Espacio publicitario

Victoria De Stefano es homenajeada por el Festival de la Lectura

"Escribir es una devoción por el lenguaje"

La autora de novelas como "La noche llama a la noche" (1985) e "Historias de la marcha a pie" (1997) considera que a los escritores no les hace daño un poco de reconocimiento.

Victoria De Stefano recibió hace unos días el Premio Filippo Vagnoni en la Feria del Libro del Oeste de Caracas

OSWER DÍAZ MIRELES

  • DULCE MARÍA RAMOS

04 de diciembre de 2017 04:00 AM

Actualizado el 04 de diciembre de 2017 07:47 AM

PARA COMPARTIR

"Escribir es una devoción por el lenguaje"

Un referente en la narrativa venezolana es, sin lugar a dudas, Victoria De Stefano. El desolvido (1971), La noche llama a la noche (1985), El lugar del escritor (1992), Cabo de vida (1993), Historias de la marcha a pie (1997), Lluvia (2002), Paleografías (2010), componen su obra narrativa.
Una mujer que ha vivido el desarraigo, el exilio, la tragedia familiar con el terremoto de Caracas, en 1967, y la pasión por la enseñanza en los pasillos de la Universidad Central de Venezuela. Y a pesar que realizó estudios de Filosofía, la literatura finalmente marcó su vida. Siempre ha recibió los aplausos de sus fervientes lectores, y ahora su legado a la literatura será reconocido en el Festival de la Lectura Chacao. “Me siento complacida por el homenaje, a los escritores no les hace daño un poco de reconocimiento. Siempre es bienvenido”, dice. 

"El aprendizaje sobre nuestro carácter, sobre nuestras contradicciones, lo hacemos en la vida de todos los día"

–La memoria es fundamental en la escritura. ¿Qué ha significado en su novelística? 
–La memoria es importante en la escritura, pero la escritura depende de muchas otras cosas: de la capacidad de seleccionar lo que es relevante, de la capacidad de observar, de la voluntad de emprender la exigente labor de escribir. También depende de la devoción por el lenguaje y a partir de esa devoción de crear una sintaxis, una vibración, un timbre propio y personal para hacer avanzar una historia y darle vida en una forma. Tampoco debemos olvidar la imaginación. Funes, el memorioso, el personaje del relato de Borges, tiene demasiada memoria, jamás podría salir de la armadura de su cerebro y escribir una novela o una crónica o lo que sea.

–En su libro Viajes con un mapa en blanco, Juan Gabriel Vásquez, cuando habla de la novela, afirma: “Las enviamos a lugares oscuros o desconocidos; las iluminaciones que nos traen nos permiten un renovado aprendizaje del mundo, de sus complejidades y las nuestras, de la ambigüedad, multiplicidad e inestabilidad de nuestro carácter”. ¿Cómo concibe usted el género de la novela? 
–No, no sería eso, cada escritor tiene su propia noción de la novela. En todo caso no somos nosotros los que las enviamos a lugares oscuros. Son ellas, a medida que corren, que pueden en enviarnos a lugares oscuros y desconocidos, más que de nosotros mismos, del mundo que nos rodea. El aprendizaje sobre nuestro carácter, sobre nuestras contradicciones, lo hacemos en la vida de todos los días, en la relación con otros seres, con prójimos y extraños, además de las lecturas de autores que nos apasionan precisamente porque nos enseñan cosas que nos ponen a reflexionar, incluso sobre el modo eficaz de narrar.

"La literatura es una manera de vivir en el sentido de oír, sobre todo escuchar, sentir, observar, percibir, reflexionar, volver a pensar"

–La literatura con la madurez cambia; es decir, cambian las lecturas, los autores, los intereses. ¿Quién era la Victoria de Stefano que empezó a escribir y quién es la que escribe hoy? 
–Pues, de verdad, se supone que ha crecido, que ha cambiado, obviamente, pero creo que básicamente desde el principio estaban las marcas de lo que iba a ser su escritura. Siempre leí, desde muy niña, mis intereses no han cambiado mucho. De joven llegué a leer mucho, ahora releo mucho más. Puedo leer un libro que leí hace 10 o 20 años, y me parece que lo estoy leyendo por primera vez, descubro cosas que antes no había visto.

–Para Flaubert la literatura es una forma de vivir, para el escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez, un lugar donde el grito ahogado, es algo para el mundo. ¿Qué significa para usted la literatura? 
–Estoy más bien con Flaubert. La literatura es una manera de vivir en el sentido de oír, sobre todo escuchar, sentir, observar, percibir, reflexionar, volver a pensar. Por lo demás, Flaubert la vivió de una manera exclusiva.

–Su familia llegó a Venezuela por la guerra, usted vivió la dictadura, el exilio, y ahora este proceso tan complejo y doloroso de las dos últimas décadas. Como intelectual, filósofa y escritora, ¿Venezuela se recuperará de estos años tan aciagos? 
–Lo espero, lo deseo, lo ansío con el mayor fervor. Lo espero, lo deseo, lo ansío de todo corazón. Pienso mucho en los jóvenes, pienso mucho en los viejos. Incluso puedo rezar plegarias.

–En su más reciente novela, La ola detenida, Juan Carlos Méndez Guédez escribe: “Era imposible volver a la ciudad que uno quiso. Las ciudades se iban con uno. Regresar era encontrar una fotocopia arrugada del lugar que una vez se amó”. ¿Caracas, su ciudad, es la misma? 
–Para nadie es la misma. Ha cambiado sobre todo en la medida en que nos recluimos más, estamos más solos, los amigos. Los familiares se van. Las personas de mi generación hemos perdido muchos amigos de infancia y juventud, incluidos poetas y escritores cercanos. Requerimos superar muchas dificultades prácticas y agobios afectivos todos los días. Yo nunca he dejado de querer a Caracas. En ese no dejar de quererla sí me ayuda y mucho la memoria.

–Hoy, ¿cuáles son sus obsesiones literarias?
–No soy especialmente obsesiva, solo quiero terminar de afinar la novela que estoy escribiendo.

–Y finalmente, ¿cómo es la ventana por donde mira Victoria De Stefano?
–Es una ventana de las que el Banco Obrero diseñó en sus años dorados, y se llaman ventanas Macuto. Desde la de mi cuarto puedo ver el Ávila, a veces límpido, a veces encapotado.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario