Espacio publicitario

Uno de los lugares más sagrados del cristianismo

La basílica de la Natividad de Belén: historia y curiosidades

Sobre el lugar tradicional del nacimiento de Jesús se levanta desde hace casi dos milenios una de las iglesias más antiguas e interesantes del mundo cristiano. 

 La estrella de plata que marca el supuesto lugar del nacimiento de Cristo en Belén. (Cortesía: thebiblejourney.org)

  • MICHAEL NISSNICK

25 de diciembre de 2017 06:00 AM

PARA COMPARTIR

Una #estrella de plata de catorce puntas marca el supuesto lugar del #nacimiento de #Cristo

La #basílicadelaNatividad fue construida en el siglo IV. 

Caracas.-El centro de la navidad cristiana es Belén, donde nació Jesucristo según los evangelios. Esta ciudad de Tierra Santa inspira hasta hoy la devoción de millones en todo el mundo.

Sobre el presunto lugar del nacimiento se alza una de las iglesias más interesantes de la cristiandad: La basílica de la Natividad.  Visitémosla y conozcámosla mejor este 25 de diciembre.  

Orígenes e historia

Los evangelistas Mateo y Lucas afirman que Jesús nació en Belén (“Casa del pan” en hebreo), aunque no mencionan el lugar exacto. Pero desde los primeros tiempos del cristianismo se tendió a ubicar dicho acontecimiento en una gruta.


Una razón podría ser la ancestral costumbre local de adosar las viviendas a las grutas o aprovecharlas como establo. Pero hay otro motivo más profundo. Según el historiador Pepe Rodríguez, “las cuevas no solo fueron refugio de los hombres primitivos, sino que fueron sus primeros templos. La caverna o gruta representa un arquetipo de la matriz materna y figura en los mitos de origen, renacimiento e iniciación de muchas culturas antiguas de todo el mundo, siendo también el lugar donde se produce el pasaje entre la tierra y el cielo o viceversa”. 

Sea como fuere, la actual gruta de la Natividad no siempre fue un santuario dedicado a Jesús. En el año 135 después de Cristo, tras sofocar una revuelta judía contra su autoridad, el emperador romano Adriano edificó templos paganos sobre los lugares relacionados con la vida y muerte de Cristo. Al respecto escribió san Jerónimo: “Durante cerca de ciento ochenta años, se adoraba en el lugar de la Resurrección la imagen de Júpiter y sobre la roca del Calvario una estatua de mármol de Venus puesta por los paganos (…) Belén, el lugar más augusto del mundo, estuvo bajo la sombra de un bosque de Tammuz, o sea Adonis (un dios griego). Y en la cueva donde Cristo emitió sus vagidos de recién nacido se lloraba al amante de Venus”.   


A comienzos del siglo IV, el emperador Constantino terminó las persecuciones contra el cristianismo y abrió el camino para que éste se convirtiera en la religión dominante de Occidente.


Constantino comisionó a su madre Helena para que acudiera a Tierra Santa para identificar los lugares cristianos y edificar santuarios sobre ellos. En Belén, la anciana emperatriz derribó el templo de Adonis levantado sobre la gruta del nacimiento de Jesús e inició la construcción de la primera basílica de la Natividad, consagrada el 31 de mayo del año 339.


Dos siglos más tarde, una revuelta samaritana dirigida por el caudillo mesiánico Juliano ben Sabar arrasó la basílica constantiniana y otros templos cristianos de la zona. Tras sofocar el levantamiento, el emperador bizantino Justiniano I construyó una nueva iglesia consagrada en el año 531.


Esta iglesia es la que ha llegado hasta nuestros días, lo que la convierte en uno de los santuarios cristianos más antiguos del mundo. Se ha salvado numerosas veces de la destrucción. Quizás el caso más emblemático tuvo lugar en el año 614, cuando el emperador persa Cosroes II invadió Tierra Santa. Se cuenta que se abstuvo de arrasar la basílica de Belén por un mosaico de su fachada en el que los Reyes Magos vestían con indumentarias persas. 

Recorrido actual

El aspecto de la iglesia refleja los turbulentos tiempos que le ha tocado vivir a lo largo de casi dos milenios. Su exterior luce más como una fortaleza que como un santuario. Su única entrada, de hecho, medía originalmente cinco metros y medio de altura, pero fue rebajada hasta el metro y medio actual en el siglo XVII para evitar que ingresaran a ella profanadores montados a caballo. Como los fieles deben inclinarse para traspasar su umbral, se la conoce como “Puerta de la Humildad”.


Tras cruzar la entrada, se llega a un nártex (vestíbulo), con puertas de madera originales donadas por un rey armenio en el siglo XIII.


A partir de ahí se ingresa a la basílica propiamente dicha. Su planta es de cruz latina. El interior mide casi 54 metros de largo. Consta de cinco naves divididas por filas de 44 columnas, 35 de ellas decoradas con pinturas de la Virgen, el Niño y diversos santos.


En algunas partes del suelo pueden verse restos de los mosaicos geométricos de la desaparecida basílica de Constantino. En las paredes destacan algunos mosaicos del siglo XII  con imágenes de la vida de Cristo y los primeros concilios de la historia de la Iglesia.

El techo del templo está hecho de vigas de madera. El actual data de mediados del siglo XIX, pero en el pasado estuvo recubierto con plomo donado por el rey Eduardo IV de Inglaterra en el siglo XV.


El presbiterio consta de tres altares: el central, el de la Virgen y el de la Circuncisión. Por dos puertas ubicadas en los laterales se ingresa al lugar más sagrado de la iglesia.


Unos escalones llevan a la Gruta de la Natividad, un pequeño espacio de trece metros de largo y tres de ancho ubicado bajo el presbiterio. Su punto central es el altar de la Natividad, debajo del cual se venera una estrella plateada que marca el supuesto lugar del nacimiento de Cristo. Su inscripción en latín reza “Hic de Virgine Maria, Iesus Christus natus est”, que en latín significa “aquí nació Jesucristo de la Virgen María”. La estrella tiene catorce puntas en alusión a los tres grupos genealógicos de Jesús según el evangelio de Mateo. Sobre ella arden quince lámparas en representación de otras tantas confesiones cristianas.


El templo lleva siglos bajo la administración de las iglesias católica, ortodoxa griega y ortodoxa armenia. Esta convivencia no siempre ha sido pacífica y ha llegado a detonar conflictos internaciones. Por ejemplo, la estrella de la Natividad original, donada por Francia en el siglo XVIII, fue cortada y robada por los griegos (protegidos por Rusia) el 31 de octubre de 1847. Aunque la reliquia volvió a su lugar en 1852, las tensiones derivadas de este delito contribuyeron al estallido de la Guerra de Crimea (1853-56).

Junto a la Estrella de la Natividad se alzan otros dos altares: uno ubicado en el supuesto lugar donde estuvo el pesebre del niño Jesús y otro dedicado a los Reyes Magos.


Otro lugar de interés de Belén relacionado con el nacimiento de Cristo es la Gruta de la Leche, una capilla ubicada a trescientos pasos de la Basílica de la Natividad. Según una antigua tradición no recogida en la Biblia, mientras la Virgen amamantaba a su hijo en este sitio unas gotas de su leche cayeron sobre la piedra de la gruta, haciendo que ésta se volviera blanca. Hasta hoy es centro de peregrinación por parte de mujeres de distintas confesiones religiosas, que suelen llevarse fragmentos de la roca de la cueva y beberlos disueltos en agua con la esperanza de concebir hijos.  


A tres kilómetros de Belén se encuentra la aldea de Bet Sahur, considerada como el lugar tradicional del anuncio del ángel a los pastores.  Entre 1953 y 1954 se construyó aquí la iglesia del Campo de los Pastores, cuyo diseño recuerda al de una tienda nómada. En su interior se aprecian varios frescos con la historia bíblica de la Natividad.  


Twitter: @mhnissnick

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

<

Espacio publicitario

Espacio publicitario