Espacio publicitario

ENTREVISTA // IGOR BARRETO

"La palabra nace como una mutilación de la realidad"

"El muro de Mandelshtam" es el más reciente libro de Barreto, en el que revisita el barrio desde la nobleza, guiado por los rastros de una persona que finge ser el poeta ruso Osip Mandelshtam, y en el que trama una polifonía de voces que pasean al lector entre la violencia y la humanidad

“El muro de Mandelshtam” es el más reciente libro del escritor venezolano 

OSWER DÍAZ MIRELES

  • DIANA MONCADA

13 de marzo de 2017 05:00 AM

Actualizado el 13 de marzo de 2017 13:07 PM

PARA COMPARTIR

"La palabra nace como una mutilación de la realidad"

"Estando en el barrio de Ojo de Agua, viviendo este período oscuro de la historia venezolana, tomándome unas cervezas con mis amigos galleros y mirando las casas sin friso alrededor, me dije: 'Esto es un gueto, mis amigos viven dentro del gueto, salen a trabajar y regresan a él, pero no viajan a otras partes. Están aislados".

Esa fue la epifanía que llevó al poeta Igor Barreto a escribir sobre el barrio en el que sus gallos combatían en el "último ritual de la muerte". En Ojo de Agua, el barrio de sus afectos, conoció al Osip Mandelshtam caraqueño, un hombre de profunda sensibilidad y existencia modesta que se hacía pasar por el poeta ruso. En su nobleza y experiencia trágica encontró al personaje del cual se desprendería una polifonía de voces que dan cuenta de la crudeza y la violencia del barrio, pero al mismo tiempo, de la bondad de sus personajes y la humanidad de sus palabras. 

El muro de Mandelshtam es el más reciente libro de Barreto publicado por la Sociedad de Amigos del Santo Sepulcro, impreso por Exlibris y diseñado por Waleska Belisario, que reúne todas las cualidades de una joya de la edición de libros. 

La principal preocupación de Barreto para escribir el poemario, era "revisitar el barrio con nobleza", a través de Osip Mandelstham, el poeta exilado que padeció los rigores del régimen estalinista y cuya experiencia llevó a Barreto a conectar "con la realidad venezolana, o sea con el inicio de un experimento totalitario".

Barreto sentencia: "Muchas veces para que surja lo humano tiene que ocurrir alguna mutilación. La palabra nace como una mutilación de la realidad. No todo cabe en el significado de una palabra no todo lo que uno quiere decir se puede decir.

-Ante esa imposibilidad del lenguaje ¿cómo enfrenta la creación?
-Ese es el juego. Yo no soy un apostador, soy un jugador de nacimiento. Recuerdo ver a mis amigos jugando baloncesto, sus movimientos en la cancha, el momento en el que hacen una finta para escaparse del oponente y encestar. Lo mismo pasa con las palabras. Hay que saber hacer fintas, burlar las palabras para ensanchar sus posibilidades significativas siempre con la conciencia, como dice Paul Valéry, de que la situación poética es una que vive fundamentalmente en el lector, no en el poeta. Y para eso hace falta mucha astucia por parte del escritor, saber burlar las trampas de las palabras, las posibles prohibiciones que, a veces, la misma tradición trata de imponerle al escritor.

"Hay que saber hacer fintas, burlar las palabras para ensanchar sus posibilidades significativas"

-En el libro transcribe un poema en el que reflexiona sobre la libertad de ciertas cosas. ¿La creación es una forma de libertad?
-Sí. La creación es la única utopía posible. Yo soy militante de las distopías, no creo en la utopía o creo en ellas como en los diez mandamientos, o sea como algo irrealizable pero que está presente como un acto de fe. La creación es una utopía realizable. Por ejemplo, la elegía dedicada a John Donne, escrita por Joseph Brodsky  a los 24 años, es uno de los grandes poemas del siglo XX de Occidente. Esa es una utopía realizada, un paraíso terrenal perfectamente logrado. Existe, puede ser visitado por cualquiera. La buena literatura nos da la posibilidad de acceder al paraíso. 

-En su poemario una persona se hace pasar por Mandelshtam. ¿Al escribir finge usted ser otro?
-Uno es otros. Rimbaud decía: "Yo no pienso, a mí me piensan", para decir que cuando escribía lo hacía desde la perspectiva de la otredad. Pessoa también. Yo creo que somos muchos, creo que debemos ser mínimo diez. En la medida en que uno lo piensa más se multiplican las posibilidades. Esa es una de las cosas maravillosas de la literatura: el descubrimiento del otro y de lo otro. Eso nos vuelve más tolerantes. La escritura es una forma de descubrir esos otros que nos habitan. La mayoría de lo que uno escribe no le pertenece a uno, le pertenece al otro. La mayoría de las cosas que están en este libro no se me ocurrieron a mí, se las escuché a otros y lo que hice fue ponerlas en perspectiva, buscar una manera verbal de decirlas.

"La creación es la única utopía posible"

-En el libro usted le responde a Madelshtam: "Esto que somos no tiene remedio". ¿Qué es eso que somos?
-En ese diálogo Madelshtam me invita a caminar de noche y estamos borrachos. Los borrachos dicen verdades a medias como los niños y los locos.  Lo que quiero decir es que es una verdad superable, depende de nosotros superar la tendencia al militarismo presente en toda la historia nacional. Creo que Francisco de Miranda es una figura de gran vigencia. Lo prefiero a él que a Bolívar y con franqueza lo digo. Me parece un héroe, un militar que conoció y vivió la dimensión de lo civil, entendió profundamente que la sociedad es para ser gobernada por civiles, no por militares. 

 "La escritura es una forma de descubrir esos otros que nos habitan"

-Habla de Caracas como la ciudad del rencor, donde la violencia reina
-El rencor y el resentimiento nacen cuando llegamos a la terrible conclusión de que el mal es un destino del cual no podemos escapar; o que la pobreza o la violencia son un destino sin escape. Creo que esta sociedad está entrampada en estos momentos en esa situación. Mucha gente piensa, y tiene sobradas razones para hacerlo, que no es posible escapar de la violencia y la pobreza. Eso es terrible. La literatura permite  reconocerse, repensarse, no creo que la literatura resolverá este problema social, hace falta una disposición cívica para provocar un cambio preferiblemente por la vía pacífica. 

@Moncadadiana

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario