Espacio publicitario

Uma Thurman debuta esta noche en Broadway retando a Trump

La musa de Quentin Tarantino llega a Broadway huyendo del “desprecio y desdén de Hollywood hacia las actrices”

Uma Thurman y Josh Lucas

Uma Thurman y Josh Lucas, una pareja liberal con ambiciones 

Cortesía

  • ANDRÉS CORREA GUATARASMA

30 de noviembre de 2017 16:24 PM

Actualizado el 30 de noviembre de 2017 17:40 PM

PARA COMPARTIR

Uma Thurman debuta esta noche en Broadway retando a Trump

Uma Thurman, la musa de Quentin Tarantino, llega a Broadway 

Nueva York.- “No puedo controlar quién se enamora de mí (…) Con el tiempo comencé a entender cómo puedes amar a alguien con todo tu corazón y al mismo tiempo tener otros amantes”, dice la provocadora Chloe, el rol protagónico con el que Uma Thurman debuta oficialmente en Broadway este jueves, luego de tres semanas de pre estreno.

La Parisina (The Parisian Woman), de Beau Willimon, es una pieza sobre el amor a la pareja, al ego y sobre todo al poder. El autor se inspiró en la obra homónima La Parisienne (1885), la más famosa de Henri Becque, adaptándola al Washington contemporáneo, un escenario que ya ha explorado como creador de la serie televisiva “House of Cards”.

La dirección corre por Pam MacKinnon, ganadora del Tony 2013 por el clásico ¿Quién le teme a Virginia Woolf?, de Edward Albee. El reparto lo completan Josh Lucas, Blair Brown, Marton Csokas y Phillipa Soo, quien viene de los musicales Hamilton y Amélie.

Chloe y Tom conforman un matrimonio liberal que juega con sus encantos y conexiones bipartidistas para asegurar un cargo político, en un entorno donde todo luce relativo y “la verdad” parece estar en permanente redefinición. Republicanos y demócratas reciben sus dosis de dardos, mientras el dramaturgo acentúa la culpa por la indiferencia de una generación que estaba llamada a adecentar la política y no lo hizo, y aún apuesta a que ello alguna vez suceda.

Una tragicomedia, plena de ironía y cinismo, en ese Washington siempre ambicioso, pero sobre todo en absoluto caos y conflicto de intereses desde los escandalosos comicios de 2016. No en vano la pieza llega a Broadway luego de significativos cambios desde que fue estrenada originalmente en 2013 en California, con otro elenco y virtualmente en “otro” país. Pero aún con el tono reflexivo, el texto se queda en la superficie, apoyado en soluciones rápidas y bataclánicas, con una estructura más televisiva que teatral, reflejo de la experiencia de Willimon.

“Después de las elecciones de 2016 sentí la necesidad de volver a trabajar completamente la obra. El núcleo sigue siendo el mismo, pero dado su entorno, hubo una oportunidad para abordar nuestro paisaje político actual a través de Chloe. Para poner un borde más agudo en su camino”, detalló el autor a la prensa.

“Es una obra diferente a la versión que originalmente subimos al escenario. Una de las cosas que me encanta del teatro es que puedes responder al momento presente en tiempo real. Estamos entusiasmados de asumir ese desafío”, agregó.

Fiel a su estilo de opinar sin pudor, no extrañaría -quizá así esperan los productores- que Donald Trump comente sobre esta obra que critica su novata presidencia. Tanto que Chloe se niega a referirlo por su nombre, pues “él no merece ese respeto. No en esta casa”.

Curiosamente, justo antes del estreno llegaron desafíos adicionales: Thurman, musa de Quentin Tarantino e ícono de su clásico Pulp Fiction que le valió una nominación al Óscar, se refugia en Broadway huyendo del “desprecio y desdén de Hollywood hacia las actrices”, según declaró a The NY Times a principios de mes. En corolario, la semana pasada usó su cuenta de Instagram para descargar a los “conspiradores malvados”, apuntando al desacreditado productor Harvey Weinstein y sugiriendo que en los próximos días haría revelaciones al respecto.

También la serie House of Cards, creada por Willimon, cayó en el escándalo de abuso sexual, de manos de su protagonista, Kevin Spacey, quien este otoño pasó de ser uno de los actores más respetados del mundo a un paria.

En medio de las polémicas de Hollywood y los escándalos de Washington, y más allá de las razones personales que la hayan llevado a Broadway, Thurman asume el reto histórico de debutar en la gran carpa a los 47 años de edad.

“Su porte, su encanto, su sentido de la diversión y el humor. Todas esas cosas que Chloe necesita para existir, Uma las tiene naturalmente”, ha declarado Willimon. Los productores estuvieron tan de acuerdo en que ella debía ser la protagonista que incluso retrasaron el calendario mientras la actriz se recuperaba de un accidente de equitación.

En ello obviamente coincide la directora MacKinnon: “Chloe tiene un carisma de estrella de cine. Por lo tanto es muy útil que la señora Thurman ya lo sea”, afirmó a The NY Times.

acorrea@eluniversal.com

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario