, Macron tendría la vía libre para aplicar sin obstáculos su programa de reformas económicas con el que espera sacar a Francia del estancamiento. 

Pero las elecciones pueden verse empañadas por un índice récord de abstención en este tipo de comicios. A media jornada la participación era de 17,75%, en comparación con el 19,24% a la misma hora en la primera ronda del domingo pasado. 

En esa primera ronda la participación final fue del 48,7%, el nivel más bajo desde la fundación de la Quinta República en 1958. Así que se espera que en esta ocasión la abstención sea muy elevada.  

Se debe, según los politólogos, al hartazgo de una larga secuencia electoral que comenzó en noviembre con primarias en la derecha. 

"La gente quizá piense que está decidido de antemano, pero hay que ir a votar", estimó Marie-Claude Biandell, de 58 años. 

Más de 47 millones de electores deben elegir entre los 1.146 candidatos aún en liza, que se disputarán uno de los 573 escaños aún en juego del total de 577 que cuenta la Asamblea Nacional. Cuatro aspirantes a diputados fueron ya designados en la primera ronda del 11 de junio.  

Los colegios electorales cerrarán a las 8:00 pm en las grandes ciudades. Parte de los franceses que viven en los territorios de ultramar y en el extranjero votaron el sábado. 

Emmanuel Macron, muy sonriente, votó a primeras horas de la mañana en la localidad balneario de Touquet, donde posee una casa con su esposa Brigitte que este domingo no le acompañó. Acto seguido se dio un baño de masas y se hizo selfis con las personas que lo esperaban. 

LREM y su aliado centrista MoDem arrasaron el domingo pasado en la primera vuelta, con 32,2% de los sufragios emitidos, muy por delante de la derecha (21,5%), la extrema derecha (13,2%), la izquierda radical (13,7%) y el Partido Socialista (9,5%). 

"La gente está harta de ver siempre a los mismos", estimó Natacha Dumay, una profesora de 59 años de un suburbio de la capital. 

Revés para los partidos tradicionales 

La principal preocupación para los analistas es la probable ausencia de un contrapeso político a Macron, lo que ha llevado a algunos a predecir que la oposición podría verse en las calles. 

Según los sondeos, las dos grandes formaciones políticas tradicionales que se alternaban en el poder desde hace décadas, el Partido Socialista (PS) y los conservadores reunidos bajo el nombre de Los Republicanos (LR), sufrirán un duro revés.  

En particular los socialistas, hasta ahora con mayoría en la Asamblea Nacional, que se desmoronan tras el impopular gobierno de François Hollande, marcado por el desempleo y los atentados yihadistas. 

La derecha también saldrá malparada -según las encuestas- aunque se mantendría como primera fuerza opositora. 

Tampoco se augura un resultado boyante al ultraderechista Frente Nacional de Marine Le Pen ni a la izquierda radical encabezada por Jean-Luc Mélenchon, que no lograrían capitalizar los buenos resultados de las elecciones presidenciales.  

El primero sólo obtendría entre uno y cinco escaños, mientras que el segundo espera lograr los 15 diputados necesarios para formar un grupo parlamentario.  

Pese al revés anunciado para su partido, Marine Le Pen, candidata en su feudo Hénin-Beaumont, en el norte, podría convertirse por primera vez en diputada. Encara la segunda ronda como favorita frente a una candidata de LREM. 

Para el profesor de Derecho Constitucional Didier Maus, "se tiró con todo lo que representaba un sistema anterior y se está intentando otra cosa". Estas elecciones desembocarán en "la mayor renovación del elenco político desde 1958 y quizá 1945". 

El sistema electoral mayoritario de Francia hace que los partidos pequeños tengan dificultades para conseguir escaños. 

Macron, de 39 años, votó a primera hora en la localidad costera de Le Touquet, donde a su llegada saludó dándoles la mano a varios ciudadanos delante del ayuntamiento, señaló DPA. 

Poco después se trasladó cerca de París a una ceremonia en memoria de la Resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial. El acto, en la colina de Mont Valérien, recuerda el llamamiento a la rebelión hecho por el general Charles de Gaulle el 18 de junio de 1940. De Gaulle instó entonces a los franceses en un histórico discurso por radio desde Londres a continuar la lucha incluso después de la ocupación nazi. 

El presidente necesita la mayoría en la Asamblea Naacional para conseguir la aprobación de su Gobierno, encabezado por el primer ministro, Edouard Phlippe, y para impulsar las reformas liberalizadoras a las que se opone la izquierda y el Frente Nacional. 

Ya se sabe que la ministra para Territorios de Ultramar, Annick Girardin, consiguió ganar en su distrito en San Pedro y Miquelón, un archipiélago situado en América del Norte, frente a las costas canadienses de Terranova. 

Girardin se impuso en la segunda vuelta con una ventaja de apenas 136 votos frente a su adversario, Stéphane Lenormand, informó la Prefectura. La competencia era muy reñida porque ambos habían empatado en la primera ronda. En San Pedro y Miquelón tienen derecho de voto menos de 5.000 franceses.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario