Espacio publicitario

Alberto Fuguet: "Todavía no soy parte del canon"

El escritor y cineasta chileno estuvo presente en la reciente edición del Hay Festival Cartagena presentando su novela “Sudor”, editada por Random House.

En su más reciente novela, el autor chileno satiriza sobre el mundo literario

CORTESÍA

  • DULCE MARÍA RAMOS

19 de febrero de 2017 05:30 AM

PARA COMPARTIR

Alberto Fuguet: "Todavía no soy parte del canon"

Cartagena de Indias.- En el año 2012, por los pasillos del hotel Santa Clara, en Cartagena, caminaba el escritor Carlos Fuentes, uno de los autores emblemáticos del boom de la literatura latinoamericana. Ataviado todo de blanco, su imagen semejaba a la de un actor de las míticas películas del siglo de oro del cine mexicano. Cinco años después y de nuevo en el mismo hotel, de alguna manera, Fuentes regresó de la muerte al espacio del Hay Festival, no sólo por la foto que allí siempre cuelgan de él y que tomó Daniel Mordzinski, sino a través de la ficción con la novela Sudor, del escritor y cineasta chileno Alberto Fuguet, quien ha recibido duras críticas, especialmente en México. Claro, tocó a uno de sus dioses.

“Fuentes era muy inteligente pero súper vanidoso. Creo que sabía que ya no tenía un lazo con el público joven. Al final no hay mala publicidad en un mundo donde existe tanto ruido y es muy fácil que te olviden o pasar a ser uno más”, dice, de entrada, el autor.

Fuguet siempre asegura en las entrevistas que Sudor surgió de algo que lo impresionó: la relación de los escritores con sus hijos; en particular, le atrajo el caso de Carlos Fuentes. La novela retrata la vida de Alfredo Garzón, un editor homosexual del Grupo Alfaguara de Chile, y describe lo que ocurre a partir de la visita a su casa de un escritor mexicano y su hijo. Con ese personaje como excusa, Fuguet urdió una sátira del mundo literario, las relaciones de poder y el ego.

Considerado por algunos como el reaccionario creador del grupo McOndo, Fuguet, pupilo de José Donoso, hasta la fecha ha publicado una extensa obra literaria que abarca cuentos, novelas y crónicas; además ha dirigido las películas InviernoLocacionesMúsica campesinaVelódromo y Se arrienda. Un escritor que se aleja de la idea romántica del intelectual latinoamericano, pero que busca dejar huella con su arte.

-El escritor que aparece en Sudor está inspirado en Carlos Fuentes. ¿En realidad llegó a odiarlo?
-No, profundo no. Uno escribe sobre cosas que producen escozor u obsesión. Ahora mismo, estamos a una cuadra de la casa de Gabriel García Márquez, yo escribí un libro donde me reía de él, de su forma de concebir el mundo: que sólo era realismo mágico. Pero cuando aparece Bolaño, me dio mucho sentido lo que él decía: ¿en qué momento los escritores quisieron ser aceptados?, ¿en qué momento los escritores quisieron ser políticos, presidentes?, ¿en qué momento quisieron opinar?, ¿uno nunca sabe a qué se dedican, si realmente venden tanto? Ahora estoy en este hotel cinco estrellas, pero lo que estoy viviendo acá (en el Hay Festival) no es verdadero porque yo no ando todos los días en hoteles lujosos.

"Antes un escritor era un borracho, un paria de la sociedad. Ahora un escritor puede algún día ser presidente o estar casado con Isabel Preysler"

-Persiste todavía esa idea romántica de la figura del escritor que poseen muchos lectores, la sociedad.
-Antes un escritor era un borracho, un paria de la sociedad. Ahora un escritor puede algún día ser presidente o estar casado con Isabel Preysler. Mi novela Sudor es una forma de decir que existen otras maneras de ser escritor o ser artista, más allá de solamente ser aceptado. Es algo muy latinoamericano, en otros países un escritor o un artista es considerado un freaky.

-En su novela critica duramente el mundo literario. Al igual que Hemingway, ¿lo percibe como una fauna?
-Sí, pero tampoco hay que exagerar. Existe la fauna de los diputados, de los jugadores de golf, los que trabajan para las multinacionales, los médicos, son mundos a los que uno tiene menos acceso. Considero que en Sudor es obvia la presencia de Carlos Fuentes y quise jugar con el mundo literario, pero también es una novela sobre el presente, sobre las grandes ciudades. Quería hacer una novela moderna. Muchos escritores viven ocupados en el pasado, pero hay mucho material en el ahora para ser usado.

-A la par, Sudor retrata el ambiente homosexual. ¿Le inquieta que etiqueten su novela como literatura gay?
-En general, me da miedo que me etiqueten, pero es algo que no puedes controlar. Me han etiquetado de tantas cosas que lo gay no me importa porque así soy. A mí me molestaba más cuando me etiquetaban de neoliberal, de reaccionario, imperialista o cosas por el estilo, cuando sentía que no lo era. Yo entiendo la necesidad de etiquetar. En el caso de Sudor, no es un libro rosado.

-Han pasado 20 años de McOndo, ¿cómo ve ahora ese acto de rebeldía?
-Le debo mucho, pero también me arrepiento. Tuvo algo de adolescente y de torpe. Pagué las consecuencias: todavía no soy parte del canon. El mundo es McOndo, hoy la palabra real es pop, por ejemplo, Manuel Puig es uno de los autores que más ha crecido con el tiempo… Ese movimiento fue algo muy adelantado en su época, en ese momento había que darle un golpe a la cátedra. No hay que pensar las cosas mucho: fue lo que fue.

-¿Usted sí quiere estar dentro del canon literario?
-Ya que uno está en esto, no quieres perder el tiempo. También creo que se van armando cánones nuevos. Si me preguntas si quiero ser olvidado y desechable, te diría que no; no quiero ser olvidado ni desechable. Tampoco pretendo ganarme todos los premios o tener calles y estatuas con mi nombre. Yo me siento en un canon B, un canon nuevo que quizás no ha sido totalmente mirado, ahí estaría gente que no logró tanto, pero que ha abierto puertas.

-Antes hizo referencia a Manuel Puig, ¿considera que el boom fue homofóbico?
-Sí, pero no a propósito. Eran hombres de su tiempo. En el boom, por ejemplo, las mujeres, en casi todos los libros, son esposas, hermanas o putas; también hay muchos militares.

-¿Qué opina sobre la obra de Alejandro Zambra, su coterráneo?
-Me gusta mucho. Envidio su forma de escribir tan corto y preciso. En algún momento quería filmar su libro Bonsái, pero no tenía los derechos ni dinero. Yo hago películas más modestas.

"¿Qué espero conseguir? Lo que uno quiere conseguir siempre: que a alguien le encante la película o se emocione, que alguien se la mande por link a otra persona, que vuelva a verla; es lo mismo que uno quiere con los libros: que los lean, se emocionen, los subrayen o los regalen"

-Tocando el tema del cine, ya ha realizado cinco películas. ¿Hasta dónde aspira a llegar el Fuguet cineasta?
-Ahora estoy en break. Sin embargo, estoy muy contento porque un documental que hice sobre una película de Coppola, La ley de la calle, fue incluido en la edición de Criterion Collection. ¿Qué espero conseguir? Lo que uno quiere conseguir siempre: que a alguien le encante la película o se emocione, que alguien se la mande por link a otra persona, que vuelva a verla; es lo mismo que uno quiere con los libros: que los lean, se emocionen, los subrayen o los regalen. No sé si haré más cine.

-¿Cuál es su apreciación sobre la estética cinematográfica de Pablo Larraín?
-No me interesa demasiado su cine, sin embargo Jackie, su última película, me gustó mucho. Creo que está encontrado su tema: el poder y la clase alta.

-¿Qué conoce del cine y la literatura venezolana más reciente?
-Muy poco. Quedé sorprendido con la película Desde allá. He leído a Barrera Tyszka.

-¿Cómo marcó su vida Augusto Pinochet?
-Marcó, pero no tanto. Yo soy anti dictadura, anti Pinochet, pero soy más que él.

-Finalmente, ¿cómo es la ventana por donde mira Alberto Fuguet?
-Siempre he mirado a través de la cultura popular, tampoco soy tan sociable. Soy más voyerista que partícipe. Mi ventana es la de un chico curioso que quiere mirar el mundo.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

TE PUEDE INTERESAR

Espacio publicitario