Espacio publicitario

Hugo Blanco. In Memoriam

El arpista caraqueño, Hugo Blanco (1940-2015), fructíferamente y con éxito, vivió por los linderos de la genialidad.

Hugo Blanco. In Memoriam

Hugo Blanco falleció el pasado 14 de junio (Archivo)

ARCHIVO |

  • FERNANDO GUERRERO

23 de julio de 2015 09:21 AM

El arpista caraqueño, Hugo Blanco (1940-2015), fructíferamente y con éxito, vivió por los linderos de la genialidad. Fue un músico con la rara virtud de reinventarse por lo menos tres veces, que abrió nuevos senderos a la música popular venezolana y como pocos, la hizo conocer fuera de nuestro país.

Los géneros que cultivó con originalidad pertenecen al ámbito de lo que se conoce como "mesomúsica" (Vid. Carlos Vega, "Mesomúsica, Un ensayo sobre la música de todos", dedicado a Lauro Ayestarán, musicólogo eminente, en www.tagg.org.&epdfs/ VegaMesomusEs.pdf, 2015). La música intermedia, es la música de todos y para todos; de autor conocido, que sin ser folklórica, tiene como aspiración básica ser agradable, fácil de escuchar y recordar, sin entrar en los temas sagrados de "las estéticas". Autodidacta y apasionado de su oficio, en su primera invención, el ritmo orquídea, sacó al arpa criolla fuera del compás de tres por cuatro (en el cual está escrito una porción considerable de la música venezolana) y la puso a sonar en los ritmos pares, afines a la mayoría de la música caribeña, en particular cercana a la trinitaria, tal como acertadamente han apuntado Aldemaro Romero y Chelique Sarabia, en sus entrevistas en el libro "Hugo Blanco y su arpa viajera", de Carlos Delgado Linares (Ed. NAMAR, Centro de Arte La Estancia, PDVSA, Caracas 2005).

No extraña que "Moliendo Café" luzca como un verdadero calypso, estilo por cierto que antiguamente se tocaba con cuatro, con el mismo rasgueado, como lo hizo el barbadense-trinitario, Lionel "Lanky" Belasco (El Scott Joplin del Calypso), quien formalizó el estilo por los años '20, según se escucha en el CD "Good Night Ladies and Gents" (N.Y. Rounder records 1138). La distinción entre el ritmo orquídea y el calypso la hace la incorporación instrumentos de percusión, como la charrasca, tumbadora, los bongós, la "quijada de burro" y en especial, el uso de las claves, según me contó el musicólogo José Blanco, hermano de Hugo, que las puso él mismo por pura casualidad, mientras ensayaban buscando nuevos sonidos.

De esta primera andadura es de recordar la intensa experimentación, cuando Hugo Blanco apeló a todos los recursos electrónicos que tenía a la mano en los años '60 y dio un memorable concierto en el Aula Magna de la UCV, al cual asistí con mi amigo el conocido arpista Alfredo Ortiz, quedando deslumbrados por la innovación y limpieza del trabajo.

Con nostalgia, reviso los entrañables long play "La India Tibaire" y "Balada del Bombardino", contentivos de grandes éxitos. A muchos años de distancia, sigue admirable el alcance de esos experimentos.

La segunda reinvención de Hugo Blanco consiste en los trabajos realizados con Simón Díaz y su hermano Joselo, Gaitas y Parrandas con Simón de las cuales se recuerdan "Las Cuñas", "Las locas", "El superbloque", "Joselito" y ... "Por Elba", producciones de las que todo el mundo hablaba, siempre esperadas en la época decembrina. Es pertinente recordar el super éxito "El burrito sabanero", tema que los españoles han llegado a considerar como suyo y que intensamente también suena en México como ambiente en las grandes tiendas en tiempos navideños, sin percatarse de su origen venezolano.

La tercera reinvención de Hugo Blanco, ocurre con su incursión original en letra y música en estilo llanero, principalmente en la voz de Cristina Maica y también entre otras, en las voces de Maritza Marchena, Arelys Monagas y Denys del Río. De este tiempo son inolvidables "La vecina" (con lo mío mío mío ...) "De guayabo en guayabo", "Hoy hablé de ti", "Corazón abierto", "El ventarrón". Se trata de pasajes, o sea, un género con autor conocido y más sosegado que los golpes, sin forma armónica fija y con variados motivos temáticos, generalmente románticos y hasta cómicos.

Aquí es necesario detenerse para reseñar un aspecto de Hugo Blanco: su vena humorística. Para quienes lo conocimos es sorprendente que una persona seria y hasta tímida como lo era, produjese canciones con tanta chispa y humor, siempre bien recibidas por el público, que las canta y recuerda con afecto, hasta sin saber quién es su autor.

De esta época son también "Sierra Nevada", "Playa Colorada", "Agua Fresca" y muchos más, en estilos diversos. Otro aspecto relevante en la actividad de Hugo Blanco fue su condición de productor musical; trabajaron con él, entre otros, Simón Díaz, Joselo, La dama "X", Chela Diamante, La rondallita, Las Cuatro Monedas, quienes ganaron un importante premio internacional con la canción "Creo en Dios", en un estilo completamente diferente.

Como si fuera poco, además, musicalizó las películas "Isla de Sal" ("Si no estás"), "Lujuria tropical" y "Twist y crimen".

También el aspecto didáctico aparece en la obra de Hugo Blanco: su trabajo llamado "Arpa Brava". Se trata de una compilación de los principales golpes de joropo llanero, ejecutados de una manera limpia y sin pretensiones virtuosísticas, que ?así me lo hizo saber- aspira mostrar los elementos básicos que conforman las melodías fundamentales de inducción y las armonías de esos golpes, de manera que aparezcan nítidos sus esquemas, descubriendo sus contenidos y valor para la música venezolana.

En lo personal, traté de incorporar ese trabajo para agregarlo como importante ilustración para la segunda edición de "El Arpa en Venezuela" (Caracas, FUNDARTE 2008), pero no fue posible por razones económicas; ojalá que pudiera lograrse en la esperada y demorada tercera edición.

La penetración popular de "Moliendo café" es impresionante. Permítaseme una anécdota personal: estando en el sur de la Isla de Guadalupe, con motivo de las Journeès de la Harpe, patrocinada la arpista francesa Claire Le Fur, en compañía del bandolinista Cristóbal Soto y el decano de los músicos martiniqueños, el fallecido Barrel Coppet, apareció el famoso arpista paraguayo Ramón Romero y pensamos que deberíamos tocar juntos una pieza para cerrar; surgió entonces "Moliendo Café". Pero lo sorprendente fue que el público que colmaba la iglesita donde hacíamos el concierto, a más de 40 grados, inmediatamente que comenzamos a tocar, ¡corearon la letra de "Moliendo Café", en español!.

Integrando las originalísimas condiciones musicales de Hugo Blanco, son inseparables su condición de hombre probo, de reconocida seriedad profesional y personal, convencido de la defensa de los derechos de autor (varias veces fue miembro de la Junta Directiva de SACVEN), su proverbial bonhomía y sencillez, su limpia vida familiar, en la cual fue acompañado por su imprescindible gran mano derecha, Isabel Aranguren, colaboradora leal e incondicional esposa, quien cuidó de él hasta sus últimos días, en compañía de sus hijos, Hugo David, Hugo César y Hugo Raúl, todos profesionales y gente de bien. Podemos todos considerarnos afortunados por haber coincidido por un momento en la encrucijada de los caminos, con uno de los músicos más notables que ha producido Venezuela en los últimos tiempos: Hugo Blanco, hasta siempre.

(Fernando Guerrero es arpista, autor de "El arpa en Venezuela", (Caracas, FUNDARTE, 1999 y 2008, agotadas). Abogado)

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario