Espacio publicitario

Marcas inusuales llegan a la mesa

Productos chinos, libaneses, turcos y brasileños sustituyen artículos nacionales

  • JULIO MATERANO

29 de octubre de 2017 05:00 AM

PARA COMPARTIR

Marcas inusuales llegan a la mesa

Caracas.- En los 15 años que lleva en el oficio de hornear bizcochos, tortas desnudas que luego vende en lo que hoy es un espectro del Mercado de Guaicaipuro, a Hada María Pita, emprendedora de San Bernardino, nunca la había revolcado la idea de claudicar, de renunciar a su único trabajo, como lo sintió aquella tarde cuando uno de sus más fieles clientes le devolvió escandalizado su último encargo: era una torta hueca, como una burbuja de pan, de un sabor rancio y de un amargo incomible.

Algo inusual, dice, ocurría con aquel bizcocho. Lo había preparado con una harina importada de Turquía y una leche en polvo de Brasil, presentaciones que cobran espacios en los anaqueles de algunos automercados, que sin mayor aspaviento ceden peldaños a productos inusuales, poco conocidos, que  en la práctica son los sustitutos de los alimentos nacionales que no se consiguen.

Dos años después de que las gruesas colas irrumpieran la dinámica ordinaria del país, existe un fenómeno que cobra vigencia, la aparición de marcas de origen turco, libanés, brasileño y hasta ruso que permean el mercado. "Además de caros, son de baja calidad. Es mercancía de tercera", se queja Hada. Lo hace mientras hurga productos en un abasto de la Av. Fuerzas Armadas. Se resiste a preparar arepas con harina de tacos mexicanos y lavarse los dientes con dentífricos traídos de China que, asegura, saben a cartón molido. 

Quienes ponen los productos de poca fama a disposición de los consumidores, explican que la mercancía es introducida en Venezuela por distribuidores que manejan divisas y que están en el regazo del Gobierno. Un encargado de una tienda de conveniencia en la Urdaneta explica que incluso los pedidos que se comercializan a dólar negro llegan con irregularidad. "Aun cuando solicitamos mercancía todas las semanas, llega hasta con tres de retraso".

Luis Cabrera, encargado de la Casa del Bacalao, un automercado en el centro de la ciudad, aporta sus propias cifras en torno al desabastecimiento. De 9 mil tipos de productos que manejaba, hoy no llega a 2 mil. Él, al igual que otros comerciantes, ha tenido que replantearse estrategias para  llenar el vacío profuso de la escasez.

Mercado estrecho
En palabras del director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Caracas, Víctor Maldonado, el mercado se ha achatado y las ofertas son cada vez más pobres, más sencillas. "Como la producción nacional está engatillada, se buscan sustitutos de aquellos productos premium que no se pueden ofrecer", explica, y agrega que los canales  de comercialización están regulados, pues el gobierno tiene el monopolio de la importación de alimentos y medicinas.

En este punto, Maldonado escurre un concepto que emplea para describir la depresión económica: envilecimiento del mercado. "La crisis no es solo un dato estadístico. La pobreza es como la neblina, nos cubre a todos. Las familias están consumiendo menos, pasan hambre y degradan la calidad de sus proteínas y carbohidratos para adaptarse. Mientras más modesto es el núcleo, más capacidad de adaptación tiene", dice.

A esa apreciación hay quienes le ponen cifras. En su último Monitoreo sobre la situación nutricional en niños de menos de 5 años, que se llevó a cabo hasta agosto, la fundación Caritas Venezuela advierte que 71% de los hogares consultados reportó el deterioro de su alimentación, 69% ha tenido que cambiar sus formas habituales de comprar alimentos, 64% ha incurrido en algún tipo de privación alimenticia y 38% ha tenido que desincorporar algún miembro de la familia para bajar la presión de consumo.


"La proporción de hogares con una diversidad de alimentación deficiente se incrementó de 66%a 85% entre febrero y agosto de 2017", concluye el estudio. La medición agrega que 35% de los niños monitoreados en Vargas, Miranda y Zulia tienen algún grado de desnutrición leve, moderada o severa y otro 32% están en riesgo. El hambre y la desnutrición ganan la carrera el país. Es el diagnóstico que presenta Susana Raffalli, nutricionista especializada en gestión de seguridad alimentaria y asesora de Caritas, quien advierte sobre la emergencia humanitaria compleja que acorrala a Venezuela y ante la cual se requiere cooperación internacional. 

30 mil empresas menos
 A propósito del consumo, la Cámara de Comercio de Caracas asegura que la demanda diaria de alimentos ronda las 30 mil toneladas y suma al menos un millón por mes. Es la cifra bruta de lo que deberían comer los habitantes de Venezuela. Pero a juicio de Maldonado el gobierno administra con muchísima crueldad la escasez y hace que los venezolanos pasen hambre. 

Asegura que solo el año pasado desaparecieron más de 30 mil empresas y 700 mil puestos de trabajo. Ello en un parque nacional que, de acuerdo con datos de la Cámara de Comercio de Caracas, sumaba más de 460 mil empresas a escala nacional. Para ilustrar los estragos de la crisis, explica que hay una estrecha relación entre empresarialidad y Producto Interno Bruto. Maldonado asegura que en cuatro años se han perdido 30 puntos de PIB, más que Inglaterra durante la Segunda guerra Mundial, cuando perdió 20 puntos por el conflicto Bélico. "Lo que vive el país es el reflejo de la pérdida de dinamismo productivo. La situación no es más trágica porque muchos venezolanos se han ido".

No es un hecho aislado que por tercer año consecutivo Venezuela se ubique en el último puesto entre los 159 países evaluados en el Índice de Libertad Económica 2017 presentado por el Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad en alianza con el Instituto Fraser de Canadá.

La diferencia entre los precios controlados y los precios de mercado es de 18.000,4%, de acuerdo con datos del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas). 14 productos presentaron problemas de escasez en septiembre: leche en polvo, margarina, azúcar, aceite de maíz,   queso amarillo, arvejas, lentejas, arroz, harina de trigo, pan, pasta, harina de maíz, café y mayonesa: el 24,13% de la canasta.

Freddy Ceballos, presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana (FFV), advierte que el mejor caldo de cultivo para la entrada de ilícitos farmacéuticos es el desabastecimiento. Dice que saben de casos en los que han entrado medicamentos de servicios, fármaco que no cuenta con registro sanitario.

Según la FFV, 10% de los medicamento que circulan en el mundo son ilícitos. En el caso de Venezuela llegan de Colombia, como algunas presentaciones de ciprofloxacina y el metronidazol, antibióticos introducidos sin registros. Todo dueño de farmacia no farmacéutico que intente distribuir un ilícito incurre en un delito. En ese caso, Ceballos pide al regente farmacéutico que cierre el establecimiento y envíe un comunicado al la federación y al MinSalud.

En torno a los cambios de hábitos, Roberto León Parilli, presidente de la Alianza Nacional de Usuarios y Consumidores, expone que la calidad se pone en riesgo cuando se importan marcas no reguladas ni permisadas. "No hay un canal de importación ni conexión con el país. Cuando vas a buscar leche y se consigue una marca estándar internacional, las personas la compran así no la conozcan".

Enfatiza que hasta el año 2003 Venezuela producía 70% de lo que consumía. "Tenemos un mercado deprimido, que viola el artículo 117 de la Constitución, que establece que todos tenemos derecho a elegir bienes y servicios de calidad. Y el Estado es el garante de ello", destaca Parilli.

Espacio publicitario

Nombre y Apellido:

Email:

Escribe tu comentario:

Escribe los caracteres que ves en la imagen:

Normativa para emitir comentarios
  • Al emitir su opinión en El Universal debe hacerlo con Nombre y Apellido, no se aprobarán mensajes con datos incompletos.
  • El Universal respeta y defiende el derecho a la libre expresión, pero también vela por el respeto a la legalidad y a los participantes en este foro.
  • Invitamos a nuestros usuarios a mantener un contenido y vocabulario adecuado y apegado a las leyes.
  • El Universal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio.
  • Los comentarios aquí publicados son responsabilidad de quien los escribe.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes anónimos o bajo seudónimos.
  • El Universal no permite la publicación de mensajes xenófobos o discriminatorios.
  • El Universal se reserva el derecho de editar los textos y de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje no apropiado y/o que vaya en contra de las leyes venezolanas.

Espacio publicitario

Espacio publicitario

ENCUESTA

Espacio publicitario

Espacio publicitario