Espacio publicitario

El arte de cicatrizar con láminas de oro

Lo hace porque le interesa la metamorfosis que una cicatriz profunda imprime en el dueño de ese cuerpo, obligado a renacer sin desprenderse de las marcas del dolor; forzado a integrar los accidentes geográficos del azar.

El arte de cicatrizar con láminas de oro

Marie muesta el resultado después de que Hélène Gugenheim revistiera de metal noble el hueco de su seno extirpado por el cáncer de mama (Efe)

EFE |

19 de enero de 2016 11:33 AM

París.- Para sublimar la reconstrucción personal a través del proceso de cicatrización física, la artista francesa Hélène Gugenheim recubre con oro las trazas del destino en la epidermis de sus modelos a través de un centenaria técnica japonesa para reparar valiosas piezas de cerámica conocida como "kintsugi".

Su intervención, que puede traducirse como "Mis cicatrices son las que me tejen" ("Mes cicatrices. Je suis d'elles, entièrement tissé), consiste en revestir de metal noble el hueco de un seno extirpado por el cáncer de mama de Marie o las señales de un rostro fracturado por el destino de Olivier, para capturar el proceso en un reportaje audiovisual.

"Mi proyecto es valorar la cicatrización, más que la cicatriz", explica a EFE Gugenheim (París, 1978), que fabrica "poesía metálica" sobre cuerpos resquebrajados.

Lo hace porque le interesa la metamorfosis que una cicatriz profunda imprime en el dueño de ese cuerpo, obligado a renacer sin desprenderse de las marcas del dolor; forzado a integrar los accidentes geográficos del azar.

"Es un gesto ritual, mágico, que consiste en la aplicación de oro sobre una cicatriz. Esa intervención quiere significar la valoración de esa mezcla de fuerza y fragilidad que nos hace humanos", resume una artista que incubó la idea en agosto de 2014, cuando se encontró con Marie, la primera de sus lienzos vivos.

"La conocí en un festival. La vi con el torso desnudo y vi un seno y una cicatriz. Rápidamente pensé en la técnica 'kintsugi' que había descubierto una década antes, cuando trabajaba como periodista para una revista de arte", recuerda.

Ese método japonés surgió a finales del siglo XV, cuando el comandante Ashikaga Yoshimasa envió una taza de té de cerámica para que fuera reparada en China.

Disgustado por el tosco resultado a base de grapas metálicas, pidió a artesanos nipones que inventaran una nueva solución, dando así origen al "kintsugi", que rellena las juntas fragmentadas con barniz de resina y polvo de oro.

Además de una técnica artesanal, el "kintsugi", que ha inspirado también a artistas contemporáneos como la estadounidense Barbara Bloom (Los Ángeles, 1951), encierra una lectura filosófica que reivindica que las fracturas forman parte del objeto, le dan valor y no deben ocultarse.

"Todos tenemos cicatrices, inscritas en nuestros cuerpos o invisibles al ojo, pero legibles en nuestros comportamientos. Son el resultado de una apendicitis, un sufrimiento amoroso, una injusticia, la ablación de un seno (...). También son testigos de una reconstrucción y signo de nuestra capacidad de cambiar, de re-engendrarnos", agrega Gugenheim.

La artista ha trabajado ya sobre el cuerpo de dos voluntarios y prepara otras intervenciones mientras busca patrocinadores para su proyecto, un protocolo que también ha desarrollado en sesiones con público en la prestigiosa galería parisina Thaddaeus Ropac a través de la Fondation d'Enterprise Ricard para el Arte Contemporáneo.

Su "protocolo", según su propia terminología, sirve además como diván metafórico para reflexionar sobre la huella de las experiencias vividas, pero también sobre los rastros de la materia en el cuerpo, renovado tras la cicatrización pero alterado e incapaz de regresar al idéntico estado anterior.

Pero Gugenheim avisa de que su trabajo es una mera reflexión intelectual que desemboca en un proyecto artístico y que no pretende servir de curación física o psicológica para los modelos.

"No me gusta mezclar las cartas, no soy terapeuta", zanja.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario