Espacio publicitario

Arabia Saudí y Estados Unidos ya no son los mejores amigos

La protección de la monarquía del Golfo era tan importante para Washington en 1990 que, tras la invasión de soldados iraquíes en Kuwait, Estados Unidos envió incluso tropas a Arabia Saudí, desatando la indignación de los conservadores, ante la entrada de "infieles" en uniforme al país que alberga los lugares más sagrados del islam: La Meca y Medina.

Arabia Saudí y Estados Unidos ya no son los mejores amigos

La policía y manifestantes se enfrentan en Sitra, Bahréin

AP |

05 de enero de 2016 14:10 PM

Washington/Riad.- En teoría, Estados Unidos no debería mantener relación con un país como Arabia Saudí, o al menos, no de amistad. La libertad y la democracia, principios constitucionales supuestamente irrenunciables para Washington, tienen muy poco valor en la monarquía del Golfo. Y sin embargo, la relación entre ambos es buena y lo ha sido durante décadas.

A los dos países les une una cooperación estable desde que el presidente estadounidense Franklin D. Roosevelt se reuniera por primera vez en la primavera de 1945 con el fundador del Estado saudí, Abdulaziz Ibn Saud, a bordo del "USS Quincy" en el Canal de Suez, informó DPA.

Los críticos incluso acusan a Estados Unidos de cobardía. Durante mucho tiempo las empresas estadounidenses tuvieron prohibido enviar a empleados judíos a sus sedes en Arabia Saudí. Y los cristianos estadounidenses sólo podían rezar a puerta cerrada y escondidos de la policía religiosa en la conservadora sociedad islámica de la monarquía del Golfo.

La relación bilateral está basada en el petróleo y en las armas. Los estadounidenses necesitaron durante décadas a los saudíes como proveedores fiables de crudo y también como adinerados compradores de sus armas militares.

La protección de la monarquía del Golfo era tan importante para Washington en 1990 que, tras la invasión de soldados iraquíes en Kuwait, Estados Unidos envió incluso tropas a Arabia Saudí, desatando la indignación de los conservadores, ante la entrada de "infieles" en uniforme al país que alberga los lugares más sagrados del islam: La Meca y Medina.

Hasta ahora, el gobierno estadounidense ha seguido viendo en Arabia Saudí un elemento geopolítico estable en una región en la que la inestabilidad es la única constante.

Las primaveras árabes de 2011 conmocionaron a la casa real de Riad, pero al final, pasaron casi superficialmente de largo por el país.

En muchos conflictos de la región, Arabia Saudí desempeña un influyente papel, como en Siria, donde apoya a los rebeldes de la oposición. "Agradecemos a Arabia Saudí su papel de liderazgo", señaló John Kirby, portavoz del Departamento de Estado norteamericano.

También para otros países como Alemania la monarquía saudí fue durante mucho tiempo el socio más importante en la región del Golfo, pasando por alto sus déficits democráticos o en el respeto a los derechos humanos, al igual que hacía Estados Unidos.

Sin embargo, Berlín ya no habla de una "cooperación estratégica" con el país del Golfo y también hoy se palpa un mayor cuestionamiento, por ejemplo en los debates sobre las exportaciones de armamento alemán a los saudíes o sobre la respuesta que debe dar Berlín al encarcelamiento de opositores.

La oposición de la Izquierda y los Verdes exigen además una postura crítica frente a Riad y en el gobierno alemán las opiniones están divididas.

La estrecha relación con Riad también pone al gobierno de Washington frente a grandes dilemas. "Estamos preocupados por el sistema judicial en Arabia Saudí, lo dijimos en el pasado y lo seguimos haciendo", señaló Kirby.

Pero eso no bastó para emitir una condena formal por ejemplo por la ejecución masiva de 47 condenados el pasado sábado, entre ellos un popular clérigo chiita. Sin embargo, la condena a la reacción iraní fue mucho más rápida.

Pese a su cooperación, la relación entre Washington y Riad se hizo cada vez más difícil en los últimos años. Ambos siguen siendo buenos amigos, pero ya no tan cercanos.

Gracias a la producción de esquisto, Washington ha reducido su dependencia del crudo saudí. Pero lo que más ha lastrado su relación es la firma del acuerdo nuclear de potencias internacionales, entre ellas Estados Unidos, con Irán, el gran rival regional de Arabia Saudí.

Riad se tomó muy mal que fuera precisamente Washington quien impulsara el acuerdo. La monarquía considera que el regreso de Irán a la comunidad internacional y la salida de su aislamiento supone una amenaza directa para su influencia y poder.

La relación entre Washington y Riad alcanzó en mayo su punto más bajo cuando Salman no acudió a una cumbre de líderes del Golfo con el presidente Barack Obama en Camp David. No fue hasta septiembre cuando el monarca viajó por primera vez a Washington.

El acuerdo nuclear con Irán es también una advertencia para Estados Unidos hacia Riad: si se levantan las sanciones contra el país persa, Irán se fortalecerá económicamente y podrá hacer más competencia a los saudíes como potencia dominante regional. La influencia iraní en países como Siria, Yemen o Líbano podría aumentar.

Pero pese a los riesgos, Washington parece haber sacado algo positivo de todo ello, por ejemplo en el proceso de paz en Siria, donde se logró que los países no bloquearan la hoja de ruta para alcanzar la paz en las negociaciones del pasado noviembre.

Con la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Irán y Arabia Saudí anunciada en la noche del domingo por Riad, las negociaciones de paz están sin embargo en el aire.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

DESDE TWITTER

Espacio publicitario