Espacio publicitario

MIRADA EXPUESTA // DANIELA EBRAT

"Presente nublado. La abuela"

La fotógrafa zuliana, desde la cercanía del amor por su abuela, registra con su cámara ese proceso ineludible de deterioro físico y mental previo al invierno de la existencia.

  • JUAN ANTONIO GONZÁLEZ

19 de marzo de 2017 04:30 AM

PARA COMPARTIR

"Presente nublado. La abuela"

La aceptación del final es algo para lo que difícilmente estamos preparados. La fotógrafa Daniela Ebrat (Maracaibo, 1994) ha vivido muy de cerca ese proceso por el que la vida de su abuela ha comenzado a marchitarse, para ella, para su familia y para la anciana que, como las flores, pasa progresivamente de la plenitud de la existencia a una especie de desvanecimiento contra el que no hay nada que hacer.

La periodista, egresada de la Universidad Rafael Belloso Chacín, y formada como fotógrafa en la Escuela Julio Vengoechea, no sólo ha querido ser testigo y acompañante del declive de una mujer que, como muchas venezolanas, sacó adelante a sus hijos y “soportó” –como escribe la propia fotógrafa– a varios maridos.

Lo que ha registrado Ebrat es el invierno de un ser amado, a la que los expertos diagnosticaron con demencia senil. En la mirada de la fotógrafa hay mucho más que un parte médico.

En esta serie, titulada Presente nublado. La abuela, la necesidad de documentar ese incómodo e inevitable estado por el que los ancianos dejan de valerse por sí mismos para depender de los demás, o todavía peor, sienten que la memoria se les transforma en un espejo roto cuyos fragmentos van y vienen sin terminar de recomponerse en un recuerdo preciso, nítido, reconocible, prescinde de miradas lastimosas, sensibleras, manipuladoras. Muy por el contrario, cada fotografía con la que Daniela Ebrat escribe la crónica del día a día de Grimilda, su abuela, está compuesta de manera directa, sin artificios en el encuadre o en la iluminación que harían de esta aproximación un relato forzosamente trágico.

Presente nublado. La abuela capta sin prejuicios ni falsos sentimientos el declive natural de la existencia. Dice su autora: “La abuela grita, llora, se borra poco a poco junto a su mente, vaga en recuerdos que van y vienen, naufragando en ellos sin brújula alguna, pasado los 70, comenzó su nueva vida, una des-vida, de a poco, los nombres se fueron moviendo, las imágenes cambiaron en su realidad. Sus hijos e hijas comenzaron a compartir sus nombres en la boca de la abuela, Ida, Glen, Ana, Ingrid, Robertico, negra, podían ser cualquiera para ella; Grimilda, la abuela, una avalancha de persona, evaporándose en su mente y entre las grietas de su piel, las marcas de lo intangible, la voz de lo invisible, el cuerpo de lo etéreo”.

A su manera, Daniela Ebrat se atreve a poetizar la muerte antes de que ésta llegue. La anticipa desde la honestidad. La presume a consciencia de su inevitabilidad. La acepta. Y al hacerlo, revaloriza una vida física a la que ya no le queda mucho tiempo.

“Así va terminado esta historia, una mujer con un carácter indomable hoy sirve de ejemplo, de imagen, de metáfora, para mostrar lo que la vida va cobrando con su paso, dejándonos incluso sin memorias. A Grimilda, la abuela, mi abuela, después de protagonizar su migración, soportar tres maridos, levantar a nueve hijos y varios nietos, a ella, sin ser la mejor de las mujeres pero tampoco la peor, hoy la vida la está borrando, de a poco, y así como a ella, a un sinfín de abuelos y abuelas que se quedaron con el presente nublado”.

mirada.expuesta@gmail.com

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario