Espacio publicitario

Integración / Bolivia

Bolivia: su pasado apuntala su futuro

Lo preincaico apuntala  la industrialización gasífera y petrolera en Bolivia.

Anciana boliviana en Oruro. (Archivo)

 Anciana boliviana en Oruro. (Archivo)

Archivo

  • William Villegas

10 de mayo de 2017 09:24 AM

Actualizado el 10 de mayo de 2017 11:44 AM

PARA COMPARTIR

Bolivia es el primer productor mundial de quinua, y es la décimo cuarta economía de América Latina.

Bolivia es el cuarto productor mundial de estaño, octavo en plomo, noveno en plata, décimo en zinc. Cuarto en América Latina en gas y octavo en petróleo.

"Mi desesperación se aumenta al contemplar la inmensidad de vuestro premio, porque después de haber agotado los talentos, las virtudes, el genio mismo del más grande de los héroes, todavía sería yo indigno de merecer el nombre que habéis  querido daros, ¡el mío! Hablaré yo de gratitud, cuando ella  no alcanzará jamás a expresar ni débilmente lo que experimento por vuestra bondad que, como la de Dios,  pasa todo límite.  Sí:  sólo Dios tenía potestad para llamar a esa tierra Bolivia". Esta fue la respuesta de Simón Bolívar a la propuesta de usar su apellido para una de las naciones que libertó, y a la que llamó "mi hija predilecta", legándole, en 1826, su primera constitución.

Su primer Presidente será otro venezolano: Antonio José de Sucre, quien en Ayacucho la emancipará de España, circunstancias que crearán un vínculo eterno con la naciente República, de la que podemos decir fue acunada en brazos venezolanos.

Revueltas y guerras civiles desangrarán los primeros 50 años de Bolivia. En 1825 el Imperio de Brasil, invade, asunto solventado por Sucre, lo que no pudo en 1828, cuando Perú desaloja de Bolivia las tropas de la aún existente Gran Colombia, deponiendo a Sucre de la Presidencia, e instaurando un gobierno no bolivariano.

Multiétnica y multicultural

Está caracterizada por un mestizaje de culturas y razas producto de diversas colonizaciones. Los incas mezclarán sus genes con los de etnias asentadas en esos territorios  12.000 años A.C. Un portugués, Alejo García, en 1520, será el primer europeo en llegar. Diego de Almagro y su hermano Francisco, los primeros españoles.

Francisco, quien sobrevive a su hermano, enfrentará a los hermanos Pizarro por el control de un territorio que desde el principio mostró gran riqueza minera y que sustentará, para 1574, la primera gran metrópoli americana: Potosí, con 120 mil habitantes. Para 1611 y con el título de Villa Imperial, será, con gran lustro, la gran productora mundial de plata.

En medio de alianzas coyunturales y traiciones, ambición, sueños rotos, triunfos y genocidio, el territorio que los españoles nombran Nueva Toledo, adquiere su propio perfil.

El implante de un dios desconocido para los descendientes de los Incas, uros y tiahuanacos,  irá a la par con la aparición de ciudades y centros económicos y políticos gracias a la minería y algo de agricultura, donde el trabajo esclavo diezmará a la población originaria como no pudieron hacerlo guerras y epidemias. Las lenguas aymara y quechua ceden ante el castellano, al igual que su arte, costumbres y organizaciones políticas que, hoy día, subsisten y subyacen en la Bolivia actual, brotando como setas -llamadas callampas en Bolivia, Chile, Ecuador y Perú- desde el manto social. El 60% de los bolivianos de hoy, hablan, junto al castellano, alguna lengua originaria.

Así, Bolivia nos dice que lo más profundo de sus raíces nacionales vive indisoluble con sus ancestros y naturales. Como muestra podemos decir que el primer grito de independencia de la Corona española no lo dieron sus clases dirigentes, sino las etnias aborígenes. En 1779 Túpac (nombre castellanizado como Tomás) Katari, lidera un levantamiento que le costará la vida. Sus hermanos, Dámaso y Nicolás, si bien tampoco serán exitosos, consiguen perturbar el poderío español.

Blancos criollos como Monteagudo y Zudáñez, asumiendo posición sobre luchas monárquicas en España, más que una concepción republicana, dan el Grito de Chuquisaca el 25 de mayo de 1809. Sería Pedro Domingo Murillo quien llamaría a independencia. Por una u otra razón, todos los mencionados pagaron con su vida.

Las luchas intestinas y temporales dominaciones de vecinos y españoles, verían su fin en las cumbres de Ayacucho, donde Sucre, el 9 de diciembre de 1824 infringiría tal derrota a los ejércitos reales, que estos desalojarán Suramérica.

Pero, luego de una guerra donde indígenas, campesinos y pueblo pusieron la mayoría de los caídos, la situación social cambió muy poco, a pesar de esfuerzos como el Sucre, quien se empeñó en dar a todos educación, salud, tierras y agua para uso personal y agrícola.

El espíritu profundo y apacible, como sus montañas, pero resistente de sus naturales, se tornó en tenacidad para subsistir privaciones y para mantener sus costumbres, tradiciones y folklore, donde la iconografía original subsistió, siendo quizás la más colorida y prolija de nuestro continente.

A pesar de influencias española, amazónica, inca y hasta africana, en la musicalidad boliviana lo preincaico persiste con algunos ajustes en lo dancístico e instrumental. Danzas como La Moseñada, kallawaya, sicureada, más la  tonada y el huayño, recrean la vida cotidiana, las creencias, tradiciones, filosofía y los temores de hace milenios, a través de una exquisita coreografía e instrumentación admirada mundialmente.

Lo católico tradicional, representado, por ejemplo, en los ritos de Semana Santa y el festejo del Año Nuevo y Navidad, consiguieron su espacio y coexisten pacíficamente con lo autóctono. Los muñecos para carbonizar conviven con las imágenes tradicionales de la Fe católica, en la que, de una u otra forma, lo andino se cuela en representaciones y festejos.

Caminar por parques nacionales bolivianos como Samaipata -patrimonio cultural de la Humanidad- en Santa Cruz, o Calaca, en Oruro, produce una sensación de tiempo abolido. Nuestros pasos son acompañados por pinturas rupestres de períodos tan antiguos como el paleoindio, preincaico y el incaico. Hasta la capitalina La Paz desdeña al tiempo, gracias a una mezcla de lo aborigen con lo colonial y republicano que nos asalta en calles, parques, iglesias  y museos.

Bolivianos en Venezuela

No se tiene conocimiento exacto de cuando asentaron por vez primera su presencia en Venezuela. Se conoce que en la actualidad unos 2.000 de ellos están con nosotros, en su mayoría personas de tercera edad, que se dedican preferentemente al comercio. Es común ver pequeños negocios donde ofertan artesanía de su país, como ruanas, mantas y hamacas.

Todos los 6 de agosto, día en que en 1825 se proclamaron República soberana, les vemos en trajes típicos y festivos, reunidos para mantener sus raíces y vínculos. Grupos musicales donde la flauta -antara- y otros instrumentos de viento que traducen la espiritualidad y misticismo de sus montañas, además del charango -especie de cuatro pequeño- e instrumentos de percusión, nos son familiares.  El 5 de agosto celebran el Día de la Virgen de Copacabana -Virgen de la Candelaria, en Venezuela- iniciado en el año de 1583 y consagrada como Reina de La Nación el Primero de agosto de 1925.

Grandes comedores de carnes de res y oveja, sobre todo en La Paz y Oruro, en Potosí prefieren la cazuela de maní, papas y pescado con arroz o fideo. El ají de Pataskha, el chajchu, calapurka; el pampaku, de Cochabamba; el saice y la ranja de Tarija, además de condumios típicos de Santa Cruz y Beni, abundan en sus festejos  en Venezuela, acompañados de vinos bolivianos y chicha, buenos para bailar  morenadas, diabladas y caporales entre otras danzas milenarias.

Rasgos de Bolivia

País minero, construye plantas hidroeléctricas para exportar energía derivada, así como con pequeñas plantas fotovoltaicas y eólicas, adecuadas para preservación ambiental.

Primer productor mundial de quinua, es la décimo cuarta economía de América Latina. Sus 10 millones de habitantes promedian un ingreso de $ 3.276.

Cuarto productor mundial de estaño, octavo en plomo, y noveno en plata, décimo en zinc. Cuarto en América Latina en gas y octavo en petróleo.

La ganadería, soya, azúcar, arroz, aportan en los intentos y esfuerzos en procurade la diversificación económica.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario