Espacio publicitario

Turismo y Tradiciones

El entierro de la sardina de Naiguatá

  • Francisco Octavio

12 de marzo de 2017 05:00 AM

PARA COMPARTIR

Esta tradición es un agradecimiento a la buena pesca y a las buenas cosechas

Detrás van las viudas, que son hombres  disfrazados de mujer y vestidos de luto, llorando y cantando

San Francisco de Naiguatá es un nombre corto para la grandeza folclórica de sus pobladores. Además se podría escribir una enciclopedia con la gran cantidad de tradiciones que celebran allí. Son costumbres cuya ejecución se transmite a través de las generaciones, y desde muy pequeños los niños van aprendiendo a realizarlas y a quererlas. Entre las muchas manifestaciones culturales, según palabras de los mismos cultores, la de mayor importancia para ellos es el entierro de la sardina.

Ella se viene haciendo los miércoles de ceniza  desde el año 1915, y de manera ininterrumpida  desde el año 1960. Una misma persona, el sr. José Montes, viene representando el papel del cura durante estos últimos 58 años.

Esta tradición es un agradecimiento a la buena pesca y a las buenas cosechas, que se desarrolla en un marco de jocosidad y doble sentido, muy propio de sus ejecutantes. Iniciamos la procesión detrás del Cayuco, que es la armazón donde va colgado el cadáver de la sardina junto con frutos de la tierra. Delante del Cayuco va el cura, con  la biblia y el agua bendita en la mano.

Detrás van las viudas, que son hombres  disfrazados de mujer y vestidos de luto, llorando y cantando: “fo fo fo la sardina se murió”. Alrededor de ellos caminan los diablos, azuzando a las viudas y al cura con sus tridentes. Éstos a su  vez se defienden; el cura con el agua bendita, y las viudas a punta de ramazos de palma para espantarlos.

Una cosa curiosa es que también llevan en procesión una urna real, y un muerto no tan real. Dos parrandas acompañan la procesión con su música. Hay muchos que se disfrazan, y todos vamos bailando y cantando al compás de las parrandas.

En un sitio alto de la calle principal de Naiguatá se detiene la procesión y se oficia la misa. Hay unas palabras del padre, y luego la confesión de las viudas. Tengo que señalar que la supuesta biblia es un libro que contiene imágenes pornográficas. La única pregunta de la confesión a cada viuda es: ¿Cómo se portaron en carnaval? Y las variadas respuestas, o más bien disparates que  responden son, con cuántos hombres estuvieron y que hicieron con ellos. Luego el padre les da la comunión con galletas y les manda penitencias de hasta 2.500 padres nuestros.

Se bendice a los presentes con agua bendita y cuando le cae el agua a la urna, “resucita” el muerto. En ese momento arranca la parranda, y comienza el muerto a bailar y a saludar sentado en la urna.

Siguiendo en procesión con parranda, se arrojan papelillos, harina de trigo y espuma. Se hace un recorrido largo por todo el pueblo hasta entrada la noche. Llegamos a la bahía de los pescadores, donde ellos llevan el cayuco con la sardina para su entierro en el mar. Algo bien curioso y mítico, es que todos aseveran que una vez que la echan al mar la sardina jamás aparece.

Las tradiciones venezolanas son maravillosas porque son un conjunto de devoción, agradecimiento, celebración, alegrías, espiritualidad y creencias, que llenan de satisfacción y regocijo el alma de su gente. Por ello es tan importante mantenerlas vivas a través del tiempo, y que las futuras generaciones tengan la dicha de disfrutarlas

¡Que viva Naiguatá, su gente y sus costumbres!

Francisco Octavio

floctavio@gmail.com

@floctavio

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario