Espacio publicitario

El legado de Zapata continúa vigente a un año de su partida

El caricaturista y pintor dedicó su vida a reflejar la realidad desde el humor.

El legado de Zapata continúa vigente a un año de su partida

El artista visual retrató en sus pinturas, murales y caricaturas la esencia del venezolano (Archivo)

  • MARÍA GABRIELA FERNÁNDEZ

06 de febrero de 2016 11:34 AM

Simón Bolívar, Simón Rodríguez, Teresa de la Parra, José María Vargas y Armando Reverón transitan a diario por la autopista Francisco Fajardo. Lo hacen atascados dentro de un tráfico ideado entre cerámicas. Lo hacen perfilados por los trazos de un pintor y por la mirada de un caricaturista. Lo hacen como arreando a una ciudad de la que son ya un símbolo. Lo hacen como una herencia de la maestría del artista visual Pedro León Zapata (1929-2015), quien legó su mural de avances y atascos a una capital que no lo vio nacer, pero de la que nunca quiso separarse.

Cuando se arriba a un año de la desaparición física de este maestro del humor y de la plástica, su antiguo compañero de labores, Miguel Delgado Estévez, se declara convencido de que si llega a editarse una versión contemporánea de los Conductores de Venezuela, deberá incluirse en él al rostro sonriente de Zapata. "Tiene que estar ahí de todas todas, por la vigencia de su obra. Recuerdo con risa que yo me quejé con él porque no había puesto a Teresa Carreño en el mural y él me decía argumentos como que no podía estar porque 'ella tenía un museo ahí adelantico' (...). Lo cierto es que la pintura y la caricatura de Zapata tienen un trazo definitivo, un sello indiscutible de esos que sólo logran los grandes maestros".

Eterno defensor de las causas justas, es descrito por el humorista Claudio Nazoa, como "un hombre increíblemente culto. Más que un artista, un filósofo que veía a las cosas en su esencia misma".

Precisamente, Mara Zapata, quien fue su esposa, distingue que esa aproximación profunda a la realidad alcanzada por el artista es la clave que ha permitido que sus creaciones se mantengan vigentes hasta hoy. De hecho, a pesar de su fallecimiento, caricaturas creadas por él siguen siendo publicadas en el diario El Nacional, donde Zapata divulgó sus Zapatazos, sin falta, cada día durante 50 años.

"Es como si hubiera sido un clarividente. Caricaturas dibujadas incluso antes de este gobierno siguen ajustadas a la realidad ¡Ojalá un día dejen de estarlo! (...)". De acuerdo con su compañera, "su calidad plástica y su calidad humorística se conjugaron felizmente en él. Con ellas, Zapata creó a sus personajes Coromotico, a los ricos explotadores, al pobre famélico y al rancho. Él fue siempre muy crítico con los regímenes militares autocráticos y lo siguió siendo hasta el final. Le faltó vida para ver el cambio que se aproxima".

Sobre su característico sentido del humor, Delgado Estévez recuerda: "Él decía que un humorista es un actor cómico que fracasó, y que el humorismo es un acto intelectual porque puede causar hilaridad y risa, pero siempre te hará reflexionar". Con aquella maestría en el tema, fue fundador de la Cátedra del Humor que se desarrolló cada lunes entre 1980 y 1982 en la Universidad Central de Venezuela, y que es calificada por el líder de El Cuarteto como "uno de los eventos culturales más importantes del siglo XX en Venezuela".

Con dos ceremonias en la Iglesia Nuestra Señora de La Chiquinquirá, de La Florida, a las 6:00 am y las 6:30 pm, será recordada hoy la vida y obra de Zapata, una figura que será eterna en los registros del arte en el país.

mfernandez@eluniversal.com

Espacio publicitario

Nombre:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

DESDE TWITTER

INSTAGRAM

Espacio publicitario

Espacio publicitario