Espacio publicitario

El talento natural de Roberto Lamarca

Mónica Montañés y Leonardo Padrón destacan la capacidad interpretativa del actor.

  • YOLIMER OBELMEJÍAS

24 de febrero de 2017 11:30 AM

Actualizado el 24 de febrero de 2017 13:39 PM

PARA COMPARTIR

El talento natural de Roberto Lamarca

Bastaba hablar unos minutos con Roberto Lamarca (1959-2017) para sonreír. Tenía ese don. "Era muy buen compañero, muy pana, un tipo liviano de llevar", así describe Mónica Montañés al actor que dedicó casi 50 años de su vida a la televisión, al cine y al teatro y que falleció este miércoles en Caracas tras no poder sobreponerse a una histoplasmosis, un hongo en uno de sus pulmones. 

Nació en Corato, Italia, pero a los cinco años su familia se mudó a Venezuela. Desde pequeño mostró interés por la interpretación. En 1971 debutó en Radio Caracas Televisión, en la telenovela Bárbara, a la que le siguieron: RaquelLa intrusaLa muchacha del circoAbigaílEl desprecio y Por estas calles, en la que le dio vida a Arístides Valerio, "el doctor Valerio", todavía en la memoria colectiva. 

"Muchos lo recuerdan por ese personaje extraordinario que hizo en la novela de Ibsen (Martínez), que es inolvidable, pero no fue el único. Los papeles de Roberto nunca pasaban desapercibidos porque era un buen comediante y un buen comediante es un actor completo porque te conmueve, te hace llorar, hace que te identifiques con él y, al mismo tiempo, sabe hacerte reír y él era único en eso", agrega Montañés.

"Yo tuve el privilegio enorme de escribirle dos personajes: Fabián Botero en Guerra de mujeres y Otto de Jesús en Las González. Botero fue un personaje maravilloso, el marido de todas, echao, patán, daba todo por sentado. Milena Santander hacía de "Finita", su esposa, que le ponía cuernos. No todo actor se hubiera vacilado esa historia. Y Otto era un odontólogo que también tenía muchísima comedia. Nada más con poner las caras de ponchado y de sorpresa uno se reía. Trabajar con Roberto era un lujo", sostiene la escritora.

Su colega Leonardo Padrón coincide con ella. "La historia de la televisión venezolana está salpicada por el talento de Roberto Lamarca. Era de esos actores imprescindibles en los elencos, de hecho, estuvo literalmente en todas mis novelas y para mí era importante tenerlo porque su presencia generaba un gancho automático con el televidente por su don para la gracia, para el sentido del humor, para otorgarle incluso una cierta dulzura a los personajes por más característicos que fueran". El histrión estuvo en Contra viento y mareaEl país de las mujeres y Amantes de luna llena, entre otros dramas de la pluma del autor. 

"Nunca deslució ante ningún personaje. Siempre le otorgó esa particular luz interior que tenía, una bonhomía absoluta y, sobre todo eso, el espíritu del venezolano promedio estaba maravillosamente interpretado en su performance. Era uno de los actores más naturales que he conocido y, si algo agradece un escritor, es que un actor interprete un texto con verdad, que no se sienta que está actuando. Roberto Lamarca decía los parlamentos como si realmente estuvieran ocurriendo por primera vez en su boca", subraya Padrón. 

A pesar del padecimiento que lo afectaba, el intérprete actuó hasta que tuvo fuerzas físicas para hacerlo. En octubre compartió créditos con Adrián Delgado y Augusto Nitti en la obra El manual del levante, que se presentó en el Centro Cultural BOD, y participó en la grabación del capítulo piloto de la serie Papita, maní, tostón, en la que haría dupla con Rosario Prieto. 

"La preocupación de Roberto durante sus últimos días era recuperarse para seguir trabajando. Él amaba su trabajo, lo que hacía, tenía planes para hacer varias obras de teatro este año. Estaba angustiado", expresó una dolida Caridad Canelón, madre de su hija Angélica y quien estuvo casada con Lamarca varios años. "Antes de enamorarnos, antes de casarnos, Roberto y yo éramos amigos. Lo conocí cuando llegó de Italia. Tenía cinco años. Vivíamos en El Valle y estudiábamos en la misma escuela. Y después que nos divorciamos seguimos siendo amigos. Se fue tan joven y con esa enfermedad que lo disminuyó, que acabó con él. Lo queremos mucho y lo que siempre quisimos cuando supimos de su enfermedad es que no sufriera, que sufriera lo menos posible y, afortunadamente, se fue tranquilo, sin agonía". Además de Angélica, a Lamarca también le sobreviven sus hijas Joselyn y Sophia, fruto de otras relaciones sentimentales. 

Padrón resalta que sus amigos y compañeros de trabajo hicieron milagros para ayudarlo con las deudas generadas por su afección. "La muerte de Roberto Lamarca tiene que hacernos interpelar de nuevo al Estado venezolano sobre la orfandad en la que se encuentran los ciudadanos de este país ante el tema de salud. Se tuvo que colectar dinero para pagar las nebulizaciones a domicilio porque ya no podía trasladarse a la clínica. Los costos superaban su capacidad monetaria. Fue otro de los muchos actores golpeado por la crisis de la televisión, por el cierre de tantas fuentes de trabajo. Yo sé que eso también lo tenía mal, lo tenía deprimido porque por más que hagas una obra de teatro por aquí y otra por allá, eso no alcanza para vivir". 

Canelón agradece el apoyo que le dieron a Roberto durante el proceso de su enfermedad. "La gente lo ama", dice todavía en verbo presente. @yolimer

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario