Espacio publicitario

ALGUNOS EXTRACTOS DE LA BIOGRAFÍA

27 de mayo de 2015 10:27 AM

Un domingo, con sol de mediodía, el 28 de diciembre de 1919, nació Inocente José Carreño, en una humilde casa de la calle La Marina, en Porlamar, ciudad referencial de la isla de Margarita, si bien no su capital. En un libro de recuerdos de su infancia, que tendremos que abordar con cierta frecuencia en estos primeros capítulos, Carreño, ya de más de ochenta años, evocaba, desde la perspectiva del celebrado maestro compositor en que se había convertido, a su abuela, Mauricia Carreño ?"Güicha" en el lenguaje familiar?, cuando le contaba que al nacer le habían "echado mal de ojo", por lo que se esperaba que viviera poco tiempo. Por ella misma supo que había sido amamantado hasta casi los dos años, y que había sido parido de pie, pues la partera no había llegado a tiempo, lo que en otra conseja popular podría significar, más bien, que había nacido con suerte. Por otras señas de un destino que se anunciaba contradictorio en sus signos oraculares, se oyeron veintiún cañonazos con los que se le daba la bienvenida a un barco que llevaba al embajador de Francia en Venezuela, de visita en la isla. "Cómo puedes ver, Chente ?le decía la abuela?, fueron cosas muy curiosas las que te rodearon en tu nacimiento y en los primeros años de tu existencia" .

Compuesta hacia finales de los años treinta [Mañanita pueblerina], la obra evoca recuerdos de su pueblo natal, Porlamar, con un sentido nostálgico trasfigurado en tema amoroso, acercando el recuerdo del espacio añorado a la imagen de un cuerpo femenino. La igualdad de género que presentan los sustantivos "mañanita" y "amada", le permite al compositor-poeta la ambivalencia por la que la brisa es la que acaricia y la mañanita la que trae dicha y sosiego; a la vez que es la compañera y puede saber de sufrires y quejas. Al mismo tiempo, es presencia maternal, quizás el amor de la misma abuela vinculada a la playa, y de allí el olor a sol del Caribe, a brisa de mar y a la leche fresca de la infancia. Ya en Caracas, se puede entender que Carreño se refiriera a la alegría pasada como a una novia ilusoria, en cuanto a la aspiración de sosiego que sufre el que ha partido de su lar para siempre. Al haber sido escrita por él mismo, Carreño logra la vieja aspiración de la poesía musical, el que las notas aporten el sentido que complementa la posibilidad última significativa de las palabras, pensadas como incapaces de expresar el sentimiento todo.

El éxito de la Margariteña fue el mayor estímulo que Inocente Carreño recibiera en el desarrollo de su vida como compositor, y una clara motivación para seguir su ascenso creativo. En muchos sentidos, en su fuero interior, ratificaba que era capaz de comunicar un pensamiento musical complejo. La obra planteaba un camino que satisfacía su vocación artística, cruzando aspectos de su experiencia biográfica, expresándolos en sonidos de alguna manera familiares, inmersos en la percepción técnica y estética adquirida en la escuela.

Este primer alejamiento del nacionalismo lo hizo temer que no fuera del agrado de Vicente Emilio Sojo, por lo que dudó en enviarla al concurso que llevaba su nombre. No obstante, participó y obtuvo el premio de 1955, uno de los tantos que ganaría en su trabajo profesional. Hay que hacer énfasis en este miedo solapado de Carreño, que representa un poco la percepción generalizada de la dureza y la inamovilidad de los criterios del maestro. Sin embargo, luego del estreno, recibió una nota en la que le expresaba: "Vicente Emilio Sojo saluda al maestro Inocente Carreño, y lo felicita porque en su música hay la vena del artista nato", lo que no deja de ser sorprendente y hasta enigmático. Carreño se había atrevido a alejarse, no de la obra de Sojo, sino de los conceptos que defendía sin aparente concesión, buscando nuevas influencias que le permitieran avanzar hacia una ecuación creativa personal, lo que ya como propuesta demostraba "la vena del artista nato" que en realidad tenía.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario