Espacio publicitario

Fallo de Suprema Corte sobre inmigración agitará campaña electoral en EEUU

Obama amplió en noviembre de 2014 el programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) para jóvenes indocumentados. Y anunció la Acción Diferida para Padres de Estadounidenses (DAPA), del que se beneficiarían inmigrantes indocumentados que han vivido en Estados Unidos más de cinco años y son padres de estadounidenses o residentes legales.

Fallo de Suprema Corte sobre inmigración agitará campaña electoral en EEUU

La Suprema Corte de Estados Unidos debatirá la legalidad de dos decretos de Barack Obama (AP)

AP |

20 de enero de 2016 19:07 PM

Washington.- El fallo en próximo junio de la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos sobre los decretos migratorios del presidente Barack Obama probablemente agitará la campaña para las elecciones presidenciales del próximo 8 de noviembre, en la que el tema de la inmigración es ya uno de las cuestiones más candentes.

En abril comenzarán los alegatos orales en la corte sobre los decretos migratorios que Obama anunció en noviembre de 2014 y que se encuentran actualmente bloqueados en los juzgados. Se espera que el Supremo tome una decisión en junio, destacó DPA.

La decisión de la Suprema Corte se conocería un mes antes de las convenciones demócrata y republicana, en las que se elegirá a los candidatos de cada partido para las elecciones presidenciales de noviembre.

Si la Suprema Corte, el máximo órgano judicial de Estados Unidos, da luz verde a los decretos migratorios de Obama, cinco millones de indocumentados obtendrían un permiso de trabajo temporal y la garantía de que no serían deportados durante tres años.

Si la corte decide en contra de la administración Obama, los decretos migratorios no podrían implementarse. Y la suerte de millones de indocumentados estaría en manos del presidente y del Congreso que se forme tras los comicios de noviembre.

El fallo del Supremo agitará una campaña política en la que los precandidatos demócratas y republicanos mantienen posiciones opuestas en materia migratoria.

Los tres precandidatos demócratas -Hillary R. Clinton, Bernie Sanders y Martin O'Malley- han prometido que si uno de ellos llega a la Casa Blanca implementarán los decretos migratorios de Obama y los ampliarán para que más familias se vean beneficiadas por las medidas. Y también han prometido que seguirán luchando hasta lograr que el Congreso apruebe una reforma migratoria amplia.

En cambio, los precandidatos republicanos mantienen una posición de mano dura en inmigración, convencidos que así podrán convencer a los votantes más conservadores y ganar la nominación de su partido para las elecciones presidenciales.

El multimillonario Donald Trump anunció en junio su candidatura a las primarias republicanas con un polémico discurso marcado por comentarios xenófobos contra los inmigrantes mexicanos indocumentados, a los que calificó de narcotraficantes, delincuentes y violadores.

Sus declaraciones provocaron un giro a la derecha del resto de los candidatos, incluso de aquellos que habían mantenido hasta ahora una posición más moderada en inmigración como Marco Rubio y Jeb Bush.

Rubio, senador de origen cubano, aseguró la semana pasada que si gana las elecciones presidenciales en noviembre no habrá amnistía para los indocumentados, cancelará los decretos migratorios de Obama, reforzará la seguridad en la frontera, contrantará a más agentes fronterizos y construirá un muro en toda la frontera con México.

Curiosamente, el senador hispano formó parte de la "Banda de los Ocho", el grupo bipartidista formado por cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos que redactó el proyecto de ley de reforma migratoria, aprobado en junio de 2013 en el Senado.

La reforma migratoria murió en la Cámara de Representantes ante la negativa de los republicanos, que tienen mayoría en ambos recintos, a someterla a voto en la Cámara Baja. De aprobarse, la medida ofrecería alguna salida legal para los más de 11 millones de indocumentados que hay en el país.

Cansado de esperar a que el Congreso actuara en materia migratoria, Obama amplió en noviembre de 2014 el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) para jóvenes indocumentados. Y anunció la Acción Diferida para Padres de Estadounidenses (DAPA), del que se beneficiarían inmigrantes indocumentados que han vivido en Estados Unidos más de cinco años y son padres de ciudadanos estadounidenses o residentes legales permanentes.

Se calcula que unos cinco millones de indocumentados podrían beneficiarse de las medidas de Obama.

En noviembre de 2015, la Corte Federal del Quinto Circuito de Apelaciones decidió mantener el bloqueo judicial decretado en febrero de 2015 por el juez Andrew Hanen de Texas. A partir de esta situación, la administración Obama apeló el fallo ante el Supremo.

Espacio publicitario

Nombre:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

DESDE TWITTER

Espacio publicitario