Espacio publicitario

Alexis Pérez-Luna: "Busco nostalgias de otros"

La obra del ganador del Premio Nacional de Fotografía se remonta a mediados de los años sesenta. Su legado comprende, hasta ahora, un archivo de alrededor de 70.000 imágenes.

  • IVANNA MÉNDEZ Periodista de Planta

19 de noviembre de 2017 02:00 AM

PARA COMPARTIR

Alexis Pérez-Luna: "Busco nostalgias de otros"

El instante atrapado. El milagroso momento en el que el fotógrafo ve realizadas sus ansias de trascendencia. "Las fotos de uno pueden ser útiles para la construcción de la memoria de algo que no se sabe qué es, para alguien que no sabemos quien es", dice Alexis Pérez-Luna, cuyo nombre quedó grabado como el más reciente Premio Nacional de Fotografía y que ahora, además de fotografiar, labor que nunca abandona, se dedica también a reunir sus fotos para futuros libros, tan inmortales como sus imágenes.

"Los fotógrafos somos los garantes de la memoria del mundo"

Su obra se remonta a mediados de los años setenta, cuando comenzaría un viaje que no terminaría nunca.  Desde entonces han transcurrido 50 años ininterrumpidos de trabajo, que dejan como legado, además de una vida de experiencias, un archivo de alrededor de 70.000 fotografías.

Así ha logrado exorcizar sus demonios, en una obra tan poética como nostálgica. "La fotografía repara todo. Es el gran catalizador, el psiquiatra que me acompaña", dice.

Todo ello partiendo del trabajo de calle y documental: "La magia de este tipo de fotografía está en encontrar en el mundo exterior, el mundo interior. Como decía Cartier-Bresson, cuando se une la cabeza, con el ojo, con el corazón y con la historia de vida, es cuando sale esa gran imagen". 

Ahora, aunque continúa con sus temas de siempre, siente mayor libertad al fotografiar.  "Después veré en qué se clasifica", agrega.

-En la actualidad se utiliza las redes sociales para la difusión de la fotografía. ¿Qué opina de la proliferación de la figura del fotógrafo?
-La historia irá decantando. Hay muchas razones por las que las personas necesitan tener su foto en las redes sociales. El tiempo irá diciendo quiénes realmente utilizan la imagen para comunicar los sentimientos internos más profundos o informar al mundo. Los fotógrafos somos los garantes de la memoria del mundo. Yo no despreciaría a los aficionados. Muchos de ellos hacen fotos muy buenas, y más adelante se transforman realmente en investigadores de la fotografía. Creo que todo el mundo tiene el potencial para hacer una gran imagen. Hay cosas que uno va desechando y otras que tienen la posibilidad de trascender. El tiempo dará constancia.

-En tantos años de trayectoria, ¿cómo ha cambiado su mirada?
-No ha cambiado mucho. Se han acumulado otras experiencias, pero veo fotos mías de cuando estudiaba, en los setenta, veo fotos recientes,  y no veo demasiados cambios. Es la misma manera de componer los espacios. Sigo siendo un gran admirador de la luz fuerte, tropical, del realismo latinoamericano. Ha habido cambios, más que todo, tecnológicos. La fotografía digital me ha llevado a capturar de manera distinta. He aprendido también de la fuerza que tiene la luz en color en Latinoamérica; eso, combinado con fotógrafos de la India o norteamericanos que han fotografiado otros continentes con luces  muy fuertes, como África. Ese podría ser el cambio en mi lenguaje, la manera de enfrentar la luz. Pero esencialmente soy el mismo ser humano desde muy joven. Las experiencias de vida me hicieron madurar muy rápido.

-¿Hacia dónde va ahora su fotografía?
-El trabajo de los maniquíes, por ejemplo, es un trabajo que vengo haciendo hace muchísimos años. Son esos personajes que a uno le obsesionan. Están allí, silentes, observando. Espero el año que viene publicar un libro; eso ha sido una gran motivación. Actualmente estoy en un proyecto sobre las ausencias y otro sobre los premios nacionales de fotografía. Tengo dos o tres proyectos más porque creo que es lo que queda. He hecho muchas exposiciones, más  de cien, pero son muy efímeras, pasan. Queda el catálogo, queda el recuerdo, la reseña en la biblioteca, pero realmente lo que queda para la historia es el libro. Los compradores de libros de fotografía son pocos, pero igual uno tiene que hacerlos.

-Su colega Esso Álvarez pregunta: ¿Por qué tanta nostalgia en su obra?
-Son historias de vida. Soy hijo de emigrantes europeos, que han tenido una vida muy ruda de guerras y de posguerra. Llegaron al maravilloso país que es Venezuela en los años cuarenta, pero llenos de historias dramáticas. La posguerra no termina nunca. Puede haber un tiempo final, donde alguien se rinda y se firme un tratado, pero los efectos psicológicos de la posguerra duran muchas generaciones. Fueron muchas despedidas. En mi caso hablo de una manera alegre de todas las mudanzas entre tantos países, pero producen gran desarraigo. 
-Todo eso, quiera uno o no,  forma parte de ese enorme bagaje cultural que va componiendo una forma de ver y de sentir, que se traduce en las fotos. Cuando se me acaban, las pido prestadas. Busco nostalgias de otros y sigo fotografiando.

-Aarón Sosa, que también es fotógrafo, quiere saber cómo ve usted su fotografía y lo que intenta transmitir, antes y después de este premio.
-Igual. El Premio Nacional no cambiará nada en mí. Es una celebración, pero no hay un cambio. No es posible un cambio, ya no hay tiempo.

-El fotógrafo Ricardo Gómez-Pérez pregunta qué siente al recibir el galardón en esta época de convulsión social. ¿Hubiera deseado que llegara antes?
-Tengo tantos años fotografiando, con la motivación de tantas personas que me han apoyado, como mi esposa, Marisela Fuentes. He trabajado en tantas áreas de la fotografía y he compartido con tantos fotógrafos, amigos, escritores, cineastas, alumnos, artistas, periodistas... gente que me ha escrito en estos días porque me han seguido por mucho tiempo. Esas son las personas que me han premiado. El momento histórico viene cuando, fantásticamente, el año próximo cumplo  50 años de trabajo fotográfico. Quien otorga este premio es circunstancial, pero para mí realmente el gran otorgante del premio son las personas que me han seguido. Es por ellas que levanto la copa y brindo.

imendez@eluniversal.com

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario