Espacio publicitario

Dos presos celebran la libertad desde el idioma de El Quijote

Arístides Vargas presenta "La razón blindada" en el marco del festival

Dos presos celebran la libertad desde el idioma de El Quijote

La razón blindada tiene funciones hoy y mañana a las 4:00 p.m. en el Teatro César Rengifo de Petare (Adolfo Acosta)

  • ÁNGEL RICARDO GÓMEZ

04 de abril de 2012 11:41 AM

El silencio está blindado. El delirio también. Entonces la razón está a salvo.

Dos presos que nunca existieron, viven en un no-espacio y no-tiempo, y hasta ese lugar nos hacen viajar. Así que si nunca existieron no pueden morir. ¡Eureka!.

Sus caballos son sillas y mesas, que, a su vez, se convierten en molinos de viento (o monstruos, es lo mismo). La armadura del caballero es apenas una tela pero con la resistencia necesaria para soportar los ataques de la idiotez y la mediocridad; un urinario y una fina vara, funcionan como casco y espada, no importa.

Caballero y escudero luchan contra el monstruo más grande y cruel: la realidad. "No estamos locos, volvemos loca a la realidad", dice uno de los textos de La razón blindada, la que quizás sea --hasta ahora-- la mejor propuesta de este Festival Internacional de Teatro.

Arístides Vargas, autor de piezas emblemáticas como La edad de la ciruela, Jardín de pulpos y Pluma y la tempestad, tiene al menos cinco años girando con una pieza que ha sido premiada por críticos de España, Estados Unidos y Cuba, por igual.

Inspirado en el clásico de Cervantes, La verdadera historia de Sancho Panza de Kafka, y relatos de Chicho Vargas, su hermano, y otros presos políticos de la dictadura argentina, el dramaturgo construye un relato impecable que termina siendo una celebración de la vida, la libertad y el idioma.

Dos prisioneros se reúnen cada domingo a revivir pasajes de El quijote, de acuerdo a lo que sobrevive en sus memorias. De tal forma salvaguardan su espíritu de los ataques de una realidad injusta que los tortura.

Dos actores, Vargas y Gerson Guerra, cargan sobre sus hombros un texto denso pero bien equilibrado con las dosis de humor que aportan las aventuras de dos supuestos locos.

Vargas, también director, se vale de apenas tres mesas y un par de sillas, que se movilizan todo el tiempo por el escenario, con algunos cambios de luces, proyecciones, bella música y coreografías.

El éxito de La razón blindada, eso que la convierte en un clásico universal, es que no hace alusión a los presos de la dictadura, ni la cárcel en la que se encuentran, sino hasta el final, cuando el dramaturgo dedica la puesta a los presos de la cárcel de Rawsen, en la Patagonia, Argentina.

El montaje adquiere un matiz especial en escenarios donde se busca imponer una sola verdad y se condena al disidente.

Arístides Vargas camina sin problema hacia la consagración como uno de los mejores dramaturgos del continente.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario