Espacio publicitario

Explora, conocer es conservar

Las Toninas del Orinoco

  • Alberto Blanco Dávila

17 de diciembre de 2017 05:00 AM

PARA COMPARTIR

A simple vista las toninas pueden parecer animales muy tiernos y dóciles, pero en realidad son animales que están en el tope de la cadena alimenticia.

En países como Brasil, Perú y Colombia han sabido muy bien cómo atraer a turistas especializados para la observación de toninas.

Sin duda alguna la mayoría de los venezolanos conocemos los llanos, creo que todos hemos cruzado así sea por una pequeña porción de esta vasta región biogeográfica que lleva por nombre los llanos y que representan uno de los ecosistemas más productivos del mundo. Los llanos de Venezuela cuentan con una extensión plana y semiplana entre unos 250.000 y 280.000 Km2 que comprenden los estados Cojedes y Guárico (llanos centrales), Barinas, Apure, Portuguesa (llanos orientales), y Anzoátegui y Monagas (llanos orientales).

Es un área realmente grande que predomina la vegetación herbácea y de sabana, parches de bosques llamadas “matas”, bosques de galerías o ribereños, zonas inundadas, morichales y otros tipos de vegetación, pero sin duda lo más predominante es la gran diversidad de fauna que sustenta, y la gran facilidad de poder disfrutar de un buen espectáculo de fauna silvestre. Desde hace muchos años existen hatos privados y otros que se encuentran bajo el control del gobierno lo cuáles de han dedicado por muchos años a la conservación de su fauna y hoy en día son verdaderos santuarios de vida silvestre. Sin embargo, en otra entrega de esta Guía Turística les recomendaré los mejores hatos de Venezuela para observar fauna silvestre y que conjuguen el buen servicio y la calidad humana de sus anfitriones.

Para mí una de las grandes maravillas que reguardan nuestros llanos son los fantásticos delfines de ríos o comúnmente llamadas “Toninas”, o cómo se le conoce científicamente como Inia geoffrensis, que es una de las seis especies de delfines de agua dulce que existen en el mundo. En contraste con otras actividades humanas que la amenazan, la tonina, o delfín del Orinoco, es protagonista de numerosas leyendas que la ensalzan y protegen a nivel local. Conocer sus secretos es amar a esta especie, por ello aquí te detallamos sus apasionantes conductas y características únicas para invitarte a disfrutarlos en su hábitat natural. Mi amigo el médico veterinario de fauna silvestre Ernesto Boede me comenta que el nombre común de “tonina” viene de la palabra “toñina” que era como los navegantes españoles denominaban a los grandes atunes y a los delfines marinos, creyendo erróneamente que estos entraban del océano Atlántico al río Orinoco y de allí a la totalidad de nuestros llanos. 

Poder ir a ver a las toninas en su propio hábitat es una experiencia inolvidable que toca el corazón de cualquier persona, se muestran elegantes, curiosas, simpáticas y sin dudas muy mágicas, su distribución abarca la cuenca del Orinoco, desde el Alto Orinoco al sureste del estado Amazonas hasta el Delta Amacuro y por todos de sus más de 200 caños, y más fácilmente es posible verlas en los ríos llaneros de los estados Cojedes, Guárico, Apure y Barinas, así como también en los ríos Sipapo, Cuao, Autana, Ventuari, Caura son relativamente fáciles de observarlas, pero sin duda uno de los mejores lugares en donde podrán disfrutarlas es en el río Portuguesa  hacia los lados de los Esteros de Camagüán.

 Los machos de las toninas son cetáceos solitarios, sólo se pueden ver en pareja cuando están en época reproductiva, pero si es posible ver grupos maternos de hasta 6 hembras junto a sus crías y juveniles en casi cualquier época del año. Una madre sólo pare una sola cría y esta puede permanecer junto a ella hasta los siete años que es cuando alcanza su madurez sexual y se separa de su madre para enrumbar su propio camino por las aguas de nuestros ríos llaneros, amazónicos y guayaneses. Las toninas son animales longevos que pueden llegar a vivir entre los 35 a 40 años de edad.

A simple vista las toninas pueden parecer animales muy tiernos y dóciles, pero en realidad son animales que están en el tope de la cadena alimenticia, son depredadores muy aguerridos que pueden llegar a medir hasta 2,50 metros , y pesar hasta 180 Kg., y cuando se trata de defender a sus crías son animales feroces que con sus fuertes aletas caudales, sus alargados y cilíndricos hocicos, sus más de 100 afilados dientes y su sistema de “ecolocalización” atacarán sin dudarlo dos veces a cualquier intruso sea animal o humano que sientan como amenaza, pero mientras se respete su espacio, no se le estresen y sólo se les admire tranquilamente desde un bote es un espectáculo digno de disfrutar y valorar los tesoros que nos brinda nuestra generosa naturaleza.

En países como Brasil, Perú y Colombia han sabido muy bien cómo atraer a turistas especializados para la observación de toninas o delfines rosados, la observación de cetáceos marinos sabemos que es una de las tendencias “ecoturísticas” que más ingresos generan en el mundo, ahora nos toca aprovechar y saber explotar muy responsable y éticamente un producto tan maravilloso pero frágil como podría ser la observación de toninas o delfines de río. Para mí es un producto increíble que envuelve muchísimos aspectos increíbles, cómo todas las maravillosas leyendas que encierra a esta increíble especie, también la cultura del llanero o del indígena, y aunado a los espectaculares paisajes de nuestras selvas y sabanas venezolanas lo hacen un producto ecoturístico muy atractivo a los especialistas de los cetáceos de agua dulce y a todos aquellos ecoturistas especialistas en fauna silvestre en general.

Me cuenta el especialista Ernesto Boede que una de las tantas leyendas sobre las toninas es que es un animal respetado sobre todo por el llanero venezolano. Los pescadores más viejos opinan que las toninas son enamoradizas y hay que tenerles respeto, salen de noche en los pueblos transformándose en esbeltos galanes a enamorar a las bellas mujeres y si se descuidan se las llevan al río, las ahogan y se transforman en preciosas toninas. Pero si hay algo cierto es que se sabe que muchas veces, cuando alguna persona se está ahogando en un río, las toninas la ayudan y la salvan empujándola hacia la orilla.

Cuando el naturalista y explorador Alexander von Humboldt hizo sus viajes viaje por el río Apure, Orinoco y Brazo Casiquiare en 1800 y vio por primera vez a las toninas o delfines del orinoco relató lo siguiente:

“... se restableció la calma y el silencio, y al momento se agitaron en la superficie del agua numerosos grandes cetáceos de la familia de los sopladores, semejantes a los delfines de nuestros mares y que los españoles llaman toñina. El cachazudo y perezoso caimán parecía temer la presencia de aquellos seres turbulentos, y le veíamos sumergirse cuando se acercaban a él...”  

 “...en lo más espeso del bosque oímos de repente un ruido singular, y armamos nuestras carabinas, cuando apareció una manada de estos cetáceos, de cuatro pies de largo, que rodearon nuestra embarcación. Aquellos animales estaban ocultos debajo de la rama de un árbol; atravesaban el bosque acuático, y lanzaban al aire los chorros de agua que les han valido en todas las lenguas el nombre de sopladores. Extraño espectáculo ofrecían todos aquellos cetáceos en medio de las tierras, a 300 o 400 millas de la desembocadura del Orinoco y del río Amazonas”.

Pero para el Delfín Rosado no todo es color de rosa, sufre serias amenazas y el Libro Rojo de la Fauna Venezolana la cataloga como especie “vulnerable” de extinción, debido a la deforestación de las selvas del sur de Venezuela, la alteración de su hábitat por la construcción de represas, diques y compuertas, el tráfico fluvial, la contaminación de las cuencas por la minería –mercurio y metales pesados- y el desagüe de aguas cloacales, la fragmentación del ambiente para la agricultura y ganadería extensiva. De igual forma la sobrepesca atenta con las presas de las que se alimentan las toninas y las grandes redes de pesca artesanales representan un gran peligro para esta especie ya que en ellas mueren enredadas, y también en algunas localidades usan a la tonina como carnada para la pesca de una especie de bagre muy buscada.

Los invito a deleitarse con esta bella experiencia de poder ver a esta fantástica especie en su hábitat natural y les aseguro que se sentirán cómo si estuvieran en los relatos del explorador y científico Alexander von Humboldt o en alguna leyenda o novela de nuestros llanos venezolanos. Les recomiendo contactar a mi gran amiga Sorelia Franco (soreliafranco@gmail.com) o a mi amigo Ricardo Freitas (agropecuariahatolascaretas@hotmail.com), ellos mejor que nadie podrán llevarlos a observar a estos enigmáticos y hermosos delfines de ríos, que son de las especies más representativas de nuestra fauna venezolana y que debemos comprometernos por su conservación. Así que amigos les recuerdo que debemos vivir con responsabilidad ambiental y que el futuro de nuestras generaciones comienza por nosotros.

Alberto Blanco Dávila 

Instagram: @explora_oficial

Twitter: @AlbertBlancoD

Correo: blancoalb@gmail.com

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario