Espacio publicitario

El Espanyol frena al Barcelona con empate

El derbi catalán en esta oportunidad culminó sin goles. El elenco azulgrana y ya no es el líder de la tabla, tras el triunfo del Atlético de Madrid sobre el Levante.

El Espanyol frena al Barcelona con empate

El conjunto blanquiazul se la puso difícil al plantel culé (Stringer/Reuters)

REUTERS |

02 de enero de 2016 14:09 PM

Barcelona.- El Espanyol y el Barcelona empataron sin goles en el derbi catalán con el que se abrió la 18 jornada de la Liga española, aunque elenco azulgrana y ya no es el líder de la tabla, tras el triunfo del Atlético de Madrid sobre el Levante, reseñó AFP.

El Barcelona, recién campeón del Mundo de clubes, no demostró contra su rival ciudadano el nivel de juego exhibido en las semanas previas y su poderosa delantera, formada por Messi-Suárez-Neymar se quedó sin marcar por primera vez en este campeonato.

Apenas tres días después de que la famosa MSN batiera el récord de goles en España en un año natural (con 180 tantos), el equipo que dirige Luis Enrique se quedó con el casillero a cero por primera vez en lo que va de competición liguera.

En el global de todas las competiciones, el Barcelona sólo había acabado dos veces sin marcar: el primero fue la derrota ante el Athletic Club (4-0) en la ida de la Supercopa de España en agosto y el segundo fue también la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el modesto Villanovense (de tercera categoría) en un encuentro en el que jugaron muchos jugadores inhabituales (0-0).

Sin jugar bien, sobre todo por la intensa presión del Espanyol, el Barcelona disfrutó de ocasiones como para haberse llevado los tres puntos de la cancha 'periquita'.

Las más claras fueron para Lionel Messi, con un lanzamiento de falta que se estrelló en la cruceta de la portería defendida por Pau López (minuto 36), el uruguayo Luis Suárez, que después de deshacerse de un defensa y del arquero chutó a la base del poste (55) y para le brasileño Neymar, en un remate espectacular de tijera que detuvo el portero (76).

El Espanyol no tuvo apenas ocasiones, aunque pudo adelantarse en la primera parte en una jugada del delantero Álvaro que sacaron en la línea entre el arquero chileno Claudio Bravo y el defensa Gerard Piqué (26).

Tres empates en cuatro partidos

Los protagonistas azulgranas del partido se quejaron de la excesiva dureza de los jugadores blanquiazules: "Es difícil jugar contra un equipo que juega al límite. Han presionado muy bien. Nos ha costado al inicio un poco por todo. El rival estaba muy entero. Hemos tenido un gran inicio en la segunda parte. Era clave y vital hacer ocasiones para llevar el partido donde queríamos. Hemos tenido bastantes ocasiones pero...", lamentó el técnico Luis Enrique.

"En el apartado defensivo nos ha superado en intensidad. Han estado a un nivel muy alto. Luego han bajado porque no se puede aguantar todo el partido", insistió, el entrenador, que tampoco buscó en esa intensidad una excusas para explicar el empate: "Esto es un derbi. Siempre hay esta agresividad. No hay nada que objetar".

La preocupación para el Barcelona ahora, una vez concluido el triunfal 2015 con cinco títulos (el último de ellos el Mundial de Clubes en Japón ante River Plate en diciembre), es que los resultados no están siendo tan claros como hace unas semanas.

De hecho, el club azulgrana ha empatado tres de sus últimos cuatro partidos de Liga (ante Valencia y Deportivo antes de la cita japonesa y contra el Espanyol este sábado) y todos recuerdan que el Real Madrid, tras ganar el 'Mundialito' en diciembre de 2014 con un juego muy brillante, se vino abajo en los meses siguientes y acabó la temporada sin ningún título importante.

"Claro que nos preocupa este resultado, el hecho de no ganar nos preocupa, por eso hay que trabajar más fuerte que nunca", dijo al acabar Bravo.

El chileno también se refirió al juego duro del rival: "Nos vamos calientes. El Espanyol jugó a su manera, corrió y pegó. Hicimos lo nuestro pero no nos alcanzó".

El Barcelona, de momento, puede consolarse con un punto que le permite, con un partido menos, sumar 39 unidades y ser líder provisional en solitario, una condición que podría perder este mismo sábado si el Atlético de Madrid, segundo con 38, derrota al Levante.

El Real Madrid, que cerrará la jornada el domingo contra le Valencia, puede vivir un día de extremos en la complicada cancha de Mestalla, ya que de perder la prensa española especula con el cese de su entrenador Rafael Benítez y, si gana, empatará a puntos con el Barcelona, su máximo rival, y se mantendrá en la pugna por el título liguero.

Espacio publicitario

Nombre:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

DESDE TWITTER

Espacio publicitario

Espacio publicitario