Espacio publicitario

Lo que El Nuevo Grupo nos dejó

La agrupación fundada en 1967 arribó a su 50° aniversario este año.

  • CATHERINE MEDINA MARYS

16 de diciembre de 2017 02:30 AM

Actualizado el 16 de diciembre de 2017 10:13 AM

PARA COMPARTIR

Lo que El Nuevo Grupo nos dejó 

Al ser consultado sobre la histórica debilidad institucional que ha caracterizado al teatro venezolano a lo largo de su historia, Román Chalbaud afirma que debe haber alguien "que esté inventando" constantemente. Que es necesaria gente que invente las cosas y el Estado las ayude. "Así nació El Nuevo Grupo hace 20 años".

Asia y el lejano oriente, una obra escrita por Isaac Chocrón y dirigida por Chalbaud, sentó las bases de la sociedad creativa. Un año después, El Nuevo Grupo se estableció en la sala que, desde 1967, comenzaría a conocerse con el nombre de Alberto de Paz y Mateos, pionero del teatro venezolano que moría ese mismo año. A esta dupla se sumó poco después José Ignacio Cabrujas y pronto la agrupación tenía una junta directiva interdisciplinaria donde figuraban los nombres de Miriam y Samuel Dembo, Esther Bustamante, Elías Pérez Rojas, Rafael Briceño y John Lange, diseñador responsable del logo del grupo.

Se trató de una agrupación que, más que crear un estilo, rompió con cada uno de ellos para crear atmósferas que poco o nada tenían que ver con Rajatabla, TET, Theja o el Grupo Actoral 80. En palabras del crítico Rubén Monasterios, la gran diferencia radicaba en sumultiplicidad de directores artísticos. De esta forma, "ofrecía la fascinación de lo diverso: la desfachatez sarcástica de Armando Gotta, la experimentación lúcida de Ugo Ulive, la sutiliza de Antonio Costante, las brillantes locuras de Álvaro de Rosón. Fue más variado, multidimensional. También fue algo más conservador en lo concerniente a violentar los valores establecidos en la sexualidad y la política".

A pesar de fungir como una de las principales plataformas del teatro venezolano, el Nuevo Grupo no logró sobrevivir a las dificultades que el tiempo en Venezuela impuso y cerró sus puertas en 1998. Leonardo Azparren Giménez precisa la causa en la falta de respaldo financiero al grupo, en años  cuando el Festival Internacional de Caracas recibía, para la época, un millón de bolívares diarios.
Antes, igual que ahora, lo recaudado en taquilla no permitía el funcionamiento cabal de una agrupación cultural de tales dimensiones. Monasterios explica la precariedad con una curiosa anécdota: "Por mis derechos de autor luego de una exitosa temporada, recibí un cheque por algo así como doce bolívares con algunos céntimos. Román Chalbaud, habiendo recibido uno igual, dijo que lo montó en un marco y lo colgó en su biblioteca. Yo me tomé un whisky".

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario