Espacio publicitario

Integración: Italia

Italia, presente en nuestra historia

Los primeros italianos llegados a Venezuela fueron Amerigo Vespucio y el mismísimo Cristobal Colón.

  • William Villegas

09 de febrero de 2017 12:06 PM

Actualizado el 09 de febrero de 2017 12:28 PM

PARA COMPARTIR

Un millón y medio de venezolanos en la actualidad son descendientes de italianos, sobre todo de Sicilia, Campania y Abruzzo.

Los primeros italianos llegados a Venezuela fueron Amerigo Vespucio y el mismísimo Cristobal Colón.

Si bien a España debemos el idioma y parte de nuestra cultura y costumbres, hay otras naciones y personas que en lo que unos llaman descubrimiento y otros encuentro, aportaron lo suyo, solo que no corrieron con la buena suerte de recibir en vida, y quizás tampoco de la Historia, un justo reconocimiento.

En eso destaca Américo Vespucio -compañero y amigo de Cristóforo Colombo- nombre castellanizado, ya que nació como Amerigo Vespuci, en Florencia, en 1554, y terminó sus días en Sevilla, en 1512.

Fueron sus descendientes quienes recibieron reconocimientos y recompensas por la labor de Amerigo de mostrar en las cortes europeas, que lo que el Almirante genovés había encontrado tenía nada que ver con la India. Que se trataba de un nuevo continente.

Murió sin sospechar que ese nuevo mundo, América, llevaría hasta la posteridad su nombre, o, mejor dicho, su apellido, en la versión que más convenía a la corona española, no por razones idiomáticas ni geográficas, sino posiblemente políticas.

Otro casi olvidado es Giácomo Castiglione, castellanizado como Santiago Castellón, nada más y nada menos que fundador del primer asentamiento venezolano y latinoamericano: Cubagua, en 1500.

Más aún, existe una versión de que el fundador de nuestra capital musical, Barquisimeto, fue el veneciano Francesco Graterol, en 1552, y no el castellano Juan de Villegas.

En tiempos en que mencionar la palabra Constitución se ha hecho costumbre, pocos recuerdan que el redactor, en 1811, de la primera, y también la de la América hispana, Juan Germán Roscio, es hijo del militar milanés Giovanni Roscio.

También se olvida que los escenarios que asentaron batallas y padeceres de nuestra gesta independentista fueron luego descritos y cartografiados junto al resto de nuestra geografía, por Agostino (Agustín) Codazzi.

Nuestra hoy compleja agricultura, en su momento fue beneficiaria de las hacendosas manos de paisanos del fundador de la que hoy llamamos Facultad de Agronomía de la UCV, Doménico Milano.

Muchos venezolanos deben su salud a las investigaciones y prácticas de Luis Razetti. También a Ettore Mezzarri, asistente del doctor Arnoldo Gabaldón, y fundador del laboratorio químico que tanto contribuyó a erradicar la malaria y otras enfermedades endémicas que diezmaron nuestra población hasta la década de los años 40 del siglo pasado.

Hasta tuvimos un presidente, Raúl Leoni, cuyos antepasados preferían gritar "gooooool" antes que "joooonrón".

Si quisiéramos presumir, pudiéramos decir que si bien hemos de sentirnos orgullosos de Guacaipuro, Tamanaco y otros naturales, con el Almirante de la Mar Océano y con Vespucio nos llegó también la influencia que en ellos y en otros viajeros tuvieron la multiplicidad de escuelas filosóficas y de otros saberes griegos y romanos clásicos, integrados en la cultura y sociedad italiana y europea de la época.

De la historia al presente

Ha pasado mucho tiempo. Pero el espíritu emprendedor de Cristóforo y Amerigo, no sólo quedó sembrado en el nuevo continente, sino que, en venezolano, fue reforzado el siglo pasado por oleadas de nuevos viajeros provenientes, en su mayoría, del centro-sur de Italia.

Sicilianos y otros nacidos en la Campania y Abruzzo, mezclaron sus genes con los de los caraqueños, zulianos, andinos, etc., arrojando un estimado de un millón y medio de criollos que en actualidad están mezclados con el genovés, el florentino y muchos otros originarios del país de la bota.

Esta oleada trajo consigo, además de deseos y necesidad de superación, un espíritu laborioso mostrado en iniciativas que hoy se traducen en el gran número de pequeñas, medianas y hasta grandes empresas que ofrecen un sitio de trabajo a muchos compatriotas.

La mezcla de costumbres, ya presente en tiempos coloniales, quizás pueda ejemplificarse gastronómicamente: Venezuela es uno de los países que más consume pastas en el mundo, preparadas, por cierto, usando algunos condimentos y productos típicos de nuestra mesa.

En la música, nuestra primerísima Mirla Castellanos debutó en el excelso festival de San Remo con una composición de Doménico Modugno. Mientras, en Italia se oye y baila ampliamente, entre otros, a Oscar De León, el Sonero del Mundo. Además, El Sistema, que ha dado directores como Dudamel y está asombrando y siendo copiado en el mundo, es creación de alguien emparentado con la tierra de Verdi y Paganini: José Antonio Abreu. De Italo Pizolante, el eterno enamorado de Puerto Cabello y del maestro Antonio Lauro, sus apellidos hablan por sí solos.

Se dice por el mundo que la belleza de nuestras mujeres, premiada en múltiples escenarios, se debe al crisol de razas que es Venezuela.

En ello, Italia también aportó lo suyo. Apellidos como Ruggieri, Negrotti, Carrizo, Menicucci, lo atestiguan, y hasta Bárbara Palacios se inscribe en el grupo. El Miss Venezuela 2016 nos dio una reina con esa ascendencia: Keisy Sayago. De su corte, tres de cuatro finalistas: Diana Croce, Antonella Mazzaro y Rosangélica Pisitelli, corroboran lo dicho. Mazzaro nos representará en el Reinado Hispanoamericano. En 2013, Stephanie De Zorzi, y Michelle Bertolini, Miss Venezuela Tierra y Miss Venezuela Internacional, respectivamente, redundan lo expuesto entre una lista muy amplia.

Entretanto, el carabobeño y ex cardenalista y ahora magallanero Francisco Cervelli, está considerado como uno de los mejores receptores defensivos del béisbol de Grandes Ligas y como el dueño de un bate que se crece en los momentos difíciles. Tal y como han venido haciendo sus ancestros durante siglos. Relegado al rol de suplente en Nueva York, supo responder con Pittsburgh a la responsabilidad de conducir el pitcheo.

Semblanza del embajador

Silvio Mignano nació en Fondi, el 23 de octubre de 1965. Graduado en Derecho, el 9 de mayo de 1988, en la Universidad La Sapienza de Roma.

Por concurso, inició carrera diplomática en 1991.

Embajador en Bolivia (2007-2010), cónsul general en Basilea, Suiza (2004-2007), primer secretario a la embajada Italiana en La Habana (1994-1998) y Nairobi (1998-2001). jefe de la Secretaría en la Dirección General para los Países de América.
Es también embajador acreditado ante los gobiernos de Barbados, Dominica, Grenada, Guyana, Santa Lucia, San Vincente y las Granadinas, Trinidad y Tobago y representante italiano ante Caricom y Cariforum.

Condecorado, en 2007, por el Presidente de su país, con la orden Cavalierri Uffiali de la Orden al Mérito de la República Italiana.
Servicio militar en la artillería antiaérea entre 1998-99.

Escritor y poeta, ha publicado las novelas Una lección sobre el amor (Fazi, 1999), Las puertas del infierno (Fazi, 2001), El cuento del mercader Docibile y de la princesa siriana (Robin, 2015), Pilar de los invisibles (Robin, 2015), las colecciones de poemas Libreta negra para el viaje (Caramanica, 2003), No tenemos un guionista de repuesto (Gente común, 2009) y La nuestra rebelde buena educación (Manni, 2011), que recibió el premio Sertoli Salis como mejor libro italiano para el bienio 2011-2012.
También el libro de cuentos Bolígrafo Boliviano (Robin, 2015) y el libro de cuentos infantiles El regalo del rinoceronte (Manni, 2004).

Como guionista ganó, en 2007, el premio del Jurado de los Jóvenes en el festival de Locarno para la película Haiti Chérie del director Claudio Del Punta.

Ha sido además director de la VI Bienal de arte contemporáneo de La Paz, en 2009.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario