Espacio publicitario

Marisol, sin olvido y sin memoria

La obra de la artista es una crónica de la soledad del hombre contemporáneo

La aritsta figuró entre los máximos representantes del Pop Art 

CORTESÍA

  • JUAN ANTONIO GONZÁLEZ

02 de mayo de 2016 06:20 AM

Actualizado el 02 de mayo de 2016 09:38 AM

PARA COMPARTIR

Marisol, sin olvido y sin memoria

El trabajo escultórico de Marisol Escobar, la Marisol que nació en Francia, pero que ancló parte de sus afectos en Venezuela antes de que Nueva York el ofreciera el molde justo a sus deseos y necesidades expresivas, es siempre una visitación al pasado, a las claves pretéritas de su identidad.

Y vaya si el destino es caprichoso que a esta mujer silenciosa, que se usó a sí misma como modelo de muchas de sus obras, terminó por dejarla sin memoria. Da la impresión de que Marisol Escobar intuía desde mucho antes el olvido al que inexorablemente estaba condenada. Por ello se apuró al registro autobiográfico.

Ella era su propio tótem. Su rostro, cuerpo, manos y pies trasladados a la madera tallada desde lo minúsculo. Decía Marisol: “Yo no pertenezco a ninguna parte. Mi único territorio es mi taller”. Es por ello que en sus esculturas se resumen tanto su vida –los paseos con su madre en un día lluvioso, los amigos, los niños y los perros que amaba–, como su tiempo –desde Francisco Franco hasta Desmond Tutu, pasando por Carlos Gardel, Picasso, Duchamp, a los que veía con dosis personales de ironía y admiración, sin llegar a odios ni devociones–. También el taller de la artista era el templo de sus misterios. Escribió a manera de confesión en su blog: “Mi arte está inspirado en creencias, en milagros, en la intercesión y el conocimiento de un aspecto espiritual de la vida”.

Recuerda el artista Rolando Peña, quien en 2007 le organizó un homenaje, junto a Ana Luisa Figueredo, que Marisol “no hablaba, sólo observaba”. En cierta ocasión, Simón Alberto Consalvi la entrevistó; quería saber qué había más allá de su propensión a la soledad, de su frenético ritmo de trabajo –de 10 de la mañana a 11 de la noche–, ¿qué era aquello? ¿La costumbre de no querer hablar?, ¿de apartarse de aquello que le hiciera perder tiempo? Ella, sólida como el material de sus obras, respondió: “Quizás”.

Aunque Marisol no fue dada a explicar racionalmente su obra, la investigadora de Arte, María Luz Cárdenas, precisa su lugar en el panorama de la plástica mundial en un ensayo inédito escrito para el Maccsi: “Su lenguaje cáustico, refinado, impecable en el manejo de las técnicas y los recursos expresivos, marca un punto de inflexión para la construcción de una crónica de los ritos y los mitos del presente; de los actos desgarrados y solitarios que gobiernan nuestras relaciones y costumbres. Con ella estamos ante una crónica de la incomunicación; de los hombres anónimos; de los hombres notables. Son figuras con rostro. Con su propio rostro. Sin rostro. Con el rostro de todos...”.

Agrega Cárdenas que frente a la obra de Marisol es imposible permanecer indiferentes. “Hiere, gusta, estremece por la profundidad a la hora de representar las referencias visuales e iconográficas acerca de nuestras vidas. Marisol habló al mundo sobre los placeres y dolores que vivimos día por día; y lo hizo con un idioma depurado, violento y elegante".

@juanchi62

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario