Espacio publicitario

El complejo debate de reunificar las dos Coreas

Las preocupaciones sobre esta cuestión son de perder o ganar. Para las nuevas generaciones en Corea del Sur la reunificación significa poco o nada, porque atrás quedó el trauma de la guerra y la división del país

El complejo debate de reunificar las dos Coreas

FRANK LÓPEZ |

  • FRANK LÓPEZ

30 de diciembre de 2014 00:00 AM

Seúl.- Si es posible reunificar Corea en un solo territorio, no es la única gran pregunta que se hacen en Corea del Sur frente al Norte, sino cómo se daría ese proceso, los detonantes y si el costo de un plan de esta magnitud es resistible desde el punto de vista económico, político y social.

Las preocupaciones sobre esta cuestión son de perder o ganar. Para las nuevas generaciones en Corea del Sur la reunificación significa poco o nada, porque atrás quedó el trauma de la guerra y la división del país. Los jóvenes están más ansiosos por conseguir mejores puestos de trabajo, viajar o innovar dentro de una sociedad altamente competitiva como la asiática.

Un grupo de niñas de Corea del Norte lloran al ver a Kim Jong Un, apreciado como un Dios en su país (AP)

"Los norcoreanos son nuestros hermanos pero también son nuestros enemigos, no sé qué pensar a veces", dice Sojeong Kim, una chica surcoreana de 23 años que estudió Filología y está más inquieta por conseguir un buen empleo que por las amenazas lanzadas desde Pyongyang con destruir Seúl lanzando bombas atómicas.

Hasta 1945 Corea era una colonia de Japón. Tras la rendición de Japón ese año los Aliados de la Segunda Guerra Mundial dividieron la península coreana por el paralelo 38, quedando en el Norte las tropas soviéticas y en el Sur las estadounidenses.

Corea del Sur y Corea del Norte libraron una guerra de tres años que se frenó con la firma de un armisticio en 1953, por lo que técnicamente estas dos naciones hermanas aún están en conflicto. Quedaron divididas, la primera, bajo el umbral del libre mercado, la democracia, y la segunda, bajo eje comunista de la familia Kim, que regenta actualmente el poder.

La sociedad surcoreana viaja a una velocidad sorprendente. "El capital humano es nuestro principal valor", es el mantra en este país y eso no se cansa de repetirlo economistas como Deog-Bae Park, del Hyudai Research Institute. "Ese ingenio es el que ha sido capaz de innovar la más alta tecnología para convertir al país en la décimo tercera economía del mundo y con los mayores índices de desarrollo", asegura.

Hace 25 años, cuando cayó el Muro de Berlín, los surcoreanos vieron reflejados sus deseos en ese suceso histórico animados, algunos, porque Corea del Norte podía colapsar tras el derrumbe del campo socialista de la Unión Soviética y surgir así una sola nación.

Fue todo lo contrario, el régimen de Kim Il Sung se consolidó apostando por una política mucho más radical que llevó al país a una larga hambruna que comenzó en 1995 y alcanzó su cenit en 1997. Esto no impidió que Pyongyang se embarcara en un programa militar con el que terminó desarrollando armas atómicas.

La gran incógnita
¿Si muchos surcoreanos quieren la reunificación en un solo territorio, lo mismo anhelan los norcoreanos? "No lo sabemos", es lo primero que ataja Duk-Haeng Lee, alto responsable del Ministerio de Unificación de Corea.

Duk-Haeng Lee (Foto/ Therese Margolis)

"El régimen de los Kim mantiene a su país aislado del mundo y no somos capaces de conocer la opinión de ese pueblo, pero estamos seguros de que nadie quiere la división", acota Lee, quien recuerda que unas 69.000 familias de ambos lados claman por unirse de nuevo con sus seres queridos.

"Llevamos 70 años de división en los que se produjeron grandes cambios. La gente se pregunta ahora que si hemos avanzado tanto por qué sería necesario reunificarnos, cuando antes no había esa interrogante", advierte el funcionario.

El Ministerio de Unificación es una rama del Gobierno surcoreano que trabaja hacia la reunificación de Corea. Se estableció por primera vez en 1969 como el Consejo de Unificación Nacional, bajo el Gobierno del dictador Park Chung-hee (1961-1979), padre de la actual presidenta Park Geun-hye.

La mandataria, la primera mujer que ostenta la presidencia del país, ha convertido la reunificación en uno de los pilares de su política. En marzo de 2014, en una visita de Estado a Alemania, resumió su propuesta de reunificación a Corea del Norte, sobre tres puntos: "Humanidad, prosperidad e integración".

Sobre ese camino trazado, será preciso que el Gobierno de Corea del Sur disponga de hasta 500 mil millones de dólares para ayudar a Pyongyang a desarrollarse después de una reunificación, según un informe publicado por la Comisión de Servicios Financieros (CSF).

Esta Comisión viene estudiando la economía de Corea del Norte, en preparación ante un posible colapso de su gobierno u otro tipo de reunificación rápida o inesperada.

Viéndose en el espejo de Alemania, el PIB de Corea del Sur es 43 veces más grande que el de Corea del Norte. En el caso de la unificación alemana en 1990, el PIB de Alemania Occidental fue alrededor de 10 veces mayor que el PIB de Alemania del Este, según el informe.

La experiencia de la reunificación alemana es vista como un ejemplo para los surcoreanos con sus matices (AP)

La mayor preocupación de los expertos es que el Sur tendría que transferir por lo menos 141 millardos de dólares para desarrollar la infraestructura en el norte, incluidos los ferrocarriles, carreteras, electricidad, telecomunicaciones, aeropuertos y puertos marítimos.

Los coreanos, en este sentido, se ven en el espejo alemán, que a parir de 1990 tuvo que hacerse cargo de una economía arruinada. "Si planeamos metódicamente como se invierte el dinero de la reunificación, podrá ir bien el asunto", anota Lee.

Diferencias clave
El caso de Alemania no es el modelo que se quiere seguir. "Nosotros no tratamos de copiar lo ocurrido en Europa porque las brechas son muy grandes. En nuestro caso vivimos una guerra y hay un armisticio de por medio. La experiencia nos dice que esto no es un asunto de dos países, sino de la comunidad internacional", matiza Lee.

"El asunto no es siempre el dinero", reconoce del otro lado el profesor Deog-Bae Park. "Es arrastrar un país muy atrasado mientras nosotros vivimos en otra época", agrega.

Los defensores de esta histórica iniciativa hablan de un profundo cambio en Asia de concretarse la reunificación. Durante la última década, el continente aumentó su participación en el PIB mundial del 24% al 31%. Su vasta población es cada vez más urbana y la clase media se fortalece. Si se logra una conexión directa de toda la península coreana con Europa vía Rusia los costos de transporte se reducirían significativamente convirtiendo a ese "solo país" en un puente de conexión con Eurasia.

En este sentido las dos naciones interconectadas serían la simbiosis perfecta para el desarrollo. El Norte tiene los recursos naturales y el Sur la tecnología de punta, alegan desde el Ministerio de Unificación.

Viendo al 2020
Las Coreas han mantenido a lo largo de los últimos años 636 conversaciones bilaterales con 236 acuerdos firmados. La última cita fue en febrero con una propuesta en octubre de concretar otra reunión, aunque la unificación es un tema que no se asoma. No obstante, el Sur tiene una meta definida, que la reunificación se concrete para 2020, por lo que quedarían cinco años para concretar ese proyecto, pero ¿y si no es posible?

"Seguiremos insistiendo en esto. La reunificación que se busca es gradual, pero también hay un manual ante un eventual colapso del régimen. En la actualidad no hay un concepto impuesto sobre el tema", destaca Lee.

El Gobierno de Corea del Sur reconoce que en este momento no están dadas las condiciones para concretar la unión de los dos países por diversas circunstancias de peso, la primera política, la segunda seguridad.

Al menos esa es la postura de Yongwoo Kwon, director general de la Oficina para la Paz de la Península Coreana para quien "lo más importante es lograr cambiar la postura de Kim Jong Un de que la fuerza nuclear va a darle más poder y no será necesario negociar".

"La amenaza es la única fórmula de Pyongyang de llamar la atención, de mantenerse vivo en el escenario internacional. No hay cabida entre economía y desarrollo nuclear armamentístico, por eso debe dejar esta última política de lado", sostiene Kwon, cuya oficina depende del Ministerio de Relaciones Exteriores surcoreano.

Pyongyang ha realizado tres ensayos nucleares desde 2006 (AP)

Uno de los grandes avances frente a la eventual unificación sería la reducción de la amenaza militar que representa el programa balístico norcoreano y por ende la presencia de tropas estadounidenses, unos 20.000 soldados, en la península, matiza el funcionario diplomático.

Corea del Sur continúa recibiendo desertores norcoreanos. Suman ya 27 mil los hombres y mujeres refugiados que claman protección de un régimen que la Organización de Naciones Unidas (ONU) recientemente amenazó con llevar al Tribunal Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad. El Paralelo 38, la última frontera de la guerra fría que separa a las Coreas es un limbo jurídico y moral que genera grandes tensiones.

El equilibrio geopolítico de Asia, dígase la armonía regional, depende en el futuro de una solución coherente de las tensiones entre las dos Coreas. El statu quo, como demuestra la historia, cambia sobre las prioridades que tengan los Kim. En un momento en el que China busca un papel estelar como líder clave de Asia-Pacífico, derrumbar el muro que impide el contacto y entendimiento entre Seúl y Pyongyang pasa inexorablemente por sus manos.

Tal vez el símbolo más evidente de los nuevos vientos que soplan en el noreste de Asia fue la visita a Seúl del presidente chino, Xi Jinping, quien aún no ha viajado a Pyongyang, pese a que Corea del Norte es su aliado tradicional. Xi y Park llegaron a defender "la desnuclearización, la paz y la prosperidad de la península coreana".

Exigirle a los chinos que se sumen al desmantelamiento del régimen es una propuesta que no pasa por la mente del más cauto de los analistas. Pekín al contrario está apostando por una relación más justa y balanceada sobre las Coreas donde el pragmatismo sea la base. Por ahora cada bando continúa defiendo su postura y la reunificación es el anhelo que toma cuerpo en objetivos y proyectos, nada más.

El presidente chino Xi Jinping (AP)

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Los Chorros

20/01/2018 06:00 AM OPINIÓN

Al cambiar variables urbanas, se deben cumplir las disposiciones del Articulo 46 de la LOOU...

Espacio publicitario