Espacio publicitario

Los cuentos de mi tierra

Para Llegar al Salto Ángel

  • Erika Paz

16 de abril de 2017 05:00 AM

Actualizado el 16 de abril de 2017 13:49 PM

PARA COMPARTIR

Nos advierte  de una caminata por la Sabana de Mayupa, pues existe un trayecto imposible de transitar con peso para las embarcaciones.

Me doy cuenta en mi paseo que este destino considerado elitesco, ofrece pernocta en varias modalidades.

El Salto Ángel es un coloso, imponente, inmenso, es la caída de agua más alta del mundo, uno de los paraísos que muchos desean conocer en Venezuela. Solo verlo produce los más dulces sentimientos. Entre esta maravilla y su entorno, se genera una especie de magia que hace que quienes viven aquí y los que la visitan, sientan sus efectos.

 A las 5 de la mañana comenzamos a concentrarnos en las cercanías del Campamento Ucaima, lugar de donde parten las curiaras con decenas de viajeros que venimos a asombrarnos con la imponencia de la naturaleza. Ya lo hemos hecho desde el traslado al Parque Nacional Canaima, con el viaje desde la ciudad de Puerto Ordaz en un vuelo de un poco más de una hora en una pequeña aeronave que no permite ver otra cosa desde el despegue que verde y más verde, la extensa superficie de tierra que cubre el Estado Bolívar. Una pista de color rojizo anuncia el final del recorrido, y el inicio de un nuevo descubrimiento.

Ernesto Flores me dice antes de emprender la travesía por el río, que éste es un suelo encantado que hace que muchos decidan vivir rodeados de sus bellezas por siempre; así le pasó a él hace más de 30 años, cuando vino a trabajar como “proero”; hoy él es nuestro guía hacia la aventura. Nos indica que el trayecto que recorreremos demorará unas 12 horas de camino entre ir y regresar.

Nos dice también que navegaremos corriente abajo por el río Carrao, y que desde ya podemos ver los regalos de esta tierra milenaria, pues frente a nuestra lancha tenemos El Venado, El Zamuro y Purabai, tres tepuyes, esas formaciones rocosas de millones de años que conforman el lugar.

Nos advierte  de una caminata por la Sabana de Mayupa, pues existe un trayecto imposible de transitar con peso para las embarcaciones, y nos alienta con las paradas que hace el  campamento Waku Lodge en dos de sus estaciones, donde hay alimentos y bebidas para hidratarnos. Nuestro guía pertenece a la que probablemente es la empresa más poderosa de la zona en materia de turismo.

Ésta no solo cuenta con medios de transporte aéreo, terrestre y marítimo para los traslados, sino también se enorgullecen de tener el campamento más lujoso de Canaima, un lugar para sentir a medias la cercanía con el mundo silvestre. Me esperaban en la pista de aterrizaje en uno de esos minis carritos golf para trasladarnos con el equipaje hacia la posada; junto a ellos, Domingo Castro, habitante de su tierra y una especie de funcionario de esa organización social que han formado los indígenas pemones en la zona.

Domingo me dio un paseo por las calles de su poblado antes de ir al campamento para mostrarme su organizada comunidad, compuesta por un ambulatorio, unas cuantas canchas de juegos, una escuela, algunas casas, hogares de los pemones y unas diez operadoras turísticas que hacen vida en el pueblo.

Así que al que voy no es el único alojamiento que hay en este caserío. Me doy cuenta en mi paseo que este destino considerado elitesco, ofrece pernocta en varias modalidades, como por ejemplo Kavak, una posada sencilla perteneciente a indígenas pemones, Kusari, propiedad de los dueños de la tienda de artesanías Canaima Souvenirs o Ucaima, el segundo campamento construido en Canaima por el padre de Gabriela Truffino, un holandés que llegó en 1953 a este lugar. Gabi es dueña de las tierras desde donde ahora salgo  con Ernesto.

 Ya me había dicho Domingo que contando las comunidades aledañas, debe haber unos 3.500 habitantes en este territorio, y que Canaima es probablemente el sector donde se nota el mayor impacto social que han generado quienes han venido de otros lugares en su etnia. Lo esencial aun forma parte de ellos, pero sus costumbres se han mezclado de alguna forma con las que han traído los no indígenas. Por eso para Domingo fue muy importante mostrar desde el inicio su cultura en elementos tan esenciales como el dialecto, la gastronomía y las creencias. Con orgullo me ofrece un tumá para comenzar mi visita.

Para su gente ésta es algo más que una sopa que se hace con pescado, pollo o res; se trata de la oportunidad de dar la bienvenida. En la etnia de Domingo todos se sientan frente a una gran cacerola de tumá, y con casabe en mano van mojándolo y comiendo, conversando y compartiendo…

Por fin llegamos  a Isla de Ratoncito, lugar donde se dejan las maletas para hacer una caminata de un poco más de 40 minutos hasta el mirador que nos permitirá ver de cerca el Salto Ángel; comenzamos el camino de ascenso por un bosque húmedo, que cada vez va mostrando más de la flora de estas montañas, y por ende su humedad va haciendo más fuerte la ruta. Un poco más sencillas son las excursiones que se hacen al inicio de la visita a este suelo.

Caminé en mis primeras horas en la comunidad hacia los Saltos Sapo y Sapito, caídas de agua que aunque más pequeñas, muestran la magnificencia de estos paisajes. Estas cascadas desembocan en la Laguna de Canaima, un reposo de aguas rojizas rodeadas por varios campamentos, que se convirtió en mi vista matutina y vespertina durante los tres días que permanecí en el pueblo.

Por fin llego al mirador, demoro más de lo que indica nuestro guía, vengo sin aliento, pero me quedo casi sin respirar cuando tengo frente a mis ojos la grandeza en su forma más pura. Los más de novecientos metros de agua que baja de la montaña parece que se vinieran encima de mí, me siento simplemente a contemplarlo, me doy cuenta que llego hasta aquí para comprobar una de las tantas bondades de mi tierra.

Algunas Operadoras Turísticas en Canaima

Waku Lodge: 0286-9625560 / 0414-8686943/ wakulodge@gmail.com
Campamento Ucaima: 0414-8615263 / 0289-8089241 campamentoucaima@gmail.com
Excursiones Kavak: 0426-9958533 / 0424-2293212

Erika Paz (@erikapazr)

Fotos: Raymar Velásquez (@raymarvelasquez

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario

Espacio publicitario