Espacio publicitario

Diálogo de paz y reunificación (XIV)

Alemania logró la reunificación tras 40 años de separación y dolor

Desde la reunificación alemana se entregaron cerca de 2.000 millones de euros de Alemania Occidental hacia el este hasta el 2014, una suma que tenía por objetivo igualar la situación económica de ambas partes del país.

  • PILAR DÍAZ

22 de octubre de 2017 12:00 PM

Actualizado el 22 de octubre de 2017 16:57 PM

PARA COMPARTIR

Las protestas de los lunes se desarrollaron desde 1982 para pedir por la paz en Alemania Oriental.

El 9 de noviembre de 1989 los alemanes rompieron el Muro que los dividía

El 3 de octubre de 1990 se izó la bandera alemana en la Puerta de Brandeburgo y se decretó la reunificación del país, exactamente 327 días después de la caída del Muro de Berlín.

En la mañana del  jueves  9 de noviembre de 1989 los ciudadanos alemanes no avizoraban que sería el último día del Muro que dividía un país.

El día ocho, un día antes de la caída, el canciller de la República Federal Alemana (RFA), Helmut Köhl, había planteado otorgar una ayuda económica al Gobierno de la República Democrática Alemana (RDA) para mejorar la situación de los ciudadanos y frenar la migración masiva que se estaba dando desde que Hungría abriera sus fronteras con Austria, ese fenómeno formaba parte de los cambios que estaban sufriendo todos los países bajo el ala soviética.

UNA LARGA LUCHA

La caída del Muro de Berlín fue un largo proceso de lucha del pueblo alemán, oriental y occidental. En 1982 en la ciudad de Leipzig se iniciaron las “protestas de los lunes” como se conocía al servicio de la “oración de la paz” en la iglesia de San Nicolás que llevaba el pastor Christian Führer. En 1985 no solo eran los católicos los que asistían los lunes a rezar, acudían hasta los ateos para compartir el mensaje.

El 7 de octubre de 1989, en el aniversario de los 40 años de la RDA, se dieron manifestaciones y protestas en varias ciudades de Alemania Oriental, también en Berlín.

Dos días después, todas las iglesias de Leipzig abrieron sus puertas para acoger a los manifestantes que se unieron a las personas que se encontraban en la plaza Augustusplatz. Se temía una masacre pero la temida Stasi no actuó.

Los analistas afirman que la política firme de Mijaíl Gorbachov fue la pieza clave que evitó el derramamiento de sangre y el factor decisivo para la caída del Muro y la reunificación de Alemania.

A las 9:14 de la noche del jueves 9 de noviembre en el puesto de control o “checkpoint” de la calle Bornholmer se abrió la reja y un policía fronterizo del lado este invitó a los asistentes a pasar, sin más requisitos que los documentos de identidad.

A partir de ese momento se levantaron todas las barreras y la multitud pasó al lado occidental, donde los esperaban un gran número de personas para celebrar la apertura del muro. El flujo de visitantes que acudió al oeste procedente de la RDA fue de cuatro millones de personas esa primera noche.

SUBE Y BAJA DE UNA RELACIÓN

La relación diplomática y política entre Alemania Occidental y Oriental no siguió una línea recta, tuvo sus altibajos según el mandatario de turno.

El canciller Konrad Adenauer (1945-63) rompió relaciones con los países que reconocieron a la RDA como Estado soberano.

En la década de los 60 Alemania Occidental buscó participar en las comienzos de un proceso internacional llamado “distensión” y adelantó relaciones políticas y comerciales con la Unión Soviética.

Willy Brand (1969-1974) pidió reconocer a la RDA, aceptar la frontera con Polonia y mejorar la relación con la URSS. En 1972 las dos Alemanias firmaron un tratado donde convinieron que se abstendrían de recurrir a la amenaza o uso de la fuerza, respetando la independencia y autonomía de los dos Estados.

Es necesario señalar que la presión de la Guerra Fría marcaba las relaciones de las dos Alemanias, de tal manera que cuando se discutían decisiones estratégicas en cualquiera de las dos Alemanias, tanto Moscú como Washington eran los que tenían la última palabra en la decisión.

PASOS PARA LA REUNIFICACIÓN

Tras la caída del Muro de Berlín los alemanes orientales aceleraron el proceso hacia la democratización y la reunificación de las dos Alemanías.

En marzo de 1990 celebraron las primeras elecciones libres y pluripartidistas de la RDA; la victoria la obtuvieron los Demócratas Cristianos del entonces canciller Köhl bajo la promesa de la reunificación.

En mayo de ese año los dirigentes de la RDA y de la República Federal firmaron un tratado sobre la Unión Económica, Monetaria y Social y en julio se introducía el marco alemán como moneda de circulación en la zona oriental. 

En mayo se dieron las conversaciones internacionales para lograr la reunificación alemana. Varios países de Europa, entre ellos Italia, rechazaban que se diera la unidad alemana. El entonces presidente italiano Giulio Andreotti manifestó su miedo ante un potencial pangermanismo. Mientras tanto, Reino Unido temía la fortaleza de Alemania en el ámbito de las relaciones internacionales, basándose en el desarrollo económico de Alemania occidental y las relaciones que mantenía con Estados Unidos.

TRATADO DE DOS MÁS CUATRO

El 12 de septiembre de 1990 los ministros de Relaciones Exteriores de las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial (Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Unión Soviética) se reunieron con los cancilleres de la RDA y RFA para firmar el Tratado de Dos Más Cuatro, que establecía: el retiro de las tropas soviéticas, renuncia de Alemania (reunificada) a la posesión de armas de destrucción química, renuncia a reclamar territorios perdidos durante la Segunda Guerra Mundial (con lo cual se reconocía la línea Oder-Neisse), límite a 370 mil el número de personal militar y permanencia en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Aun cuando era una formalidad, estaba establecido en el Tratado General firmado en 1952 por las potencias vencedoras. A su vez hay que resaltar que la URSS objetó la participación de la RDA en las negociaciones, pero tanto el canciller Köhl como EEUU insistieron en la participación de los interesados en la reunificación.

UNIFICACIÓN ECONÓMICA

El desarrollo económico que manifestaron las dos Alemanias antes de la reunificación estuvo marcado por la visión política que tenían. Estados Unidos  otorgó para la recomposición de Alemania Occidental a través del Plan Marshall un total de $1.400 millones entre 1948-1952.En el lado este se “socializaba la industria” a través de los planes de la URSS. 

A partir del 1° de julio de 1990 las economías de los dos Alemanias se convirtieron en una. Era la primera vez en la historia que una economía capitalista y una socialista se fucionaban y no había pautas parar realizar ese proceso.

Desde que se dio la unificación alemana, en 1990, se estableció el denominado “Impuesto de Solidaridad”, implantado para beneficiar a las empresas e instituciones de la parte oriental de Alemania.  

El tributo, equivalente a 5,5% del Impuesto Sobre la Renta, es pagado por todas las personas que viven en territorio germano (sean o no ciudadanos de esa nación) y seguirá teniendo vigencia hasta el 2019. 

Desde la reunificación alemana se entregaron cerca de 2.000 millones de euros de Alemania Occidental hacia el este hasta el 2014, una suma que tenía por objetivo igualar la situación económica de ambas partes del país, indica la televisora DW.

Es el área económica la que más claramente muestra la brecha del país: un trabajador cobra en el este tres cuartas partes del salario del oeste; la productividad es menor en la antigua Alemania Oriental. Analistas esperan que sean las nuevas generaciones de emprendedores del este los que reduzcan la diferencia con el oeste. 

LOS PRESIDENTES DE LA RDA

Erich Honecker  dimitió el 18 de octubre de 1989 por la presión de las protestas, pero argumentando que su salida era por problemas de salud. Fue sustituido por Egon Krentz.

Honecker se encontraba en la Unión Soviética cuando cayó el Muro de Berlín pero se refugió en la embajada chilena, provocando una crisis diplomática; abandonó la embajada chilena siendo extraditado a su salida en 1992, tras la desintegración soviética. Fue encarcelado entre 1992 y 1993 y procesado por la muerte de las 192 personas que perecieron intentando cruzar el Muro de Berlín durante su mandato.

Krentz fue detenido tras la reunificación y sentenciado a seis años y medio de prisión por su papel en la política de la RDA.

GORBACHOV ROMPIÓ LA CORTINA DE HIERRO

La segunda mitad de la década de los 80 del siglo XX marcó el fin del bloque soviético, que finalizaría 46 años después de su creación.

Mijail Gorbachov fue elegido secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética el 11 de marzo de 1985 y anunció que su principal objetivo era realizar reformas a nivel tanto político como económico.
Dos conceptos se impondrían a partir de ese momento: Perestroika y Glásnost

En el sector económico, la Perestroika suponía introducir en la URSS elementos de la economía de mercado. Con la Glásnost, Gorbachov buscaba dar más libertad al pueblo soviético: de protesta, de información. Se liberarían presos políticos.

En el ámbito internacional buscó mejorar las relaciones con los países capitalistas y declaró una moratoria sobre aumento de armas nucleares. 

En cuanto al control soviético sobre Europa del Este Gorbachov planteó que estaba costando demasiado y aportando muy pocos beneficios, y que la invasión de Afganistán había sido un caro desastre. La decisión de la Unión Soviética de terminar con la política que mantenía con estos Estados de la Europa oriental desembocó en un cambio de poder en la mayoría de los países socialistas.

NO ERA TRAN TRANSPARENTE

Los detractores de Gorbachov criticaron que las reformas no estuvieron acertadas por la falta de previsión. La economía empeoró: bajaron las reservas de oro, aumentó la deuda externa, falló el suministro de comida y se tuvo que implementar la libreta de racionamiento con el aumento  del mercado negro, que supo aprovecharse de la situación.

En cuanto a la política de información que tanto predicó Gorbachov, fue un desastre en el caso del accidente nuclear que sufrió la central nuclear de Chernóbyl, Ucrania. Las autoridades soviéticas se abstuvieron de informar a tiempo y las víctimas se multiplicaron por miles.

Durante la presidencia de Gorbachov, entre 1990 y 1991, varios estados que formaban la URSS tomaron medidas para controlar su economía, surgió la idea de una nueva federación que sería voluntaria para los países.  Esta situación desembocó en un fallido golpe de Estado a principios de agosto de 1991 pues algunos dirigentes consideraban que había demasiada apertura.

Para septiembre la mayoría de las repúblicas soviéticas habían proclamado su independencia; la URSS se desmembró y el 8 de diciembre se proclamó el fin de la era soviética. Gorbachov renunció el 25 de diciembre.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario