Espacio publicitario

La Bestia vuelve a cautivar a la Bella

La cinta dirigida por Bill Condon llega hoy a las salas  de cine nacionales

  • GABRIEL GUZMÁN LACRUZ

17 de marzo de 2017 05:50 AM

Actualizado el 17 de marzo de 2017 08:32 AM

PARA COMPARTIR

La Bestia vuelve a cautivar a la Bella

Veintiséis años después del estreno de la versión animada, las campiñas francesas donde bailó y cantó Bella poco antes de robarse el corazón de Bestia en el clásico cuento de hadas de origen francés, vuelven a la vida al ritmo de acciones en vivo y un ambiente barroco que Disney rescató del baúl de sus clásicos para recordarle a los grandes y pequeños que la belleza no radica precisamente en el aspecto físico. 

Sin embargo, La bella y la bestia, un híbrido de acciones reales y material digital, dirigido por Bill Condon y protagonizado por Emma Watson y Dan Stevens, es más que una nueva versión con una Bestia de abundante pelaje y cuernos protésicos. También va más allá de un viaje obligado a la Europa colonial. La cinta se pasea a lo largo de dos horas por un clasicismo fresco que, en lugar de resultar forzado, se mueve con gracia para dejar un agradable sabor en las emociones. Esa que llaman alegría.  

La costosa producción cinematográfica -se estima que se rodó con más 300 millones de dólares- no es una copia al calco de su versión animada. Es en su lugar una oda que recuerda a los grandes clásicos de Broadway -y con guiños a musicales de Hollywood al estilo La novicia rebelde-, esos que incluyen imponentes escenarios, trajes que no descuidan ningún detalle y bandas sonoras inolvidables. 

La pieza que recae casi en su totalidad sobre los hombros de Watson también desarrolla historias que la película de 1991 explicó brevemente y, en ocasiones, solo a través de vitrales. Así, arcos lineales como la hechicera que puso al vanidoso príncipe bajo un maleficio, la infancia del futuro monarca o la situación sentimental de sus sirvientes quedan ahora mucho más expuestos para darle un lado mucho más humano a la película que desde hoy llega a las salas de cine nacionales.  

La cinta que de igual manera protagoniza Luke Evans  -en el rol del narciso Gastón- también hace énfasis en el lado más feminista de la heroína. No de gratis Emma Watson -luchadora de los derechos de la mujer- decidió asumir el rol principal. Y es que aunque el personaje de Bella ocasione el conflicto principal del relato, sus parlamentos y acciones dejan muy claro su posición frente al matrimonio y los hombres, e insiste en su heroísmo en la historia. Su interés por la lectura tampoco ocurre por pura casualidad; lo cual Bestia parece entender a la perfección y, tras varios tropiezos, entiende el verdadero valor de quien fuera su prisionera y una biblioteca se convertirá entonces en el punto de quiebre de lo que parecía una relación egoísta.

La película también se caracteriza por la nostalgia que es capaz de transmitir de principio a fin. Especialmente para aquellos que eran apenas unos niños cuando Disney hizo su segundo renacimiento y realizó cuatro de las mejores películas animadas de la historia del cine: La sirenitaAladinoEl rey león y, sin lugar a dudas, La Bella y la Bestia

De hecho, es válido decir que tras los intentos de la casa del ratón de llevar a cabo nuevas versiones con giros diferentes como Alicia en el país de las maravillas o Maléfica, ha llegado una que verdaderamente tiene todos los elementos para convertirse en un nuevo clásico. Disney parece haber entendido la pasión que siente su audiencia por sus clásicos, cuyos argumentos deberían ser intocables. 

La presentación de esta nueva visión de la historia francesa deja, por otro lado, una incógnita y en este caso relacionada con el elenco. Más allá de la jocosa participación de Ewan McGregor como el candelabro Lumiere, Ian McKellen como el reloj Ding Dong y Stanley Tucci como el agitado clavecín, la duda siempre estuvo relacionada con la calidad de interpretación de aquella que suplantaría a la icónica Angela Lansbury como la Señora Potts. Y Emma Thompson asumió el riesgo y ganó con honores. Su encarnación como la madre del pequeño Chip se muestra tan natural, y su forma de cantar y bromear es tan natural, que es probable que el espectador olvide que en verdad se trata de un objeto que camina y gira junto a los personajes humanos. 

Más allá de la controversia
Después de la diatriba que se originó alrededor de la orientación sexual del personaje de LeFou, el amigo y compinche del exsoldado narcisista Gastón, y que ha dado lugar a tantas noticias y suspensión de proyecciones en países europeos, solo es importante aclarar que la comunidad LGBT se sentirá finalmente reflejada en una historia producida por una empresa que se ha caracterizado por imponer cánones de lo que debería ser una familia ideal. El desarrollo del carácter también es lo suficientemente sutil como para que Disney finalmente reciba la bienvenida al siglo XXI.   

Los efectos especiales
Más allá del apoyo digital que recibió Dan Stevens para darle vida a su personificación de Bestia; y la realización del castillo donde se desarrolla el cuento, una de las arterias principales de esta película son sus números musicales. 

Los espectáculos visuales más impresionantes acompañan a las mejores canciones de Howard Ashman y Alan Menken. Sin embargo, el premio al deleite se lo lleva Be our guest, fantasía coreográfica que es capaz de englobar décadas de historia de Disney y al mismo tiempo recordar otros clásicos como Blancanieves y Fantasía

Con esta película, Condon parece expiar sus pecados tras haber dirigido las dos últimas entregas de la saga Crepúsculo, entender las bases del amor propio, amor al prójimo y de pareja, aprender sobre feminismo y, como diría Lumiere, "encontrar su razón de ser". 

Curiosidades

- Antes de UpLa Bella y la Bestia fue única cinta original animada nominada a mejor película en los Oscar, en 1992.

- Antes de que eligieran a Angela Lansbury como la Señora Potts en la versión animada, Julie Andrews fue considerada para el papel. 

- La filmación de la película tuvo lugar en los estudios Shepperton de Londres. El rodaje comenzó en mayo de 2015 y culminó en agosto de 2016. 

- Las nuevas canciones que se incluyeron en esta producción también fueron compuestas por Alan Menken, quien ya había asumido la misma responsabilidad en la cinta de 1991. 

- Durante el rodaje de la escena de baile, a Emma Watson le costó dejar de mirar a sus pies, pues Dan Stevens llevaba zapatos con punta de metal y tenía miedo de ser pisada.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Runrunes

25/04/2017 00:01 AM RUNRUNES

Al abrirle los micrófonos, comienzan las elucubraciones, inventos y mentiras presidenciales... 

Espacio publicitario