Espacio publicitario

El próximo año será crucial

La corrupción sigue carcomiendo Brasil mientras afloran nuevos escándalos

Brasil comenzó el año pendiente de la "delación del fin del mundo", como se bautizó la confesión realizada ante la Justicia por exejecutivos de la constructora Odebrecht, una de las piezas clave del gigantesco caso de corrupción que sacude el país suramericano

Dilma Rousseff, Michel Temer y Luiz Inácio Lula da Silva frente al Palacio de Planalto en Brasilia(Paulo Whitaker/Reuters).

Dilma Rousseff, Michel Temer y Luiz Inácio Lula da Silva frente al Palacio de Planalto en Brasilia(Paulo Whitaker/Reuters).

REUTERS

  • EFE

20 de diciembre de 2017 05:00 AM

PARA COMPARTIR

Lula da Silva fue condenado en primera instancia a nueve años y medio de prisión por corrupción 

Brasil celebrará en 2018 las elecciones generales

Sao Paulo, Brasil.- El vendaval de escándalos de corrupción continúa su paso por Brasil tres años y medio después del inicio de las investigaciones del caso Petrobras y ha sacado a la luz una maraña de sobornos que ha llegado a poner contra las cuerdas al presidente Michel Temer. 

Brasil comenzó el año pendiente de la "delación del fin del mundo", como se bautizó la confesión realizada ante la Justicia por exejecutivos de la constructora Odebrecht, una de las piezas clave del gigantesco caso de corrupción que sacude el país suramericano, señaló Efe.

El contenido explosivo de la declaración de Odebrecht salpicó prácticamente a todos los partidos y traspasó las fronteras de Brasil, poniendo en jaque a políticos de primer escalón de gran parte de Latinoamérica. 

Y el país despide 2017 con el estallido esta semana de dos nuevos escándalos: la constructora Camargo Correa confesó que integró un cartel que se distribuyó ilegalmente 21 licitaciones entre 1998 y 2014 para la construcción de líneas de metro en ocho estados de Brasil y Odebrecht admitió que hizo parte de un cartel que entre 2008 y 2015 manipuló al menos ocho licitaciones para la construcción de vías públicas en el estado de Sao Paulo. 

Pero el verdadero terremoto político en Brasil estalló en mayo, cuando salió a la luz la confesión realizada por los dueños del grupo cárnico JBS, quienes se presentaron ante la Justicia e implicaron a centenas de políticos en episodios de corrupción, entre ellos el presidente Michel Temer. 

Con base en las declaraciones de JBS, Temer fue denunciado en dos ocasiones por la Fiscalía por corrupción, pero en ambas fue salvado por el Congreso, que por imperativos constitucionales debía avalar su eventual enjuiciamiento. 

El mandatario brasileño consiguió salir airoso del proceso, pero en 2017 el peso de la Justicia cayó sobre otros importantes políticos, como el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, quien fue condenado en primera instancia a nueve años y medio de prisión por corrupción pasiva. 

Lula, quien ha expresado su voluntad de ser candidato en las próximas elecciones presidenciales, cuenta con otros seis procesos abiertos en la Justicia y ha atribuido su situación a una cacería judicial liderada por el juez Sergio Moro, responsable por las investigaciones del caso Petrobras. 

Este año demostró que la corrupción no sólo carcomió Brasilia, la capital del poder, sino que hizo metástasis y extendió sus tentáculos a otras partes del país, como Río de Janeiro, donde la celebración de grandes eventos permitió un festín de desvíos públicos que llenaron los bolsillos de numerosos políticos y empresas. 

En cuestión de meses, la "Ciudad Maravillosa" pasó de ser el centro de todas las miradas a un estado declarado en quiebra y corroído por una trama corrupta que durante años lideró el exgobernador de Río de Janeiro Sergio Cabral. 

Con más de una decena de procesos en su contra y cuatro condenas que suman 87 años de prisión, Cabral ha sido señalado por las autoridades como el responsable de una red que desvió millones de dólares en los contratos de obras para la celebración del Mundial de Fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. 

La cita olímpica también precipitó este año la caída del presidente del Comité Olímpico Brasileño (COB), Carlos Arthur Nuzman, arrestado por su implicación en una trama de compra de votos para la elección de Río como sede de los Juegos de 2016. 

La detención de Nuzman demostró, según la fiscal Fabiana Schneider, que "Brasil no es más un paraíso para los corruptos". 

Con el aviso lanzado por las autoridades, el reto en los próximos años será diseminar las investigaciones por el resto de Brasil, según explicó el fiscal de la operación Lava Jato Carlos Fernando dos Santos. 

"Las últimas colaboraciones revelaron hechos (de corrupción) por el país entero. Ahora vamos a ver nuevas operaciones por el resto de Brasil", adelantó el fiscal. 

Dos Santos realizó un "balance muy positivo" de los más de tres años de operación, pero lamentó el blindaje que supone el foro privilegiado para muchos políticos que tan sólo pueden ser juzgados por el Tribunal Supremo, donde los procesos se tramitan con mayor lentitud. 

Para el fiscal, los verdaderos jueces de los políticos investigados por los escándalos de corrupción serán los ciudadanos durante las elecciones generales de 2018. 

"El único impacto que habrá con seguridad será el de la propia población juzgando los hechos. El juicio político será en 2018", sostuvo el fiscal. 

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario