Espacio publicitario

El escritor caraqueño publica su primera novela

Los espejismos múltiples de Ben Amí Fihman

Como un "trampantojo", técnica pictórica que engaña la mirada envolviéndola en un ilusionismo, califica Fihman a su primer y dilatado "parto", concebido desde más de 28 años y dado a luz, al fin, este año en circunstancias que inevitablemente le recuerdan los tiempos en los que la revista Exceso se consolidaba

El espejo siamés es la primera novela de Fihman, publicada por Oscar Todtmann Editores

Kira Kariakin

  • DIANA MONCADA

21 de abril de 2017 09:00 AM

Actualizado el 21 de abril de 2017 10:58 AM

PARA COMPARTIR

Los espejismos múltiples de Ben Amí Fihman

Ben Amí Fihman creó un caleidoscopio, un laberinto lleno de espejismos y trampas ficcionales en su primera novela El espejo siamés, publicada por Oscar Todtmann Editores, por la cual ha venido a Caracas para su presentación, a pesar de los conflictos y las marchas que mantienen las calles de varias ciudades del país encendidas.

Como un "trampantojo", técnica pictórica que engaña la mirada envolviéndola en un ilusionismo, califica Fihman a su primer y dilatado "parto", concebido desde más de 28 años y dado a luz, al fin, este año en circunstancias que inevitablemente le recuerdan los tiempos en los que la revista Exceso se consolidaba con la impresión y circulación de su tercer número durante los saqueos de febrero de 1989.

Así, siguiendo esa línea convulsa de acontecimientos, se desarrolla esta entrevista vía telefónica, mientras colapsa una ciudad enardecida que exige cambios.

- Al principio pensé El espejo siamés como un cuento de aproximadamente 35 páginas e inclusive pensaba publicarlo en la revista (Exceso, de la que fue fundador) pero lo puse a un lado porque la revista me absorbió demasiado tiempo y quizás también por pereza, pues me exigía un gran esfuerzo extra. Dejé engavetada la idea y solo después de dejar la revista sentí el llamado de la novela. La idea permaneció y no dejé que la invadiera el presente. Sus límites temporales seguirían siendo la mitad de los años ochenta.

Justamente una fotografía panorámica de la Caracas de aquellos años es la que el lector se encontrará en la primera novela de Fihman, pero sin tintes de nostalgia o añoranza, un aspecto que a juicio del escritor será atractivo para los futuros lectores. 

Esa recreación de la capital tan detallada, con sus decadencias y encantamientos, frivolidades y luchas, las ebriedades de la bohemia y el romanticismo ingenuo de la izquierda;  fue el fruto -cuenta Fihman- de su largo y arduo trabajo como periodista. Justamente -continúa-  ese el principal aporte que el oficio periodístico le aportó a su proyecto ficcional:

- ¡Es evidente!, el periodismo, tal como lo hacíamos en Exceso, e inclusive mis crónicas de El nacional, estaba estrechamente vinculado a la ciudad de Caracas y a sus personajes relevantes o no, que daban vida a la ciudad. Eso se ve en la novela. El hecho de haberme sumergido como cronista urbano en la ciudad es una compensación visible en la novela, sobre todo para quien conozca mi obra anterior. Exceso fue una inmensa crónica de la sociedad desde el año 89 en adelante, hasta el 2007. 

Exceso fue una inmensa crónica de la sociedad desde el año 89 en adelante, hasta el 2007"

En una escena de la novela, el narrador mira con distancia a un joven cronista gastronómico. Ese es el guiño a sí mismo y la evidencia de que la trama -expresa Fihman- es una completa e irrevocable ficción, nutrida por su experiencia, pero sin tintes autobiográficos. 

- A menudo la realidad tiende a copiar la ficción, así como el paisaje copia a la pintura. 

En la novela hay un juego de espejos y una triple escritura. Los personajes se escriben, se inventan, se multiplican y se modifican entre sí. Desarrollada en plena Guerra Fría, la novela reúne las angustias del escritor ruso Ossip Chemiakin que postula a las garras de la revista Novy Mir un nuevo cuento, donde escribe a su vez sobre el diplomático venezolano O'Connor Martínez; mientras Santos Luzardo -sobrino de O'Connor-, escribe sobre el autor ruso. 

A menudo la realidad tiende a copiar la ficción, así como el paisaje copia a la pintura"

De sus columnas en primera persona, el escritor caraqueño saltó hacia las máscaras de la ficción en un nuevo y exhaustivo reto novelístico, que a su juicio, resultó ser un tormento ante el cual se afianzó como un verdadero "masoquista sin remedio". Pero en medio de los desdoblamientos y los tentáculos ficcionales, el autor encontró el verdadero valor de este proceso de escritura.

- Fue un gran placer descubrir que uno podía crear personajes separados de uno mismo. Mis columnas estaban hechas en primera persona siempre y descubrir que podía dar a luz a personajes de carne y hueso fue un hermoso descubrimiento, muy placentero e inclusive hasta sensual.  

 Fue un gran placer descubrir que uno podía crear personajes separados de uno mismo"

El largo camino de escritura de El espejo siamés, lo empujó a "escribir a ciegas, sin conocer Leningrado", imaginándola, creándola para su Chemiakin y sus debates políticos  interminables.

- Tuve que levantar la novela a ciegas. Creo que es preferible intentar algo más sencillo y espero poder librarme en el próximo libro de esto, pero huir del reto hubiese sido muy cobarde de mi parte. No creo que tenga dotes de mago para haberlo hecho perfectamente, a lo mejor necesité un mayor virtuosismo, a lo mejor me faltó. 

Para el cronista, la novela se le ofrecía como un lugar seguro, a pesar de los tormentos y exigentes esfuerzos que este género impone. 

- La novela tiene el placer de la rutina. Puedo llegar a la novela como un empleado cualquiera llega a su oficina todas las mañanas. Aunque sufras tratando de corregirla, sabes que al día siguiente estará allí y continuarás escribiéndola. Eso es una certeza. 

Hasta el momento, se espera que la presentación de la novela sea el próximo 4 de mayo a las 6:00 pm en la Villa Planchart (Quinta El Cerrito) con  palabras de la actriz Tania Sarabia. 

@Moncadadiana

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Irresponsabilidad como estilo

  • ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
12/12/2017 05:02 AM

Había una vez un profesor, cuya capacidad de responder las preguntas más enrevesadas, con respecto...

Espacio publicitario