Espacio publicitario

Integración / Corea del Sur

Corea: una sola identidad en la división

Surcoreanos pueden enseñar a construir barcos para exportaciones.

Una mujer reza bajo linternas decoradas de papel con las que se celebra el Año Nuevo en el templo Chogye de Seúl, Corea del Sur. (Lee Jin-man/AP)

Una mujer reza bajo linternas decoradas de papel con las que se celebra el Año Nuevo en el templo Chogye de Seúl, Corea del Sur. (Lee Jin-man/AP)

AP

  • William Villegas

10 de mayo de 2017 09:24 AM

Actualizado el 10 de mayo de 2017 11:44 AM

PARA COMPARTIR

50% de la población de Corea del Sur vive en la capital del país, Seúl.

El deporte nacional de Corea del Sur es el taekwondo.

Los puntos cardinales se establecieron para tratar de organizar lugares según su ubicación sobre la faz la Tierra. Pero  terminaron siendo factor de divisiones. Uno de los países que más reflejaría está circunstancia está ubicado sobre el denominado Paralelo 38, dividido según su ubicación sobre el eje del Ecuador al norte o el sur. Separación no auspiciada por quienes desde el neolítico a la edad del bronce poblaron una región que terminaría llamándose Corea.

En 1902 la feudal Rusia trataba de anexarse un territorio ubicado sobre una península del Asia Oriental de 220.078,5 km2. Misma intención del Imperio Japonés, que disfrutaba de "reconocimiento" del Imperio Británico. Japón propuso a Rusia la partición amistosa del territorio, cosa rechazada por esta y que culminó en una anexión japonesa por la fuerza.

Japón, muy debilitado militar y económicamente después de su incursión en la Segunda Guerra Mundial, cedió ante el poderío de estadounidenses y soviéticos, quienes se repartieron Corea, posesionándose Estados Unidos del sur y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) del norte. Quedó la mesa servida para lo que conocemos como la Guerra de Corea, donde el factor ideológico y de poder encarnado en ambas potencias detonaría un enfrentamiento que sólo serviría, si nos atenemos a la hoy existente división territorial, para contabilizar millares de muertos y dejar incuantificables pérdidas económicas.

Sin embargo, sus más de 3.000 años de historia posibilitan que Corea tenga rasgos propios, a pesar de arcaicas influencias de poderosos vecinos como China y Japón, y luego de EEUU y URSS. Quizás religiones como el taoísmo, confucianismo y budismo hayan sido el factor que sirvió de engranaje para amalgamar y proteger a su alrededor una antigua cultura, si bien el cristianismo, en el sur, y el chendonismo, en el norte, tienen presencia actual en el área.

Aunque 60 años de contacto con productos occidentales como cine, música y moda se han permeado culturalmente, sobre todo en Corea del Sur, lo han hecho adquiriendo características coreanas. Un cine, TV y música pop típicamente sur coreanos gustan y se consumen en otros países asiáticos.

Y tenía que ser así. Su rica música folklórica, como el minsogak, no sólo abunda en emociones y expresiones sino que es indisoluble con las creencias, valores, sentimientos, etc, enraizados en lo más profundo del pueblo de ambas Coreas. De hecho, el ritmo del minsogak no es otro que el de los mismísimos latidos del corazón, particularidad que imposibilita divisiones.

La pintura no escapa a esa propuesta de transmitir estados de ánimo, donde el paisajismo inspirado en sus impresionantes montañas y corrientes de agua tiene un lugar privilegiado. Flores y aves evocan lo frágil y delicado, pero a la vez lo hermoso de la vida, donde el sosiego ha de ser considerado. El tigre y su fiereza, muy retratado, nos recuerda la ambivalencia: pueden ser violentos, aterradores y, por otra parte, traer buena suerte.  Es tal su presencia en cuentos, arte e historias, que en un tiempo se llamó a Corea Nación de Tigres.

Buscando la delicadeza en lo cotidiano, la cerámica, milenaria y básicamente utilitaria, es exquisitamente decorada. La madera, la tela, el esmalte y la arcilla en manos de sus artesanos adquieren otra dimensión, conjugando lo diario con lo transcendente, reflejando una profunda sensibilidad y la variedad religiosa de ambas  coreas. Sus trabajos en porcelana son de fama mundial.

El intercambio cultural entre China y los antiguos reinos coreanos dio origen a una gran variedad de danzas tradicionales, clasificadas en nacionales (hyang-ak jeongjae) y extranjeras (dang-ak jeongjae), estas últimas originarias de China. El conjunto de danzas muncheon, agradece al cielo por vernos con buenos ojos. Los espíritus tienen mucha presencia en el pueblo coreano. Así, en el yeonggo, rito de antiquísima data, los tambores buscan traerlos de vuelta a este mundo.

Las fuerzas del Bien y del Mal acompañan al coreano en sus quehaceres. De hecho, la casa, el hogar, se construye según la geomancia, es decir, la interpretación de líneas, círculos y puntos trazados en la tierra, ya que la ubicación topográfica, forma de la vivienda y materiales deconstrucción, convoca fuerzas buenas o malas. Se construye sólo si las energías positivas y negativas, el Ying y el Yang, están en armonía.

Fama ha dado a Corea su jardinería, donde el taoísmo y la exaltación de lo natural y lo místico dicen presente. Un estanque de lotos no puede faltar.

Pocos pero exitosos

Corría 1967 cuando Choing Hoe Nyon arribó a Caracas para gerenciar el área gasífera de Pdvsa. País de ingeniería e industria avanzada, sus aportes a nuestra principal industria son importantes. En Puerto La Cruz, donde residen unos 500 coreanos, apoyan con su trabajo y conocimientos al Proyecto de Conversión Profunda de la Refinería local, que dispone de un presupuesto de 4.000 millones de dólares. 200 coreanos en Caracas aportan no sólo a la industria petrolera y gasífera, sino en otras actividades.

De su país trajeron su amor por lo natural. Nuevos árboles en las localidades donde se desenvuelven, les deben la vida. Su ingeniería de vías de comunicación y un centro de entrenamiento en mecánica, ha formado 600 venezolanos en años recientes. Unos 500 de ellos trabajan en sus empresas asentadas en Venezuela.

Hábiles para los negocios, varias áreas industriales y comerciales llevan su impronta. Buena parte de las motocicletas que circulan por nuestros pueblos y ciudades, van de la mano -o del manubrio- del señor Du Hwan Kim, quien, además, copera para mejorar nuestras vías, respetando lo ambiental y apuntalando el desarrollo social de Venezuela.

Cabe mencionar que la nación con la conexión a Internet más rápida del orbe, innovadora en comunicaciones vía teléfonos móviles y en construcción, es también la primera en fabricación de barcos, y cuya cooperación con nosotros en el área pudiera llevarnos a mediano y largo plazo a autoabastecernos de navíos necesarios para exportaciones de crudo y otras.

Ocupando espacios del planeta diametralmente, sin similitud cultural, hay que reconocer su esfuerzo para asimilarse a nosotros. Con una antiquísima gastronomía donde el arroz, vegetales y carnes son preparados con frecuencia al vapor, usando aceite de sésamo, jengibre, salsa de soya, ajo y hojuelas de pimienta, difiere de la nuestra donde lo tóxico es degustado con voracidad. Algunos de los ingredientes de cocción no son fáciles de conseguir en nuestra tierra. Sin embargo, sus deseos y capacidad de adaptación se sobreponen y los vemos compartiendo nuestros espacios y comidas con placer.

Rasgos de Corea del Sur

En 24 años, la agricultura de Corea del Sur pasó de ocupar al 45.7% de la población activa al 3% actual, gracias  a su industrialización. Su economía ocupa el 12 lugar mundial por Producto Interno Bruto (PIB) y Poder Adquisitivo (PPA). Está calificada como país desarrollado por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Pocos recursos naturales. Pero su avicultura y pesca están entre  las primeras del mundo.

Ocupa la mitad meridional de la península de Corea, con unos 100.210  km2 de longitud, y varias islas del mar Amarillo y del estrecho de Corea. En Jeju-do, la mayor de estas islas, se encuentra el punto más elevado del país, el pico del Hanla, con 1950 metros de altitud. Clima templado con cuatro estaciones bien marcadas.

Frecuentemente visitada por tifones del océano Pacífico.

50% de su población vive en la capital, Seúl.

Pagar con el celular está muy extendido.

Su comida picante pero saludable. Muchas verduras.

Hay un gran respeto por los ancianos.

Deporte nacional el taekwondo (tecondo).

Gustan del alcohol y tabaco

Surcoreanos pueden enseñar a construir barcos para exportaciones.
 

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario