Espacio publicitario

Lionel Messi emula a Johan Cruyff

El penalti de este domingo de la jugada de Messi y Luis Suárez le dio al vuelta al mundo. Este gol es considerado la versión "2.0" de lo hecho en 1982 por la leyenda viviente del fútbol holandés.

Lionel Messi emula a Johan Cruyff

Messi festeja el particular gol de penalti que completó Luis Suárez (Quique García/EFE)

EFE |

15 de febrero de 2016 17:00 PM

Madrid.- Como si los títulos no fueran ya suficientes, el Barcelona liderado por Lionel Messi decidió pasar a otro nivel futbolístico para adornar sus triunfos con jugadas que parecen más propias de los videojuegos que del mundo real, reseñó DPA.

La jugada del domingo dio la vuelta al mundo y así seguirá durante los próximos días. En pleno festival azulgrana, el Celta sufrió un penal y Messi se dirigió al punto de penal. En vez de lanzar, tocó sutilmente a un lado para que Luis Suárez marcara. Un penal convertido en asistencia.

Con esa acción, Messi emuló una judada parecida ocurrida en 1982 y protagonizada por Johan Cruyff, otra leyenda azulgrana, cuando vestía los colores del Ajax. El holandés combinó entonces con su compañero Olsen para marcar entre la estupefacción general.

Lo ocurrido el domingo llenó de admiración al Camp Nou. El fútbol, tan agarrado a las urgencias que proponen las nuevas tecnologías, está sembrado de instantes fugaces que se convierten en virales. Y el penal fue uno de esos momentos.

Poco se habló hoy del brillantísimo triunfo del Barcelona por 6-1 ante un magnífico Celta, que en la segunda parte sufrió una avalancha de fútbol incontenible. Más que eso, se comentó sin parar ese instante, esas décimas de segundo, con Messi creando su "versión 2.0" del viejo penal de Cruyff.

"La acción supone la celebración de lo sorprendente. Transforma un domingo cualquiera en un domingo inolvidable. Con el tiempo se escuchará el famoso 'yo estuve allí'", publicó hoy el diario "Marca". "Un lujo emparentado con la tradición del club", añadió "As".

Por su parte, "Sport" calificó la noche como "Show total" y "Mundo Deportivo" concluyó que el Barcelona "del fútbol pasó al arte".

¿Qué puede quedar después de ganarlo prácticamente todo, de conquistar el pasado año cinco títulos? Messi y el Barcelona dirigido por Luis Enrique parecen tener la respuesta: ofrecer momentos para el recuerdo, más allá de las estadísticas que aportan los resultados o los trofeos.

Esa nueva dimensión llega por una imprevista alquimia surgida de la mezcla propuesta por Messi, Neymar y Suárez. La química -futbolística y personal- de los tres permitió apartar egoísmos y entregar al público, a su hinchada, acciones difíciles de emular y triunfos incesantes.

Por supuesto, también surgen voces críticas y, por ejemplo, el diario italiano "La Gazzetta dello Sport" se preguntó hoy: "¿Genialidad o humillación?".

Sin embargo, el Celta de Vigo, que sufrió el penal y otras acciones virtuosas, se desmarcó de esta teoría.

"El penalti fue ejecutado de un modo diferente, nada más. No es una falta de respeto. Sus delanteros siempre son muy respetuosos con el rival. Son voraces. Cada uno marca goles como puede o quiere. Está dentro de la legalidad", opinó el argentino Eduardo Berizzo, técnico del Celta.

Con el regreso de la Liga de Campeones, más Eurocopa y Copa América en el horizonte, la temporada entra en su parte decisiva. A ella llega el Barcelona como líder destacado de la Liga española, finalista de la Copa del Rey y favorito en su eliminatoria continental ante el Arsenal. Pero, sobre todo, llega como referente ineludible del fútbol entendido como "showtime"

Espacio publicitario

Nombre:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

DESDE TWITTER

Espacio publicitario

Espacio publicitario