Espacio publicitario

La locura real y fingida de Hamlet retrata a los bolivianos

La pieza es una versión libre de la tragedia escrita por Shakespeare

La locura real y fingida de Hamlet retrata a los bolivianos

Una mesa es puerta, ataúd, ring de boxeo pesada carga (Adolfo Acosta)

  • DUBRASKA FALCÓN

02 de abril de 2012 09:48 AM

Hamlet se trasladó a Caracas. La historia trágica del príncipe de Dinamarca, que William Shakespeare probablemente escribió entre 1599 y 1601, subió a las tablas del Festival Internacional de Teatro. A través de una concepción libre del drama, la pieza Hamlet, de Los Andes, de la compañía Teatro Los Andes, se presentó el pasado sábado en la Asociación Cultural Humboldt, en San Bernardino.

Una sala casi llena presenció la ambigua y traumática relación sanguínea de un padre asesinado, que en vida fue déspota, con el hijo atormentado, quien en la puesta en escena, que dura una hora con treinta minutos, vacila sobre la necesidad de castigar a los asesinos que son su madre y su tío.

El director Diego Aramburo, tomó solo el nombre de la obra de Shakespeare y algunas de las líneas de la tragedia, como la locura real y fingida del protagonista. A partir de ahí dibujó la historia de un hombre alcohólico y marginal que vive en el altiplano.

Lucas Achirico, Gonzalo Callejas y Alice Guimaraes se meten en la piel de hasta tres personajes. Todos con una maestría digna de reconocer, pues consiguen adentrarse en las profundidades del alma de Hamlet, Ofelia, Gertrudis, Claudio y Polonio. Todo esto enmarcado en un guión que se balancea entre lo absurdo, lo trágico, la comida, el humor y las tradiciones originarias indígenas de Bolivia.

Es que Diego Aramburo plasmó en la obra hechos que ocurren en la Bolivia que él respira hoy. Plantea la revalorización de las raíces bolivianas y la busca del camino hacia un futuro. Además, retrata la problemática de una país donde sus habitantes han perdido la posibilidad de comprensión.

Se incluye a Hamlet en la casta de "los aparapitas". Estas son las personas que abandonan sus comunidades originarias para ir a la ciudad en busca de mejores posibilidades. Si no tienen éxito en la ciudad no pueden retornar a sus culturas autóctonas.

Entre una y otra escena la más maravillosa, por lo tradicional y sublime, es la pelea de cholitas -mujeres con ropa tradicional boliviana- para representar la muerte del padre de Hamlet a manos de Claudio. La escena se presenta como un teatro dentro del teatro.

La escenografía también destacó. Todo tenía un por qué dentro de la pieza. A través de una mesa, que a veces servía de puerta, ataúd o ring de boxeo, giró toda la obra. De hecho, los actores se valieron de ella para enfrentar la presencia perturbadora del padre de Hamlet.

Cuando la obra se apartaba de las líneas de Shakespeare y se centraba en la realidad boliviana generaba sensación de pérdida en el espectador. Sin embargo, al final. el público aplaudió de pie al Hamlet que vino de Los Andes.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario