Espacio publicitario

ENTREVISTA // JOSÉ NAPOLEÓN OROPEZA, ESCRITOR

"El sueño es la fuerza vital de toda mi creación"

El domingo 2 de abril el autor venezolano presentará su más reciente novela "El cielo invertido" en la Librería Lugar Común de Altamira, en Caracas.

El autor presentará en Caracas su nueva novela El cielo invertido

CORTESÍA JOSÉ ANTONIO ROSALES

  • DULCE MARÍA RAMOS

12 de marzo de 2017 04:50 AM

PARA COMPARTIR

"El sueño es la fuerza vital de toda mi creación"

José Napoleón Oropeza es un hombre signado por la literatura, a pesar de que en su juventud quiso ser sacerdote. Con una extensa obra literaria que abarca desde el cuento, la novela y el ensayo, también fue docente universitario y gerente cultural. Desde el seminario y hasta el sol de hoy, Oropeza se levanta todos los días a las cuatro de la madrugada para su encuentro diario con la escritura: “Gozar en silencio del diálogo conmigo mismo, mientras mi familia duerme”.

La escritura como diálogo, la escritura como vocación que terminó siendo más fuerte que el llamado de Dios, aunado también a la insistencia de Félix Ernesto Osuna, el mentor de sus primeras letras: “Él descubrió que tenía facilidad para redactar y después del recreo me ponía ejercicios. La última imagen que me dio fue la de una mata de níspero que estaba en el medio de la escuela, un día llegaron unos pájaros y la arrancaron de raíz, ahora estaba clavada entre el cielo y la tierra. Me dijo: ‘Escríbeme esa historia’. He tratado de reescribirla en todos los amaneceres de mi vida”.

El cielo invertido (2016) es la más reciente novela que presenta Oropeza editada por la Universidad Católica Andrés Bello y Bid & Co. Editor. La obra cierra la tetralogía que inició con Las redes de siempre (1976) y continuó con Las hojas más ásperas (1984) y Las puertas ocultas (2011). En El cielo invertido el lector se encontrará nuevamente con Eduardo, el joven seminarista y aprendiz de escritor que se apasiona por la historia de Monseñor Salvador Montes de Oca, obispo de Valencia y fusilado durante la Segunda Guerra Mundial. Una novela que fusiona múltiples narradores bajo el manto de la poesía a través de la presencia de San Juan de la Cruz, Santa Teresa, Andrés Eloy Blanco y Esdras Parra.

-Se sabe que su hijo y el poeta Eugenio Montejo fueron los primeros en animarlo a escribir la historia del obispo Montes de Oca, pero más allá de eso, ¿cuál fue su interés por este personaje?
-Me dejé llevar por una gran pasión: tratar de reivindicar la memoria de un santo varón, de una persona que fue salvajemente despreciada, calumniada, sometida al escarnio público, además dos veces exiliada de forma injusta, siendo un intelectual a carta cabal. Yo me leí todas las pastorales, bellamente escritas, de Salvador Montes de Oca. Fue un personaje traicionado por un sector de la Iglesia Católica.

-Hace pocos días, la Iglesia anunció el inicio del proceso de canonización de Montes de Oca. El libro sale en buen momento...
-Los designios de Dios son perfectos, misteriosos, insondables. Jamás pensé que iba a coincidir con la aparición de la novela. El proceso de investigación me llevó cinco años, después tardé un año en escribirla. Montes de Oca merece ser elevado a los altares porque fue un mártir, no sólo por la manera en que lo asesinan, sino por todo el proceso que tuvo que vivir siendo un muchacho sometido a la crueldad y sed de venganza de gente envidiosa.

-Si algo destaca en la novela es la multiplicidad de narradores.
-Fue lo más difícil durante la construcción de la novela, conseguir los diferentes estilos y las diferente voces de los narradores que se alternan y se funden en la novela; es decir, coser, hilvanar las voces de los diferente narradores desde el punto de vista de Eduardo, pero también desde el punto de vista del lector, que se le hiciera fácil percibir las diferentes voces y cómo se desarrolla el tema de la traición que, formalmente, es el mensaje de la novela.

"El novelista no escribe para complacer absolutamente a nadie, debe contar la historia desde la verdad de los hechos, pero también desde la verdad ficticia que se arma en la historia"

-El tema de la novela puede resultar escabroso y hasta polémico, ¿cómo cree que reaccionará la Iglesia?
-Como novelista tengo que decir la verdad. El novelista no escribe para complacer absolutamente a nadie, debe contar la historia desde la verdad de los hechos, pero también desde la verdad ficticia que se arma en la historia. Yo no creo que la Iglesia tome la novela como si fuese un documento o una especie de manifiesto en su contra, sencillamente es la reivindicación moral de una persona, en este caso Montes de Oca.

-¿Es cierto que le envió la novela al Papa Francisco?
-Es cierto, yo le mandé la novela a través de un alto mensajero de la Iglesia. Espero que ya esté en sus manos.

-Cuando el personaje de Eduardo lee y escribe, siempre está marcado por la poesía, los sueños y el delirio.
-En todo mi mundo de creación está dominado por un lenguaje lírico pero también por la necesidad de contar una historia. En el caso de Eduardo, éste toma la escritura de los demás para aprender a hacerla suya a través de la ensoñación, que no es otra cosa que el vaivén del alma entregada a la fantasía y al lirismo. Por eso el lector siente que existe un juego dual entre la plasmación de la realidad y la ensoñación de lo real.

-¿Qué papel juega el sueño en su escritura?
-El sueño es la fuerza vital de toda mi creación. Me lleva a descubrir, desde las aristas de lo real, de dónde emerge la fantasía, de dónde emerge la poesía. El poeta norteamericano Wallace Stevens dice: “Lo real es la base de toda creación”, pero siempre tiene que prevalecer el descubrimiento poético de lo real.

-Una vez, Hélder Câmara dijo en una entrevista que las religiones, entre ella la Católica, están en deuda con la humanidad. ¿Qué opina usted al respecto?
-Yo creo que la Iglesia, independientemente de los errores de algunos Papas y algunas personas, tiene una cantidad de programas que son plausibles de apoyo a los más desposeídos y definitivamente habla muchísimo de su doctrina social.

-De los Papas, ¿a quién ha admirado?
-Hay muchísimos Papas que han hecho labores extraordinarias, por ejemplo, el Papa Francisco actualmente está haciendo una extraordinaria labor desde el punto de vista de la comunicación sin intenciones políticas, sencillamente llevando un mensaje a la humanidad de comprensión sobre lo que está pasando. También destaco la obra de Juan XXIII, quien supo entender el dolor humano, y Juan Pablo I, personaje que contribuyó a la paz del mundo.

-Ha hablado del tema de la traición y como ésta afectó la vida de Montes de Oca, ¿pero usted se ha sentido traicionado alguna vez?
-Claro. Fui traicionado por ciertas personas en las que confié y terminaron expulsándome de la institución que más he amado en mi vida: el Ateneo de Valencia. Para mí es una página pasada. Yo he perdonado, no odio. Sé que el tiempo es el gran juez, siempre da con el final perfecto. Cuando toda esta felonía pase, la gente entenderá que la labor que nosotros hicimos en esa institución perdurará para siempre.

-Lleva más de cuatro décadas escribiendo. ¿Cómo se siente ante su obra literaria?
-Eso deben juzgarlo los críticos, pero yo íntimamente creo que he logrado asumir con honestidad el llamado que tuve hacía la literatura.

"Yo me muero escribiendo. Me moriré esperando el sol desde mi cuarto de escritura"

-Hace poco el poeta Joaquín Marta Sosa confesó que se jubilaba de la escritura. ¿Haría lo mismo?
-Yo me muero escribiendo. Me moriré esperando el sol desde mi cuarto de escritura.

-Y finalmente, ¿cómo es la ventana por donde mira José Napoleón Oropeza?
-En el mundo real, miro a las montañas de esta hermosa ciudad (Valencia). La ventana por donde el otro José Napoleón mira, trata de completar lo que en el mundo real no le es dado si no cuando escribe.

dulcemariaramosramos@gmail.com

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario