Espacio publicitario

En Petare celebran la vida el 25 de cada mes

Para el sacerdote Víctor Salomón, vicario de la parroquia Sagrado Corazón de Jesús, la mujer con un embarazo en crisis no necesita un aborto, necesita ayuda

Desde hace doce años el padre Víctor Salomón se ha dedicado a difundir el mensaje en defensa de la vida 

Oswer Díaz

  • MARÍA DE LOURDES VÁSQUEZ

22 de octubre de 2017 06:00 AM

PARA COMPARTIR

En Petare celebran la vida el 25 de cada mes

En la parroquia Sagrado Corazón de Jesús de Petare, la más grande de América Latina con 500 mil fieles y 10 zonas pastorales, el 25 de cada mes se recuerda la Natividad del Señor y se hace celebrando cada nueva vida. Este día bendicen los vientres de las mamás y, además, se distribuyen ayudas para que las más necesitadas puedan armar la canastilla y contar con lo necesario para el alumbramiento.

La iniciativa se inserta en el mensaje a favor de la vida que promueve la Hermandad de Sacerdotes Operarios del Sagrado Corazón de Jesús. El sacerdote Víctor Salomón, vicario de la parroquia, explica que es un acompañamiento necesario y urgente, tanto para las madres como para sus familias, en especial en un momento en el cual el país "está en modo sobrevivencia y todas las demás cosas pasan a un segundo lugar".

Llevar un mensaje provida en una zona como Petare parece incongruente, si se toma en consideración que es reflejo de la realidad de una nación cuya tasa de embarazo adolescente -101 por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años de edad- es la más elevada de Suramérica, según estadísticas del Fondo de Población de las Naciones Unidas.

Sin embargo, es precisamente esa realidad y la miseria del entorno la que vuelve imperiosa la necesidad de intervenir para prevenir abortos, acompañar a las embarazadas en crisis y educar tanto a mujeres como a hombres para evitar embarazos no deseados.

"De ordinario en la cultura venezolana todavía se valora la maternidad. Uno lo ve en el barrio. Pero es verdad que el embarazo adolescente es muy grave. Y tenemos que educar, no solo a la mujer, también al hombre. Tenemos un problema de irresponsabilidad paterna gigantesco. Los hombres somos educados con un sistema machista y tenemos que introducirnos en este tema perentoriamente", precisó Salomón. 

En Venezuela el aborto es una práctica ilegal que implica penas de cárcel para la madre y para quien le practica el legrado. No obstante, en centros de salud privados se realizan y quienes no tienen los recursos para pagar estas intervenciones, cuyo alcance en el país se desconoce, recurren a los más variopintos métodos para interrumpir el embarazo y colocan sus vidas en riesgo.

Para el padre Salomón la solución al problema no está en la despenalización del aborto, ni en ofrecerles anticonceptivos a las adolescentes. La respuesta es la educación y en ello deben trabajar los diferentes niveles de gobierno, las iglesias y cada individuo de forma particular, en este tema la indiferencia no es una opción.

La otra víctima

Pero además es necesaria la asistencia para la que ya está embarazada. "La mujer con un embarazo en crisis no necesita un aborto, necesita ayuda".
El interés de Víctor Salomón en el movimiento provida surgió en  2005, cuando fue enviado por su congregación a realizar estudios de doctorado en Washington DC, y para  trabajar en favor de la población latina de la zona.

"Llegué en septiembre y en octubre el episcopado estadounidense convoca al mes del respeto a la vida. Para prepararme, me mandaron las estadísticas y los números me trastocaron la vida, me di cuenta que estaba viviendo en ciudades en las que corrían ríos de sangre inocente", precisó Salomón.

Explica que durante todas las guerras que ha tenido Estados Unidos han muerto unos 750 mil soldados, mientras que en un año en ese país por "aborto provocado asesinan a un millón 350 mil seres humanos no nacidos. Sentí que debía hacer algo y con sentido de urgencia".

Desde entonces, y durante 10 años, trabajó en el movimiento provida de la Arquidiócesis de Washington. Con el permiso de los Operarios del Sagrado Corazón de Jesús participó en el Proyecto Raquel, una instancia que aboga por la prevención del aborto provocado y por el acompañamiento de las mujeres que han recurrido a esta práctica.

Para el padre Salomón la solución al problema no está en la despenalización del aborto, ni en ofrecerles anticonceptivos a las adolescentes. La respuesta es la educación y en ello deben trabajar los diferentes niveles de gobierno, las iglesias y cada individuo de forma particular

"En el aborto hay dos víctimas: el bebé asesinado y la madre. Me invitaron a los retiros espirituales del Viñedo de Raquel, a los que asisten madres y padres de niños abortados, y pude comprobar el dolor y la culpa que durante años, a veces décadas, cargan las mujeres", comenta.

Sanar el sentimiento de culpa de la mujer que toma conciencia de que participó de la muerte de su hijo requiere de intervención multidisciplinaria. "Las madres confiesan varias veces el mismo pecado porque no se sienten perdonadas", explica Salomón.

Destaca además que entre los cinco estados de la unión americana con mayor número de abortos están  California, Nuevo México y Nueva York, localidades donde la población latina es más numerosa.

En la búsqueda de multiplicar el mensaje de Sacerdotes por la Vida, el padre Salomón estuvo al frente del programa Defendiendo la Vida, transmitido por la cadena de televisión estadounidense EWTN.

En favor de las víctimas

  • En 1995 el papa Juan Pablo II, hoy santo de la Iglesia Católica, presentó la encíclica Evangelio de la Vida, en la que condena toda amenaza contra la vida, la dignidad y la integridad física y moral del ser humano.
  • La investigación que nutrió las argumentaciones de la encíclica se preparó durante cuatro años. Fueron consultados los obispos de todo el mundo, así como especialistas en materias como biología, genética, psiquiatría, sociología, etc. 
  • De todas las amenazas expuestas, el aborto y la eutanasia fueron considerados particularmente graves, pues se ejecutan cuando la vida es más vulnerable: en su inicio y final,  cuando la víctima es incapaz de defenderse. Además, el victimario es el pariente más cercano llamado a defenderle.
  • La Iglesia considera el aborto como un pecado tan grave que la absolución dependía de un obispo. En 2015, con motivo del Año Santo de la Misericordia, el papa Francisco extendió a todos los sacerdotes la facultad de otorgar la absolución en este caso, y tras finalizar el año jubilar extendió la autorización indefinidamente. Al respecto, su santidad indicó que "no existe ningún pecado que la misericordia de Dios no pueda alcanzar y destruir, allí donde encuentra un corazón arrepentido". 

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario