Espacio publicitario

Rechazan liberación de la osa frontina en el Parque Sierra de La Culata

El Grupo de Estudio del Oso Frontino Venezuela se desvincula de la reciente liberación de una osa frontina en Mérida

25 de marzo de 2017 17:32 PM

Actualizado el 25 de marzo de 2017 17:44 PM

PARA COMPARTIR

Rechazan liberación de la osa frontina en el Parque Sierra de La Culata

Comunicado del Grupo de Estudio del Oso Frontino (GEOF) – Venezuela 

Desde hace poco más de 3 décadas en Venezuela hemos sostenido una labor mancomunada e ininterrumpida a favor del conocimiento y protección del oso andino (Tremarctosornatus). De ser virtualmente desconocido por el público y gran parte de la comunidad científica, el oso andino alcanzósu reconocimiento como símbolo de conservación, formando parte inclusodel reverso de los billetes de 50 y 10.000 Bs de circulación oficial en el país.

En estas tres décadas hemos sido varios(a) los(as) investigadores y organizaciones interesados(as) en cohesionar nuestras iniciativas particulares en aras de alcanzar objetivos y metas comunes que eviten la duplicación de esfuerzos y la repetición de errores cometidos. Ese espíritu de cooperación se ve reflejado en multitud de publicaciones y esfuerzos conjuntos, alcanzando su mayor manifestación en la elaboración del Plan de Acción para la Conservación del Oso Andino en Venezuela, del cual existen 2 ediciones orientadas a cubrir amplios periodos de tiempo.

Este documento se fundamenta en criterios técnicos y científicos alcanzados por la formación académica y comprobada experiencia de sus coautores y promotores. Tanto así que la labor emprendida en Venezuela ha sido motivo de elogios y servido de ejemplo digno de seguir por otras iniciativas de conservación del oso en el ámbito suramericano.

Ahora bien, también debemos reconocer que desde hace una década el impacto de nuestras iniciativas se ha visto debilitado debido a múltiples factores. Sin embargo, la experiencia acumulada es innegable y el interés sigue vigente por fomentar y fortalecer las acciones futuras de conservación del oso andino en el país. No obstante, un asunto que nos preocupa bastante, es la improvisación y el no reconocimiento del trabajo realizado por parte de algunas agrupaciones que se han sumado en tiempo reciente al trabajo en pro de la conservación del oso.

Entendemos que todo aporte, en sentido constructivo, debe ser avalado y promovido, pero en honor a la sensatez es oportuno reconocer que las meras buenas intenciones por sí sola no se traducen en resultados de impacto positivo… más aun cuando predomina la improvisación, el hermetismo y el desconocimiento del tema. El asunto que nos motivó a preparar este comunicado encuentra su referente en la reciente liberación de una osa andina en el Páramo de Los Conejos del Parque Nacional Sierra de La Culata, estado Mérida.

Esta acción fue emprendida por instituciones gubernamentales y no gubernamentales. Si bien por un parte reintroducir a un oso a su hábitat natural debería ser motivo de celebración por otra parte si esta acción se lleva a cabo sin sólidos criterios técnicos, simplemente se vuelve un acto irresponsable. Son muchos los factores a considerar en un proyecto de rehabilitación y liberación de osos, al menos para asegurar en lo posible el éxito y la supervivencia del/los individuo(s) rescatado(s).

Lamentablemente en Venezuela últimamente se ha recurrido a la improvisación exagerada en lo referente a este asunto, todo amparado en intereses políticos y económicos que, en lugar de sumar, alejan las "buenas intenciones" de un resultado positivo para la preservación de la especie. La osa nombrada “Paty” recién liberada en un área silvestre del parque nacional Sierra de La Culata es un claro ejemplo de mala praxis. Esta osa huérfana fue “rescatada” en agosto de 2015, según versión de los informantes, luego de un encuentro estresante con un perro doméstico en una zona de uso agropecuario perteneciente a la región de los Pueblos del Sur, colindante con la Sierra Nevada de Mérida. En aquel momento la osezna fue trasladada al Zoo Chorros de Milla de la ciudad de Mérida y albergada en un encierro donde su único contacto con la naturaleza fueron unos troncos secos y un poco de pasto seco ya que el piso era de cemento y las barreras de hierro, aunque en ciertas ocasiones estuvo en otro encierro con suelo cubierto de grama.

En ambos recintos estuvo regularmente en contacto directo con seres humanos y recibiendo además alimentación asistida en su mayor parte compuesta por concentrados para animales domésticos y frutas que no encontraría jamás en su hábitat natural. No hay que ser experto en la materia de rehabilitación de oseznos de origen silvestre con fines de reintroducción a su hábitat para presumir que la habituación en este caso es evidente y eso muy probablemente afectará el proceso de adaptación del individuo a un ambiente natural.

La osa fue liberada el día 20 de marzo de 2017 en una zona próxima del Páramo Los Conejos cuyo acceso si bien es lejano por vía terrestre, en términos espaciales está rodeada y es ocupada por asentamientos humanos y sus actividades agropecuarias (ganadería extensiva y cultivos de papas, principalmente). De hecho, otro oso huérfano que mantiene el mismo Parque Zoológico provino de esa zona, muy probablemente producto de una cacería furtiva que acabó con su progenitora. La comunidad del Páramo Los Conejos está vinculando al tema del turismo rural desde hace tiempo, lo cual podría afectar la adaptación de la osa debido a la afluencia de turistas o al hecho mismo de que los algunos lugareños se aboquen a la tarea de ubicarla para mostrársela a los turistas.

Valga decir, que no se realizó un trabajo previo de educación ambiental con estas personas para fomentar el interés y la necesidad de proteger a esta osa liberada y a sus congéneres silvestres. Si ya existen antecedentes de cacerías furtivas del oso, es obvio que la preocupación debe estar presente.

Otro detalle técnico que no fue tomado en cuenta es que el origen de esta osa es de una serranía aislada de la zona de liberación… no se evaluaron aspectos genéticos que podrían influir en la salud poblacional a largo plazo. Tampoco se hizo un estudio previo del sitio para conocer generalidades sobre por ejemplo la estructura de la población local de osos. Esto también pone en alto riesgo el proceso de adaptación de la osa. En este sentido, es oportuno referir que en dos eventos previos, uno en Bolivia (Susanna Paisley, comunicación personal) y otro en Ecuador (Armando Castellanos, comunicación personal), los restos de osos liberados fueron hallados en manifestación de haber sido víctimas de actos de canibalismo por parte de osos residentes en las zonas de liberación.

Es decir, esos individuos fueron atacados y devorados por otros osos que defendieron sus territorios o jerarquías sociales. Colocarle un collar a un oso para seguirlo desde la comodidad de una computadora no es garantía de su supervivencia ni de un gran aporte al conocimiento de su ecología o adaptación. En este caso, ese parece ser el aspecto más destacado según el punto de visto de sus promotores, cuando en realidad la iniciativa está plagada de acciones mal planteadas por omisión o total intención.

Ahora bien, actualmente se está promoviendo la construcción de un albergue para el rescate y liberación de osos en una zona del parque nacional Sierra Nevada. Esa acción se ampara en la necesidad de recuperar a los otros 2 osos mantenidos en el zoo Chorros de Milla y de los futuros osos que potencialmente aparezcan como parte de la acción furtiva. ¿Se justifica esa inversión millonaria para rehabilitar ahora a sólo 2 individuos que ya tienen más de 2 años en el zoo bajo las mismas condiciones de la osa recién liberada? ¿Tiene sentido invertir dinero en acciones que están destinadas a un resultado poco alentador? Mientras tanto, la vigilancia y control en las áreas naturales están debilitadas, así como las iniciativas de educación ambiental en la mayoría de los parques nacionales andinos.

Ante este panorama y episodio hay que reconocer que la política y los intereses mezquinos, amparados en la falta de ética y profesionalismo han creado un destino nublado en la conservación del oso frontino en Venezuela.

Con este comunicado emitido en fecha 22 de marzo de 2017 por los integrantes abajo firmantes del Grupo Ad hoc de Estudio del Oso Frontino en Venezuela (GEOF) nos desvinculamos públicamente de todo lo relacionado con la iniciativa de liberar a la osa Paty en el parque nacional Sierra de La Culata.

Sin más a que hacer referencia,

Biólogo, M. Sc. Edgard Yerena.

Geógrafo Denis Alexander Torres.

Lic., M. Sc. Imarú Lameda C.

M. V., M. Sc. Carlos Silva.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario

Espacio publicitario