Espacio publicitario

Conocer es Conservar

Urumaco: Tierra de gigantes

  • Alberto Blanco Dávila

19 de marzo de 2017 05:00 AM

PARA COMPARTIR

Ya he visitado Urumaco varias veces, pero los dos últimos viajes han sido de los más satisfactorios a nivel de conocimiento adquirido que he realizado

El lugar asombra a cualquiera que tenga el privilegio de adentrase en su vasta extensión


Falcón es un estado verdaderamente extraordinario, lo tiene todo, posee una variedad increíble de ecosistemas y ambientes, y es poseedor de un área que es todo un tesoro de la prehistoria que muy pocos en nuestro país conocen, este lugar es Urumaco en el oeste del estado Falcón.

Ya he visitado Urumaco varias veces, pero los dos últimos viajes han sido de los más satisfactorios a nivel de conocimiento adquirido que he realizado, ya que fuimos a trabajar en un área que para mí era prácticamente desconocida, sólo conocía de esa ciencia lo puramente básico, les hablo del área de la Paleontología y el descubrir que al lugar que nos adentramos y exploramos es uno de los sitios paleontológicos más importantes de Sur América y el más importante de Venezuela.

Este viaje fue como salir al campo con un grupo de los mejores científicos de National Geographic o de especialistas del más alto nivel de los centros de investigaciones más prestigiosos del mundo, bueno de hecho, así lo fue porque en el grupo con quiénes viajé son científicos importantes de la Universidad de Zurich de Suiza, del Museo de Historia Natural de Nueva York y de otras prestigiosas instituciones del mundo, y de personas que llevan toda su vida descubriendo, excavando y estudiando restos fósiles en toda el área de Urumaco.

Este fue un viaje al pasado prehistórico de Venezuela, donde ocurrieron extinciones masivas, dónde existieron animales del período Neógeno, comprendido entre 23 y 2,5 millones de años de antigüedad (Ma). La geología de Urumaco es muy compleja y la misma contiene una amplia secuencia de millones de años, con rocas que fueron depositadas en una amplia variedad de ambientes marinos, estuarinos-lagunares, deltaicos y fluviales.

Urumaco es un ambiente semi árido, con temperaturas que llegan hasta los 40° C, es un semi-desierto lleno de espinares, cardonales y cactus que hace millones de años era un humedal muy biodiverso y exuberante, un delta plagado de animales gigantes terrestes y de todos los tamaños que vivían en aguas marinas y continentales, en estuarios, en aguas salobres y con una vegetación tropical. Urumaco esconde tesoros paleontológicos que ahora han quedado expuestos, dando una clara visión de las extraordinarias bestias extintas que alguna vez nadaron y caminaron por estas tierras.

El lugar asombra a cualquiera que tenga el privilegio de adentrase en su vasta extensión, donde se pueden apreciar acumulaciones de millones de conchas de moluscos y restos de otros organismos como crustáceos, estrellas de mar, entre otros. Evidencia de lo que alguna vez fue el lecho marino. En medio de estos sedimentos con un poco de pericia y un ojo experto, pueden ser hallados gran cantidad de restos de peces y dientes de tiburones, lo cual demuestra la gran paleodiversidad marina del lugar.

Uno de los registros marinos más fascinante de Urumaco son los grandes dientes del tiburón gigante (Megaselachus megalodon), especie extinta que habitó las antiguas costas de Venezuela y que pudo haber tenido tamaños superiores a los de un autobús (más de 18 metros), convirtiéndose en el máximo depredador que vivió en los océanos de ese momento.

Si damos una mirada al registro de los reptiles fósiles de la Formación Urumaco, podemos tener una idea de lo impresionante de los tamaños y de la diversidad de estos; los registros fósiles incluyen abundantes restos de grandes serpientes, tortugas y cocodrilos. La tortuga fósil más famosa de la Formación Urumaco es la tortuga gigante Stupendemys geographicus, esta tortuga extinta de ambientes continentales está considerada como la más grande del mundo, por las dimensiones de su caparazón con 3,3 metros de longitud por 2,1 metros de ancho.

En el caso de los cocodrilos fósiles, la zona de Urumaco está actualmente catalogada como el lugar con la mayor diversidad de especies fósiles del mundo, conociéndose un poco más de 14 especies extintas. La mayoría de los cocodrilos fósiles de Urumaco fueron enormes animales con tamaños superiores a los 7 metros de longitud, entre los cuales podemos mencionar a una extraña especie conocida como cocodrilo rostro de pato (Mourasuchus arendsi) por lo aplanado de su cráneo y con más de 7 metros de largo, el cual se cree estaba especializado para la captura de peces y crustáceos. Sin embargo, el cocodrilo fósil de mayor dimensión es el gran Purussaurus mirandai, especie se han estimado longitudes superiores a los 11 metros. 

Otras especies incluyen una gran variedad de grandes cocodrilos de rostro largo conocidos como gaviales, entre estos el Gryposuchus croaxati, teniendo un tamaño estimado de 10 metros y 1.750 kilos de peso. Es importante hacer mención que en la actualidad los cocodrilos gaviales se encuentran exclusivamente en el sudeste asiático con sólo dos especies, pero en el pasado su distribución fue más amplia y Urumaco tiene una de las faunas más ricas de gaviálidos fósiles.

Los mamíferos también tienen abundantes registros fósiles en las diferentes formaciones geológicas de la región de Urumaco, dentro de sus sedimentos que han sido interpretados de origen fluvial y lagunar, se han encontrados restos de fósiles de un primitivo manatí (Nanosiren sanchezi). Restos fósiles de toninas o delfines de agua dulce, también han sido encontradas en la Formación Urumaco. En las zonas aledañas a estos cuerpos de agua, habitaron otros colosos, tales como las gigantes perezas terrestres con tamaños corporales estimados en más de 4 metros y 3 toneladas de peso en las especies más grandes.

En Urumaco fue descubierto un molar de la especie de roedor designada con el nombre de Phoberomys pattersoni, y luego fue descubierto un esqueleto casi completo de lo que fue para ese momento el roedor fósil más grande del mundo, con un peso superior a 500 kilos, unas 10 veces más pesado que el roedor más famoso de los llanos venezolanos. 

Los fósiles son patrimonio de la humanidad y cabe a cada uno de los venezolanos su custodia y preservación. Estos bienes naturales están protegidos por la Ley de Patrimonio Cultural, evitándose su extracción y comercialización. Urumaco es uno de los lugares más fascinantes de la paleontología de Venezuela y del mundo, por tal motivo sus fósiles y yacimientos deben seguir siendo protegidos. Les recuerdo que debemos vivir con responsabilidad ambiental y que el futuro de nuestras generaciones comienza por ti.

Alberto Blanco Dávila

Twitter: @AlbertBlancoD

Facebook: Alberto Blanco Dávila

Correo: blancoalb@gmail.com

Fotografías: Alberto Blanco Dávila 

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario