Espacio publicitario

Giovanna Sportelli, una hija de la ópera

"Subir el escalón no tiene que ver sólamente con tu talento. También se relaciona con tu constancia", declara la cantante lírica

 Giovanna Sportelli tiene más de tres décadas de trayectoria y ha participado en óperas, zarzuelas y operetas

Karla Calderón

  • INDIRA ROJAS

26 de junio de 2016 05:00 AM

PARA COMPARTIR

Giovanna Sportelli, una hija de la ópera

Giovanna Sportelli era la niña que recorría cada rincón de los teatros, convertía a los técnicos de las salas en sus amigos, y no creía en cuentos de fantasmas escondidos en los camerinos. Así lo cuenta ella. Hija de cantantes líricos, su infancia fue de viajes, aventuras y reflectores. 

-Durante las giras dormía en las piernas de mis padres. Íbamos por la carretera en grandes buses, el elenco completo viajaba. Recuerdo que había muchos españoles, era la compañía de María Francisca Cavalier. Me nutrí del ambiente más maravilloso que existe, el bohemio, y del arte.

-¿Y cuándo comenzó su carrera como cantante?

-¡Yo canto desde que estaba en la barriga de mi mamá! Y tuve la ventaja de estar en las tablas desde los 6 años. Comencé haciendo pequeños papeles, a los 9 ya cantaba con mi vocecita de niña y me incluían en el coro. También bailaba. Después, a los veintitantos, comencé a interpretar mis primeros papeles de zarzuela. 

Sportelli suma hoy más de tres décadas de trayectoria, con participaciones en Los gavilanes y Luisa Fernanda -piezas del género lírico español-, y en clásicos como La bohèmeEl empresario teatral La traviata -que se presentará a partir del 1 de julio en el Teatro Teresa Carreño (TTC)-. También ha cantado en galas musicales operísticas y su voz perteneció a las filas del Coro de Ópera del TTC. "Son muchos años sobre el escenario", dice, pero esta vez prefiere reservarse cuántas primaveras ha vivido. "¡No te voy a decir la edad que tengo! Pero no me molesta afirmar que llevo más de 30 años sobre el escenario". Ríe.

La cantante, nacida en Santiago de Chile, deja escapar otro dato del hermetismo sobre su edad y bromeando, como quien no quiere la cosa, dice que "ya adulta, como a los ticinco (los 25 años)" llegó a Venezuela.

-De Chile salí muy pequeñita y me crié en Argentina. Mi papá era argentino, mi mamá chilena. Empecé a prepararme allá y una vez que me dieron la oportunidad de quedarme aquí, vine y luche mucho.

-¿Por qué decidió quedarse en Venezuela?

-Argentina es uno de los países de Latinoamérica donde hay más competencia, tanto artística como cinematográfica, musical y teatralmente. Y cuando ves que la competencia es tan grande, entonces sales a buscar horizontes nuevos.  

Para Sportelli, "subir el escalón no tiene que ver solamente con el talento. También se relaciona con tu constancia, la forma en la que llevas tu carrera, tu instrumento (la voz), y la preparación física, vocal, y actoral". Y advierte que incluso  "las personas que están bien preparadas, si se van al exterior, tienen que seguir ese proceso forzosamente. Por muy buena voz que tengas, tienes que construir cierta trayectoria".

-¿Cree que las nuevas generaciones de cantantes líricos tienen humildad para seguir ese proceso, o quieren la fama inmediata?

-No te sabría responder. Pero sí me gusta que hayas preguntado sobre la humildad, porque es algo que la juventud de hoy en día tiene que aprender. Mientras más uno se cree, mientras más se envanece por sus condiciones, toparse con la realidad duele. Muchos piensan que son sus maestros los que no quieren verlos surgir, pero más bien lo que tratan de decirles es: "Ya va, tómate tu tiempo, porque esto es un proceso".

-¿Es difícil vivir del lírico en el país?

-Vivir del arte es muy difícil, pero creo que tiene sus altos y sus bajos. De pronto se hacen dos o tres óperas en el año, y por suerte te llaman para participar. Pero también puedes pasar un año completo sin subir a un escenario. Esa es la vida del artista. Pero no creo que sólo ocurra en la ópera.

-¿Considera que la ópera y la zarzuela han resurgido en los últimos años en las tablas venezolanas?

-Han resurgido por la pasión de los artistas de seguir haciendo lo que nos gusta. De pronto, como las cosas están difíciles, no te acompaña un buen presupuesto o no consigues cosas que son fundamentales.


Querida Violetta

Sportelli nació Chile, pero apellido y fisonomía delatan su ascendencia italiana. "Originalmente soy rubia, pero me teñí el cabello de negro para ser Violetta en La traviata".

Bromea y comenta que sin maquillaje podría sin problema unirse a los Locos Adams -"¡Me parezco a Morticia!"-, pero Violetta es un personaje querido, y además al asumir cualquier rol Sportelli se somete a una transformación personal. "No es Giovanna Sportelli la que enfrenta al personaje, dejo que éste surja a través de mí".

-¿Cuántas veces ha interpretado a Violetta?
-La hice en 2008, luego en 2009. Después repetimos La traviata en Maracaibo, como en 2010, y estuvimos en el Teatro Municipal el año pasado.

-¿No se cansa de ser Violetta en el escenario?

-¡No, mi amor! ¡Yo a Violetta la amo! Cada vez que la he interpretado le busco algo más. Si hay algo que admiro es la vida de la Violetta real, que se llamó Alphonsine Plessis.

El libreto de La traviata, de Francesco Maria Piave, está basado en la novela La dama de las camelias (1852), que, a su vez, está inspirado en la vida de una cortesana parisiense. Para la soprano la historia de Plessis es un relato de superación, al estilo del siglo XIX, sobre una mujer que conoció el sufrimiento desde su infancia. Pero es sólo fascinación. Sportelli de traviata (extraviada) no tiene nada. Al contrario, está casada y tiene un hijo de 12 años, quien ya comenzó a dar sus primeros pasos en el canto lírico. Violetta, además, muere al final del drama; como ocurre en Tosca (la protagonista se suicida) y en La bohème (Mimí es víctima de una enfermedad).

-¿Por qué cree que la mayoría de las protagonistas en las óperas fallecen al final?

Sportelli ríe.

-Las óperas burlescas gustaban por el momento, pero las que trascendieron, con excepciones como El barbero de Sevilla, son las clásicas. Son las que más le gustan al público porque, en el fondo, somos sentimentales y a todos nos gusta llorar un poquito.

@indirojas
 

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario